Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Las Navidades del año 1959 en Sidi Ifni

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 10 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 350
Noticias y Artículos: 1130
Enlaces de interés: 98
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Las Navidades del año 1959 en Sidi Ifni Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Antonio Tomás Bermejo Rodríguez   
lunes, 04 de febrero de 2019

Fuente: AVILE

La nochebuena del año 1959 resultó una cena demasiado fría. Este año se cumplirán los 59 años de esas navidades en Ifni.Sería difícil no recordar la cena que nos dieron, en la nochebuena de aquel año en Ifni. Fue una cena fría y silenciosa consistente en una gallina en una bolsa de plástico entera y congelada para cada uno, que no tenía más que huesos. Tuvo lugar en el comedor que inauguramos el día quince de octubre, día de nuestra patrona Santa Teresa.

Aquel comedor se hizo con el esfuerzo de todos mis compañeros y se mantuvo operativo para que lo disfrutaran nuestros compañeros durante diez años más, hasta que se cedió aquel territorio que tanto deseaban Mohammed V y el ejército de liberación mandado por su hijo Hassán II.

 Tomás Bermejo en su particular 'foto-tarjeta de navidad'
Tomás Bermejo en su particular 'foto-tarjeta de navidad'

Mucho mejor recuerdo tengo del último día del año, día de San Silvestre. Aquel día bajamos hasta la playa a por un camión de gravilla y despedimos el año bañándonos por la tarde.

En la cena de ese día puedo decir que se extendieron un poco más que en la cena de nochebuena. Nos sirvieron unas patatas con bacalao con un trozo que se salía del plato, regado con aquel vino tan malo que llevaban de las Islas Canarias. También nos proporcionaron una botella de coñac para cada seis que bebimos con gran armonía pensando que al año siguiente estaríamos con nuestras familias comiendo el turrón.

Esa noche estuvimos cantando hasta las doce, porque a los cabos primeros que teníamos los llevaron para Melilla. Como eran tan malos, su partida resultó lo mejor que nos pudo pasar pues nos quedamos tan a gusto sin ellos. Qué a gusto nos quedamos cuando se los llevaron all sitio donde pertenecían pues fueron llevados a aquel territorio cuando estalló la guerra de Ifni, dos años antes.

Mientras tanto, en los almacenes de Intendencia, seguían almacenados los polvorones y las pastas que se habían recibido gracias a los donativos de España para sus soldados y que cada día se ponían más rancios.

También, en el patio de Intendencia había un camión de cajas de botellas de vino, todas ellas vacías de contenido y creemos que fueron los jefes los encargados de vaciarlas y eso de que algunas fueron para los soldados no puedo más que ponerlo en duda. El vino era de la Cooperativa Bodega de la Seca, de Valladolid, y la marca de vino, el famoso “61”.

Uno de los malos recuerdos que alojo en la memoria era la prohibición de echar piropos a las chicas que pasaran cerca de nosotros.

Las tardes de los domingos solíamos pasarlas en el zoco, en el bar El Tamadaba, y en otro bar al que iban mucho los vascos, ya que lo regentaba un señor llamado Balandro, que por las mañanas estaba de maestro en la panadería de Intendencia.

Las tardes de los sábados íbamos al cine Avenida a ver algún estreno que ponían para toda la semana y a hablar con la taquillera, una chica que se llamaba Maite y que era muy simpática con todos.

También recuerdo que frente a la parada de taxis, se ponían las dos prostitutas más jóvenes que había en Ifni, las cuales proferían insultos como maricones e hijos de puta y otras palabras mal sonantes a todos los que no queríamos nada con ellas. Una se llamaba Siroco y la otra Mari y tenían la peor lengua que jamás he podido oír.

Y después de escribir todas estas cosas que ocurrían en Ifni, me azota el recuerdo de los tres que dejamos allí enterrados.

Dos que murieron ahogados cuando se bañaban y otro del batallón de Regulares III expedicionarios de Ceuta, que murió en circunstancias muy confusas. Mientras los demás compañeros estaban haciendo la instrucción, él estaba dentro de la chabola dibujando unos brazaletes que llevaban del codo hasta la boca manga y que eran muy vistosos. Pues se disparo un tiro en la cabeza. Cuando vimos al cortejo funerario pasar por delante de  la puerta de Intendencia donde estábamos nosotros, le despedimos saludándolo militarmente.

Saludos para todos que pasaron por aquellas tierras de Ifni y Sáhara cumpliendo el servicio militar obligatorio.

Antonio Tomas Bermejo Rodríguez
Soldado conductor del grupo de Intendencia

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019