Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 2 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 342
Noticias y Artículos: 1029
Enlaces de interés: 95
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License
'Ángel Ruiz. Recuerdos de un combatiente de Ifni' de F. Antolín Hernández
 
 

Ángel Ruiz: recuerdos de un combatiente de Ifni (4) Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Antolín Hernández Salguero
Escrito por F. Antolín Hernández Salguero   
martes, 12 de febrero de 2019

Nota: Esta es la versión en línea y revisada del libro "Ángel Ruiz: recuerdos de un combatiente de Ifni" de Antolín Hernández, publicado en 2019.


Al-lal El Fassi
Al-lal El Fassi

El Gran Marruecos

Nuestro enemigo en Ifni y el Sáhara fue el Ejército de Liberación, pero ¿quiénes eran? ¿De dónde salían? ¿Por qué quisieron echarnos de allí? Esto es lo que he entendido:

A mediados de los años treinta, el nacionalismo marroquí empezó a ganar adeptos entre la clase acomodada e intelectuales «europeizados» de las grandes ciudades. Su principal promotor fue Al-lal El Fassi, un profesor que en 1943 fundó el Istiqlal (Partido Nacionalista).

Como en todos los sitios, los nacionalismos nacen en los que tienen el estómago lleno. Los demás, suficiente tienen con llenarlo. Además, las tribus del desierto (y las del Rif) ya tenían un sentido de identidad muy profundo y arraigado, y no era precisamente de pertenencia a la «nacionalidad marroquí». No parecía que la cosa pudiera cuajar. Pero, mira por donde, la coyuntura internacional se encargó de facilitarle las cosas al sultán y a los nacionalistas: como se ha dicho, en 1942 los norteamericanos desembarcaron en el norte de África. Llegaron con la maquinaria de guerra más perfecta, moderna y potente que los marroquíes habían visto nunca. Con sus jeeps, sus gafas de sol y sus chicles. El sultán, Mohamed V, se quedó prendado y pronto sucumbió al encanto americano. Desde aquel momento el alauita tuvo claro que Marruecos tenía que cambiar de «protector». Estados Unidos le acababa de echar el lazo a una nueva presa. Aún no la ha soltado.

Para poner la miel sobre las hojuelas, en 1945 se fundó la Liga de Estados Árabes. Organización que tenía como uno de sus objetivos iniciales conseguir que los países musulmanes que aún estaban colonizados alcanzasen su independencia.

Mohamed V, astuto, empezó a mover los hilos. Para lograr deshacerse de los caducos franceses y españoles, y así poder abrazar al dólar, usó al Istiqlal (y a España) a su conveniencia.

Poco a poco el movimiento independentista empezó a coger fuerza, y los franceses respondieron con represión.

En 1947, el Istiqlal, junto con otros movimientos argelinos y tunecinos, apoyados por la Liga Árabe, emitieron un comunicado conjunto en el que se negaban a negociar y abogaban por la lucha armada para conseguir la independencia. Además, la lucha no cesaría hasta que los tres países lo consiguieran.

A las detenciones masivas de independentistas, los nacionalistas marroquíes respondían con ataques armados a las tropas y colonos galos. Los franceses se la jugaron a una carta y tuvieron la gran idea de detener a Mohamed V y deportarlo por connivencia con los independentistas. En su lugar colocaron a un sultán títere.

¿Y España, qué? Pues quiso pescar en río revuelto y mostró una actitud mezquina. El gobierno franquista, aislado internacionalmente, se dedicó a echar leña al fuego y alentar, si no apoyar abiertamente, a los nacionalistas. Les ofreció bases y entrenamiento. También, se usaron agitadores que se disfrazaban de soldados franceses y provocaban disturbios para incitar el odio al francés. Pero todo esto, claro está, bajo mano. Oficialmente el gobierno español se mantenía al margen y le echaba la culpa al comunismo.

