Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 1 invitado en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 350
Noticias y Artículos: 1130
Enlaces de interés: 98
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Colaboraciones

Artículos de Colaboración enviados por los respectivos autores, tanto el texto como las imágenes.

Lo contenido en ellos es de exclusiva responsabilidad del autor del mismo. El que un artículo aparezca publicado en el portal no implica que lo expresado en él sea compartido por los administradores u otros colaboradores.

Si desea participar enviando un artículo, por favor, use el Formulario de Contacto para que podamos contactar con usted e indicarle qué debe hacer para publicarlo.




Cartas de un soldado (II): la instrucción en el campamento Imprimir E-Mail
Víctor de Marcos
lunes, 27 de abril de 2009
Preparado para la jura de bandera
Preparado para la jura de bandera
En los primeros días de nuestra estancia en el campamento, después de pasar de nuevo por el peluquero esta vez el corte será al “0”, pasaremos el reconocimiento medico pertinente, donde nos pondrán toda serie de vacunas, quien pudiera pensar que hombres como castillos “se decía antiguamente”, caerían como naipes al sentir el pinchazo de una vacuna, “pues ocurrió que yo lo vi”, en los siguientes días, nos repartirán ropa de faena, botas, utensilios para la comida y hasta un mosquetón, también nos realizaran distintos test, donde indicaremos nuestros conocimientos, en cuanto a estudios profesiones y demás minucias, y cosa importante, nuestras preferencias relativas a nuestros posibles destinos. Yo recuerdo perfectamente lo que puse, ya que la lección la llevé aprendida desde Bilbao, Alfonso Blanco Balciscueta cuñado mío que sirvió en Tiradores 1 en los Años 1960-61 así me lo había indicado.

Estudios: Técnico de Radio
Profesión: Reparación de aparatos de radio y electrodomésticos
Preferencias: Transmisiones y curso de Cabo

 

 

Con el transcurso de los meses, todo se cumpliría pero no adelantemos acontecimientos, ahora estamos en el campamento de instrucción. 

Leer más...
 
Memorias de un policía de Sidi Ifni (IV) Imprimir E-Mail
Manuel Jorques Ortiz
sábado, 25 de abril de 2009

De cómo se inició el relato de la “mili” de Josep Carreras

Escudo de la ciudad de Lérida
 Lérida
A finales del mes de Mayo de 2.008, recibí una llamada telefónica de JOSEP CARRERAS MOR. Había leído mi libro de memorias en la Policía de Ifni y me llamó “enchufado” por el destino de que había disfrutado, tras el Campamento de Reclutas, poniendo de relieve que él si había sido un verdadero policía (entre 1.959 y 1.960) y que sus servicios y vivencias eran muy superiores a los míos. Me interesó el tema y desde entonces hemos mantenido muchas conversaciones hasta que finalmente escribió un delicioso (por sincero e ingenuo) manuscrito, que me ha servido para trazar su semblanza. 

 

 

Leer más...
 
Memorias de un policía de Sidi Ifni (III) Imprimir E-Mail
Manuel Jorques Ortiz
miércoles, 22 de abril de 2009

Otras aventuras del policía Josep

Hemos seguido a Josep Carrera en dos facetas distintas. Primero como recluta, aguantando palos y malos tratos de sus superiores, a la vez que una somera instrucción militar y policial y después, como instructor de otros “borregos”, a los que se haría pasar por idénticas pruebas y humillaciones, pues el método de instrucción era el mismo, los suboficiales y oficiales también. Hasta el escenario era idéntico: Aquel insalubre campamento instalado sobre la arena de la playa, que fue clausurado definitivamente. Los próximos quintos (1.961) se tendrían que construir uno nuevo, en terrenos adyacentes al matadero municipal. Así que, veamos que le fue pasando. 

Leer más...
 
Memorias de un policía de Sidi Ifni (II) Imprimir E-Mail
Manuel Jorques Ortiz
domingo, 19 de abril de 2009

OTRO CAPÍTULO DE LA “MILI” DE JOSEP

Al pie de este edificio se instaló el Campamento
Al pie de este edificio se instaló el Campamento
Hemos dejado al amigo Josep Carrera, el ilerdense metido coyunturalmente a policía en el Sidi-Ifni de 1.960, a punto de recibir la “verde” y reintegrarse a la vida civil, para el cultivo de aquellos fértiles campos de regadío de la comarca del “Segriá” catalana, de los que había sido arrancado entre los sollozos de la madre y la lagrima furtiva del padre, para cumplir su deber con la patria común de todos los españoles. Ahora vamos a conocer cómo fue su Campamento Marzo-Junio de 1.959) y que tal lo pasó en ese duro periodo, en el que un sencillo agricultor debía convertirse en un agente de la autoridad, en todo un policía, para mantener el orden público y la paz social. 

EL CAMPAMENTO DE RECLUTAS

El reemplazo de 1.959, tercero en el que soldados españoles iban a nutrir las filas de un Cuerpo profesional como era el de la Policía Indígena, casi desprovisto de nativos tras la guerra de 1.957-58, fue instruido por monitores propios, en un campamento montado en la misma playa de desembarco, dominada por el edificio de la Marina, al que primeramente accedieron aquella “hornada” de reclutas para la consabida limpieza general y entrega de la ropa de militares y las mantas, antes de irlos ubicando en las chabolas (quince en cada una), en las que empezaron a conocer a los veteranos instructores, con sus uniformes y correajes, con cara de “poco amigos”, que a gritos y con malos modos y bofetadas les fueron enseñando los fundamentos de la disciplina de la que todos carecían, cuya primera lección era ponerse de pie y firmes cuando entrara en la chabola un superior, y como al momento de salir volvieran a entrar y los hubo que se levantaron con lentitud, éstos recibieron nuevos “tortazos”. No había duda de que había empezado la mili y que un recluta no era nadie; incluso a uno que llevaba bigote se lo hicieron afeitar en el acto. Con el plato de aluminio y la cuchara que se les facilitó había que comer por parejas, en el suelo. A uno le ponían dos raciones del primer plato y al otro las del segundo, y buscando a un compañero para compartirlos, encontró el que iba a ser uno de sus mejores amigos en esta vida: Juan-Antonio Romero Alañón, madrileño. 

Leer más...
 
<< Inicio < Anterior 41 42 43 44 45 46 47 48 49 Siguiente > Final >>

Resultados 185 - 188 de 194
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019