Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 2 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 346
Noticias y Artículos: 1078
Enlaces de interés: 97
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Colaboraciones

Artículos de Colaboración enviados por los respectivos autores, tanto el texto como las imágenes.

Lo contenido en ellos es de exclusiva responsabilidad del autor del mismo. El que un artículo aparezca publicado en el portal no implica que lo expresado en él sea compartido por los administradores u otros colaboradores.

Si desea participar enviando un artículo, por favor, use el Formulario de Contacto para que podamos contactar con usted e indicarle qué debe hacer para publicarlo.




Ángel Ruiz: recuerdos de un combatiente de Ifni (12) Imprimir E-Mail
Antolín Hernández Salguero
lunes, 11 de marzo de 2019

DICIEMBRE 58

Archivo Ángel Ruiz.
Archivo Ángel Ruiz.

No teníamos descanso. El 9 de diciembre, el Estado Mayor Central transmitió al general Zamalloa la orden 357/15 por la que ordenaba el establecimiento de un perímetro defensivo para garantizar la seguridad de Sidi Ifni. Esta línea defensiva tenía que ser establecida con la «máxima urgencia» y defendida a «ultranza». Aparte de evitar perder la ciudad, lo que hubiera sido una derrota en toda regla (una cosa era cederla; otra, perderla), querían evitar que los guerrilleros la pudiesen bombardear desde los montes cercanos. En esa orden se especificaba con todo detalle el trazado exacto del perímetro y dónde debían establecerse las posiciones defensivas. Por lo que parece, el general Zamalloa, que era el que de verdad conocía el teatro de operaciones, se quejó de que desde Madrid, por lo tanto, sin tener conocimiento exacto del terreno, le indicaran con tanto detalle el despliegue defensivo. Incluso, parece que comentó: «Pues se han olvidado decirme dónde pongo los centinelas esta noche». Hasta he leído por ahí que el mismo Franco tuvo un empeño personal en establecer ese perímetro. Vamos, lo que veía a confirmar definitivamente que se daba por perdido todo el territorio y lo principal era mantenerse en la ciudad y garantizar su defensa. Según lo justificó el propio Franco, era «difícil mantener nuestro control en todo el territorio de Ifni, debido a su extensión». ¿Debido a su extensión? Quizás, ni él sabía dónde estaba y cómo era Ifni. También puede ser que no estaba dispuesto a seguir recibiendo partes de bajas, cada vez más difíciles de ocultar, por un trozo de terreno del que no se podía sacar ningún provecho. Un terreno que sólo era un gran almacén de chatarra. Además, sabía que sólo era cuestión de tiempo: tarde o temprano tendría que cederlo a Marruecos.

Leer más...
 
Un jefe prudente (D. Manuel Castilla Ortega) Imprimir E-Mail
Manuel Jorques Ortiz
viernes, 08 de marzo de 2019

 Fuente: 24 Kilates

Al derribar los dormitorios tuvimos que dormir varios meses en las cocheras de los camiones (Foto de álbum propio)
Al derribar los dormitorios tuvimos que dormir varios meses en las cocheras de los camiones (Foto de álbum propio)

Ejercer el mando no es cosa sencilla; ni en el ámbito de la empresa, ni en el de los funcionarios y, mucho menos, en los Ejércitos; sobre todo si nos remontamos al comienzo de la segunda mitad del siglo XX cuando hacían escasos veinte años desde el final de la Guerra Civil, se hallaba vigente un duro Código Penal Militar y debía realizarse en el contexto de una plaza militar como era IFNI.

En aquella época (en la que ocurrieron los hechos que vamos a narrar) el control de los soldados por sus superiores era estricto y, en ocasiones, brusco cuando no brutal por parte de alguno de ellos. Eran reminiscencias de las enseñanzas prusianas y japonesas para la formación de la tropa recogidas con acierto por la historiadora Nuria Sales en su ensayo “Reclutas y esclavos” y que Ramón J. Sender noveló magistralmente en IMAN, aquel desgraciado soldado aragonés que atraía todos los golpes, arrestos e incluso reenganches, tal como el imán “enamora” al hierro.

Leer más...
 