(Otra vez el contexto: Estamos ya en los años cincuenta del siglo XX, con la Guerra Fría en pleno apogeo y el mundo dividido en dos bloques. España, bajo la dictadura de Franco, está aislada internacionalmente. Para vencer el aislacionismo y poder entrar en la ONU, la dictadura se agarró a los lazos históricos con algunos países sudamericanos y apeló a la «tradicional amistad hispano-árabe». Además de firmar el Concordato de la Santa Sede con el Vaticano. El espaldarazo se lo dio el acuerdo con los americanos en 1953. En los mismos, España cedía parte del territorio nacional a los yanquis para que instalasen bases militares, para luchar contra el comunismo, por supuesto. A cambio, España recibía una importante ayuda económica y de equipo militar (mucho excedente de la II Guerra Mundial o de Corea, pero es que aquí aún usábamos el armamento de la Guerra Civil, que ya era viejo entonces). Pero había una pequeña trampa: esa ayuda militar se concedía con la exclusividad de ser usada en la lucha contra el comunismo «con prohibición de dedicarla a otros fines distintos de aquéllos para los que hubiese sido suministrada, a no ser que mediara previo y mutuo consentimiento». O sea, nada de usarla en guerras coloniales. Estados Unidos ya usaba a Marruecos como gran base militar desde la que controlaba el paso al Mediterráneo y empezó a ejercer de primo mayor. El mundo se convirtió en un gran tablero de ajedrez donde los peones, como siempre, fuimos los sacrificados).

Mohamed V
Mohamed V

Los franceses, a todo esto, respondían al movimiento independentista con palos, lo que no favorecía mucho la situación y empezaron a plantearse darle la independencia a los marroquíes. Ya tenían bastante con Argelia e Indochina, donde tampoco les iba muy bien. Como primer paso restituyeron en el trono a Mohamed V. En agosto de 1955 Francia anunció que concedería la independencia a Marruecos. El prestigio del Mohamed V, que se negó a abdicar (y del Istiqlal), subió a las nubes.

Franco estaba encantado con que el Ejército de Liberación, el Yeicht Taharir, el brazo armado del Istiqlal, fuera una mosca cojonera para los franceses. Incluso les suministró armas, entre ellas, fusiles ametralladores que el ejército español aún no tenía. Esas armas luego fueron usadas contra nosotros y mataron soldados españoles, a algunos amigos míos entre ellos.

La independencia por parte francesa de Marruecos (el 2 de marzo de 1956), repentina y apenas sin negociaciones previas, pilló al dictador con el pie cambiado. No se esperaba que fuera tan pronto. Normal, después del apoyo descarado de Franco a los nacionalistas, los franceses pasaron de contar con él y actuaron unilateralmente ignorando por completo a España.

En el Tratado de 1912 entre Francia y Marruecos, a través del cual se estableció el protectorado, España no participó en nada, ni siquiera lo firmó. Los franceses se lo guisaron y se lo comieron. Ellos se quedaron la parte rica y a nosotros nos dejaron la parte pobre. Uno de los puntos era que el protectorado español acabaría en cuanto lo hiciera el francés. Eso, unido a la presión americana y a que el ejército no se podía permitir otro conflicto africano, obligó a Franco a «negociar» la independencia de su parte de protectorado, garantizando, eso sí, la españolidad de Ceuta y Melilla y los territorios del Sáhara e Ifni. El sultán visitó España y en un par de días, con visita turística a Toledo incluida, ventilaron el asunto. El 7 de abril de 1956, Mohamed V volvió a su país con la declaración de independencia del Protectorado Norte. El del sur, es decir, Cabo Juby, de momento permaneció bajo «protección» española, aunque por poco tiempo (no olvidemos que este territorio, situado más allá del Draa, fue un regalo añadido a la territorialidad marroquí). La excusa fue que en ese territorio, por culpa de las acciones de desestabilización de los nacionalistas marroquíes, reinaba la anarquía y era inestable e inseguro.

Mohamed V lo tenía a huevo. Por una parte, tenía a Franco pillado por sus partes; por otra, podía usar al Istiqlal y, por extensión, a su brazo armado, para extender sus dominios. Eso sí, él, como buen manipulador, permanecería en la sombra. El partido nacionalista era un elemento incómodo para sus pretensiones reales (de realeza): si le salía bien podía extender sus dominios hasta el río Senegal; además de mostrarse ante sus súbditos como el que arrojó a los infieles al mar. Si algo fallaba, siempre le podía echar la culpa a que él no controlaba a los nacionalistas ni al Ejército de Liberación.

Mohamed V, por lo que parece, era una buena pieza. Y a tal palo tal astilla, como así lo demostró su hijo Hassan II.

(El gobierno de Franco también mantenía un discurso ambiguo: apoyaba las pretensiones nacionalistas para granjearse las simpatías árabes y de su petróleo, y, de paso, fastidiar a los franceses. Pero, también, acusaba al Istiqlal de ser una herramienta soviética con la que los comunistas pretendían extender el mal por todo el Magreb. Y, como es natural, la Reserva Espiritual de Occidente, eso no lo podía permitir. Como siempre, nadando entre dos aguas y ahogándonos).

El Gran Marruecos (Mapa elaborado por el autor)
El Gran Marruecos (Mapa elaborado por el autor)

A todo esto, Al-lal el Fassi, mientras el sultán tensaba la cuerda con España, lanzó su famosa proclama del Gran Marruecos, con mapa y todo. En él se incluía Ceuta, Melilla, Ifni y el Sáhara (supongo que Al Andalus no lo incluyeron porque era mucho lío). Para El Fassi, Marruecos comprendía, además de las posesiones españolas, todo Marruecos y Mauritania (un invento francés), el oeste de Argelia y el noroeste de Mali. Es decir, se basaba en los territorios que una vez estuvieron bajo el dominio de los almorávides (de ahí que resulte chocante que no incluyeran el territorio que ocuparon en la Península Ibérica). Pero esta idea pasaba por alto un pequeño detalle: que no hubo continuidad entre el imperio almorávide y el sultanato de Marruecos. Vamos, que sería tanto como decir que los italianos actuales reivindican todos los territorios que alguna vez formaron parte del Imperio Romano.

También, hay quien dice que este mapa se diseñó de manera que incluyera el fosfato (a finales de los cuarenta ya se detectaron importantes yacimientos) y el posible petróleo del Sáhara; el cobre y el hierro de Mauritania; y el manganeso, hierro y carbón del noroeste de Argelia.

El Yeitch Taharir nació en 1955 como herederos de las bandas armadas irregulares que habían estado actuando contra los franceses en su parte del protectorado desde 1953. La animadversión que le tenía Franco a los franceses lo demostró cuando, entre el 17 y 21 de noviembre de 1955, el Comité Ejecutivo del Istiqlal se reunió en Madrid para trazar su táctica y la línea de actuación del Yeicht Taharir contra Francia.

MARZO – JUNIO 57

Pues así estaban las cosas cuando, veintitrés años después de que el coronel Capaz desembarcara en Ifni, estaba yo en un barco anclados a varias millas de la costa tras un viaje horrible.

Era el mes de marzo de 1957.

Todos nos preguntábamos el motivo de por qué el barco no se acercaba al puerto. Ilusos. Un marinero nos dijo que no había puerto y el barco no podía acercarse más. Al preguntarle cómo nos iban a desembarcar nos señaló a lo lejos. Miramos y vimos acercarse unas barcas de remos: los famosos y malditos cárabos. Nos acercamos a la borda y vimos unas redes de cuerda que descendían hasta el mar. El cárabo se juntó al barco y nos dijeron que teníamos que bajar hasta él. ¡Cómo! No era nada fácil. La barca lo mismo subía hasta casi tocarla con las manos como, de repente, bajaba cinco metros o más. El oleaje golpeaba al barco y aquello no se estaba quieto. Más de uno cayó desde el barco a la lancha y más de un hueso se rompió. Otros, perdieron parte del equipaje. Fatal.

El cárabo, manejado por los primeros moros que vi, nos dejó en la playa y más de uno rezamos al pisar, por fin, tierra firme... aunque no dejaba de moverse. Por cierto, aquellos moros me enseñaron la primera palabra en su idioma (creo): «flus, flus». O sea, «dinero, dinero» por ayudarnos con el equipaje o trasladarnos a la orilla montados en sus espaldas. Ya he dicho antes que para ellos sólo éramos como los modernos cajeros de los bancos. Algunos compañeros accedieron a que los transportaran montados en «caballito». Yo me negué, pues mi padre siempre me decía que jamás un hombre ha de estar encima de otro.

Me esperaba un lugar lleno de arena, pero lo primero que me llamó la atención fueron las montañas. No era un sitio feo. En lo alto de un acantilado se recortaban los edificios de la ciudad, a la que se accedía por una escalinata con la balaustrada pintada de blanco y azul. Todo era blanco y azul.

La playa es la ensenada de la desembocadura de un río, el Uad Ifni («uad» es el cauce seco, el torrente, por donde transcurre el agua. El río propiamente dicho es un «asif»), aunque más que un río es un estanque formado por las mareas. Al otro lado del uad, en la ladera de un promontorio, está el cementerio musulmán, y al pie de la misma una especie de pequeña ermita, un morabito, lugar donde dicen que está enterrado un santón llamado Sidi Alí. Desde tiempos inmemoriales, los baamaranis solían hacer peregrinación a la tumba de Sidi Alí n'Ifni, o sea, «Sidi Alí, en la laguna».