Ángel Ruiz: recuerdos de un combatiente de Ifni (11) Imprimir E-Mail
Antolín Hernández Salguero
viernes, 08 de marzo de 2019

NOVIEMBRE 57 (CONTINUACIÓN)

Diario ABC del 8 de diciembre de 1957 (Hemeroteca ABC)
Diario ABC del 8 de diciembre de 1957 (Hemeroteca ABC)

Ya estaban todos los puestos liberados. El Ejército de Liberación había tomado el control de gran parte del territorio. Les hicieron el trabajo sucio a Mohamed V, que pronto envió a su ejército a ocupar el terreno que abandonamos. A nosotros nos encajonaron en la ciudad y lo único que nos quedaba era defenderla.

Mientras nosotros liberábamos Tiugsa y Tenim, se produjo un acontecimiento, al menos, curioso: varios buques de guerra españoles se pasearon por la bahía de Agadir con los cañones apuntando hacia la ciudad. Por lo que parece, fue una amenaza explícita a Marruecos para evitar que metiera más baza en el asunto. El motivo era que, en los días anteriores, se había detectado un gran tráfico militar entre Agadir y Mirleft, lo que hacía sospechar al Estado Mayor de Madrid que quizás el ejército marroquí iba a intervenir en Ifni. Para unos, fue una demostración de fuerza que le enseñó al rey de Marruecos que era mejor no jugar con fuego. Para otros, fue un error que podía haber tenido graves consecuencias diplomáticas a nivel internacional: se estaba amenazando con bombardear a la población civil de un país soberano con el que no se estaba en guerra. Incluso, las embajadas de naciones extranjeras con sede en la ciudad se apresuraron a izar las banderas sobre sus edificios para evitar que los bombardeasen. Además, era la manera más directa de consolidar el sentimiento antiespañol entre la población marroquí. Con el consiguiente peligro para otras plazas españolas en el norte de África. Y, por lo que parece, fue de poco que no se liase una gorda, pues uno de los comandantes de un buque recibió la orden de: «...se abrirá fuego sin previa orden». Menos mal que el comandante fue prudente, pues la mala calidad de las comunicaciones había suprimido el «No…» inicial.

Leer más...
 
Ángel Ruiz: recuerdos de un combatiente de Ifni (10) Imprimir E-Mail
Antolín Hernández Salguero
martes, 05 de marzo de 2019

OPERACIÓN GENTO

Ángel Ruiz con el uniforme de Tiradores de Ifni (Archivo Ángel Ruiz)
Ángel Ruiz con el uniforme de Tiradores de Ifni (Archivo Ángel Ruiz)

No había tregua. Durante la primera semana la actividad en el Cuartel General de Ifni era frenética. Zamalloa seguro que ni dormía. En Madrid tenían prisa por acabar con aquello cuanto antes para así correr un tupido velo y que no se hablase más del asunto. Aún quedaban por liberar los puestos de Tiugsa y Tenín de Amel-lu y había que ponerse a ello. Sin tiempo para sacar conclusiones de la Operación Netol (aún no había acabado) y corregir errores, se puso en marcha la Operación Gento. El Estado Mayor no había aprendido la lección. Pero los soldados, muchos de ellos chavales de dieciocho años recién llegados sin apenas preparación, sí sacaron conclusiones. Aprendieron qué clase de enemigo era el Ejército de Liberación: un enemigo escurridizo, que se movía por el terreno como las lagartijas y que aplicaban las tácticas de guerrilla al pie de la letra: golpear y desaparecer. Algo que algunos ya habíamos comprobado e íbamos a comprobar de nuevo. Esta vez de forma mucho más contundente (su táctica era sencilla y perfecta: esperaban, a veces con varios días de antelación, en lugares perfectamente escogidos que les facilitase la posterior huida hasta el lugar de reagrupamiento. Cuando llegábamos a sus puestos de tirador sólo encontrábamos paquetes de tabaco vacíos y restos de comida). Las prisas con las que se organizó la operación, sin aún haber acabado la Netol, hicieron que, de nuevo, se reiterara en los errores. Seguro que Zamalloa lo tenía claro, pero las órdenes venían de Madrid y sólo le quedaba obedecer. Esa precipitación fue la que nos metió en los combates más duros de aquella no-guerra y nos costó el mayor número de bajas (en Ifni, en el Sáhara aún quedaba el desastre de Edchera)

Leer más...
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Final >>

Resultados 9 - 12 de 189
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019