(Sidi: «Mi Señor». Tratamiento de respeto. Ifni: «laguna», «embalse» o «estanque» formado de manera natural. Por lo tanto, Sidi Ifni significa Señor de la Laguna. Hay que reconocer que en esto los españoles estuvimos finos y fuimos respetuosos con la tradición nativa).

Desembocadura del Uad Ifni con el morabo y el cementerio abajo y el cuartel de Tiradores arriba (foto del autor)
Desembocadura del Uad Ifni, con el morabo y el cementerio abajo y el cuartel de Tiradores arriba (foto del autor)

En primer término, la «laguna», «embalse» o «estanque» formado de manera natural (Ifni).

Detrás, el morabito donde está enterrado un santón llamado Sidi Ali. (Sidi Ali n'Ifni = Señor de la Laguna).

Detrás del morabito se sitúa el cementerio musulmán. Y, en la alto, el cuartel del Grupo de Tiradores (actualmente ocupado por un destacamento del ejército marroquí).

En lo alto del promontorio vimos nuestro destino: el cuartel del Grupo de Tiradores de Ifni. Allí íbamos a pasar nuestro servicio militar... o eso creíamos, porque, la verdad, es que lo pisamos poco.

No voy a hacer una narración exhaustiva de mi periodo de campamento y cuartel. No fue nada diferente al de otros compañeros que ya han narrado sus peripecias por varios canales y en varios libros, y la mayoría de las mías no pasan de ser «historias de la mili». Sólo contaré algunos recuerdos que me empeñé en olvidar y, después de muchos años, me han venido a la cabeza y a los que he querido poner orden.

Nada más llegar, nos instalaron en unos barracones del cuartel de Tiradores. Allí estuvimos dos semanas durmiendo sobre unos taburetes de hierro. Como colchón teníamos tres tablones. Era un lugar insalubre, mal acondicionado y muy deficiente en cuanto a infraestructura.

La instrucción la hacíamos en el campo de deporte. Al acabar, nos llevaban a un descampado que había a más o menos un kilómetro del cuartel. Estaba lleno de piedras, cactus y tabaibas. Estuvimos varios días a pico y pala, allanando el terreno y limpiándolo para montar un campamento con tiendas de campaña. Era un trabajo muy duro. El terreno era seco, de tierra y piedra compacta, casi rocoso. Todo el día picando y desgajando piedras. Acabábamos rendidos.

Pero aún faltaba lo peor: las letrinas. Una enorme, pestilente y nauseabunda zanja de tres metros de profundidad por uno de ancha y unos cien de larga. Una zanja para que dos mil hombres, con el estómago descompuesto, hiciéramos nuestras necesidades. Durante dos meses. Una zanja llena de pura mierda. Aquello no había ser humano que lo soportase. El olor lo invadía todo. Conforme te acercabas oías el zumbido de millones de asquerosas moscas que en cuanto te bajabas los pantalones te cubrían el culo y las piernas. Aún me entran ganas de vomitar cuando lo recuerdo. Desde el primer momento nos instalaron en la más absoluta mierda. En la más patética dejadez. Sin agua para lavarnos. Restregando los cubiertos y el plato con tierra para limpiarlos. Con alpargatas, sí alpargatas, agujereadas. Sin cambiarnos de ropa. Aquello no nos parecía posible, pero lo era. Por no hablar del armamento: obsoleto, antiguallas de la Guerra Civil. El mosquetón era el Máuser modelo «Oviedo» M1916 (sí, un modelo del año 1916). Nos instalamos en la miseria y la cochambre… los soldados, pues los oficiales vivían a todo lujo.

Sidi Ifni era una ciudad de militares y para los militares; incluso su alcalde era del Ejército. «Un gran almacén de municiones, provisiones y pertrechos», como lo definió un ministro de Asuntos Exteriores. Todo se regía por un estricto orden de castas. Por supuesto, los mandos de alta graduación en lo más alto y los nativos más humildes en lo más bajo. Por el medio estaban los jefes, oficiales, notables, comerciantes, funcionarios. Y sus familias también. Los soldados estábamos un poco, sólo un poco, por encima de los nativos. El Casino era de uso exclusivo de los jefes y oficiales. Los suboficiales también tenían su centro de reunión.

Café Madrid de Sidi Ifni (foto del autor)
Café Madrid de Sidi Ifni (foto del autor)

A la piscina sólo podían acudir los familiares de los oficiales para arriba, pobre del hijo o hija de suboficial que quería entrar. Como le ocurría a mi amiga Maruchi, hija del sargento Marrero. En Sidi Ifni se creó una «casta colonial» que vivía en una realidad ficticia. Hoy en día, en las reuniones de antiguos residentes de Ifni, esa división aún existe. Los soldados, bueno, en los ratos de «paseo», nos teníamos que conformar con eso, con pasear por el malecón o ir al cine Avenida. Poco más.

Pero también había médicos que curaban y mejoraban la vida a los baamaranis, maestros que les enseñaban y policías que les ayudaban. Algunos, incluso, se interesaron por sus costumbres e idioma.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >

Destacamos

 

Lo más leido...

Ifni, un aniversario, dos versiones
30-06-2009
Fuente: La Frontera débil AVISO: Este blog ya no existe, el enlace lleva a una copia guardada por Archive.org Actualizado el 7/12/2014 Hoy, 30 de junio, se cumplen los 40 años de la salida de España de Sidi Ifni. Así lo ve ABC en el reportaje que publiqué el domingo y así lo ve hoy la agencia oficial Maghreb Arabe Presse (Map) de Marruecos. Para la agencia, rebautizada esta semana en un amplio... Leer más...
Los veteranos de Ifni se reunieron en Badalona
11-11-2013
El 5º encuentro de Veteranos de Ifni en Badalona tuvo lugar el pasado 30 de octubre El grupo de veteranos de Ifni reunidos en Badalona. Como suele ocurrir en estos eventos reinó la camaradería entre todos. No faltaron el intercambio de fotos. Cada uno con los recuerdos y anécdotas tuvimos un momento de protagonismo. Algunos hacíamos planes para un eventual viaje a aquella tierra (el próximo año) que... Leer más...
Los habitantes de la ex colonia de Sidi Ifni ondean la bandera española
05-09-2007
Fuente: Minuto Digital Publicado en la sección Actualidad Después de que España entregase Sidi Ifni a Hasán II en 1969, sus habitantes han llegado a la conclusión de que siendo españoles vivían mejor. En una protesta contra las elecciones fraudulentas del viernes próximo, varios grupos han arriado banderas marroquíes y ondeado otras españolas. Hay catalanes, vascos, gallegos,... Leer más...
Ifni: la guerra que España libró con Marruecos a sangre y fuego
04-04-2013
Fuente: ABC Historia militar de España Tan olvidada está la contienda que hasta un diputado de CiU hace bandera en el Congreso para reconocer a «estos viejos soldados» Una patrulla de la Legión en el territorio de Ifni durante la guerra 1957-1958 | Archivo ABC. Ifni sería sinónimo de «guerra olvidada» si no fuera porque en España hemos olvidado todas excepto la contienda Civil.... Leer más...
Veteranos de Ifni celebran el 50 aniversario de su jura de bandera
07-11-2013
Vetranos de Ifni celebran el 50 aniversario de su Jura de Bandera en La Maruca (Santander) El pasado 26 de octubre, un grupo de 21 personas entre veteranos de Ifni y sus acompañantes, hemos celebrado el 50 aniversario de nuestra Jura de Bandera en Sidi Ifni. Nos acompañaron también unos cuantos de nuestros vecinos del Sáhara, además de algún legionario que sirvió en aquellas tierras africanas.... Leer más...

Inglés Árabe Chino (Simplicado) Holandés Francés Alemán Italiano Japonés Portugués Español Catalán Gallego
Buscar
Ifni directo
Calendario eventos
<<  Febrero 2019  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
    
   
Próximos eventos
01/02/19 - 28/02/19 | 19.00
Exposición de Rachid H...
07/03/19 | 19.00
Conferencia: La Agrupa...
05/04/19 - 06/04/19
XVI Asamblea Asociació...
27/06/19
Viaje a Ifni, Junio 20...
Calendario 2019
Clic para ampliar.
Clic para ampliar
Descargar en PDF (544 Kb)
Páginas de interés
24 Kilates (Blog)
Pax Augusta (Blog)
Amigos de Tiradores de Ifni (Facebook)
Plataforma de antiguos residentes y amigos de Sidi Ifni (Facebook)
Antiguos Alumnos del Instituto General Diaz de Villegas de Sidi Ifni (AOE) (Facebook)
Amigos de IFNI
 Página web
 Libro de visitas
 Lista de correo
 Ifnipedia
Asociación AVILE
 Página web
 Libro de visitas
 Foro
 Documentos AVILE
El tiempo en IFNI
Encuestas
¿Conoces Ifni?
 

In Memorian, José María Barranco

In Memoriam, Efrén Gómez López

Adolfo Cano Ruiz. In memoriam.

PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019