Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Antolín Hernández Salguero arrow Ángel Ruiz: recuerdos de un combatiente de Ifni (10)

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Datos del Portal
Usuarios registrados: 343
Noticias y Artículos: 1048
Enlaces de interés: 96
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Ángel Ruiz: recuerdos de un combatiente de Ifni (10) Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Antolín Hernández Salguero
Escrito por F. Antolín Hernández Salguero   
martes, 05 de marzo de 2019

Nota: Esta es la versión en línea y revisada del libro "Ángel Ruiz: recuerdos de un combatiente de Ifni" de Antolín Hernández, publicado en 2019.


OPERACIÓN GENTO

Ángel Ruiz con el uniforme de Tiradores de Ifni (Archivo Ángel Ruiz)
Ángel Ruiz con el uniforme de Tiradores de Ifni (Archivo Ángel Ruiz)

No había tregua. Durante la primera semana la actividad en el Cuartel General de Ifni era frenética. Zamalloa seguro que ni dormía. En Madrid tenían prisa por acabar con aquello cuanto antes para así correr un tupido velo y que no se hablase más del asunto. Aún quedaban por liberar los puestos de Tiugsa y Tenín de Amel-lu y había que ponerse a ello. Sin tiempo para sacar conclusiones de la Operación Netol (aún no había acabado) y corregir errores, se puso en marcha la Operación Gento. El Estado Mayor no había aprendido la lección. Pero los soldados, muchos de ellos chavales de dieciocho años recién llegados sin apenas preparación, sí sacaron conclusiones. Aprendieron qué clase de enemigo era el Ejército de Liberación: un enemigo escurridizo, que se movía por el terreno como las lagartijas y que aplicaban las tácticas de guerrilla al pie de la letra: golpear y desaparecer. Algo que algunos ya habíamos comprobado e íbamos a comprobar de nuevo. Esta vez de forma mucho más contundente (su táctica era sencilla y perfecta: esperaban, a veces con varios días de antelación, en lugares perfectamente escogidos que les facilitase la posterior huida hasta el lugar de reagrupamiento. Cuando llegábamos a sus puestos de tirador sólo encontrábamos paquetes de tabaco vacíos y restos de comida). Las prisas con las que se organizó la operación, sin aún haber acabado la Netol, hicieron que, de nuevo, se reiterara en los errores. Seguro que Zamalloa lo tenía claro, pero las órdenes venían de Madrid y sólo le quedaba obedecer. Esa precipitación fue la que nos metió en los combates más duros de aquella no-guerra y nos costó el mayor número de bajas (en Ifni, en el Sáhara aún quedaba el desastre de Edchera)

Como digo, el plan de operaciones de la Operación Gento consistía en liberar los puestos de Tiugsa y Tenin del Amel-lu.

En ella, íbamos a participar el II Tabor del Grupo de Tiradores de Ifni, la II Bandera Paracaidista (la que no participó en la Operación Netol por suspenderse su salto), disminuida en una compañía (la 7ª, la que previamente saltó en Tiliuin), una compañía de fusiles del Regimiento Soria 9 y una sección de morteros de esa misma unidad. Además de elementos de transmisiones y sanitarios. Al mando estaba el teniente coronel Ignacio Crespo del Castillo. La premisa principal era la velocidad (como se sabe, Gento era un veloz extremo del Real Madrid. Para mí, que había algo de recochineo). El objetivo, o sea, liberar los puestos y regresar a la ciudad, se tenía en cumplir a lo sumo en cuarenta y ocho horas. Por ese motivo, aunque el avance inicial sería conjunto, en cierto punto se dividiría en dos columnas para dirigirse cada una a un objetivo. Esto no le gustó a nuestros mandos, pues sabían que no era aconsejable dividir las fuerzas en un terreno en el que no se tiene la menor idea del potencial del enemigo ni dónde está. Como así se reconocía en la Orden de Operación entregada al jefe de la expedición.

Teníamos que tener apoyo aéreo, pero los cuatro aviones preparados (es un decir) para tal menester se quedaron en tierra porque el tiempo no aconsejaba volar con aquellos cacharros. Esos aparatos seguirían órdenes de Sidi Ifni, no del comandante de la Agrupación, que era el que verdaderamente sabía lo que se cocía sobre el terreno.

Como digo, la idea principal era la rapidez, así lo exigía el Estado Mayor Central de Madrid. Nos suministraron víveres (un par de latas de sardinas, dos chuscos de pan y un poco de agua) para dos días. Lo malo es que lo que iba a durar dos días en realidad duró el doble. Como digo, de nuevo se repitieron errores: por un lado, una mezcla de menosprecio del enemigo e ignorancia de sus fuerzas. Por otro, sólo se disponía de tres radios de 15w para toda la columna (dos de ellas para los paracaidistas). Y, lo más absurdo: el material se iba a transportar en mulos. O sea, pedían rapidez y, como en la Netol, teníamos que avanzar al paso cansino de las tozudas bestias de carga. Animales con más mili que Cascorro, resabiados, difíciles de dominar. Los paracaidistas no tenían ninguna experiencia en el trato con esos animales, y algunos lo pagaron caro.

Día 5:

Partimos al amanecer desde la Fuente de las Palmeras, a las afueras de Sidi Ifni. Tengo que reconocer que al ver a tantos soldados juntos y, sobre todo, a los paracaidistas con sus trajes nuevos, sus armas nuevas y sus cascos de soldado americano, nos venimos un poco arriba. Se iban a enterar los rebeldes.

Como es natural, nosotros no sabíamos el alcance de la operación. Sabíamos que nuestros compañeros del IV Tabor habían partido cuatro días antes en otra misión (la Netol). Algunos pensaban que lo que íbamos a hacer era recuperar el territorio perdido. Que, por fin, le íbamos a dar caña al moro. Lo que no nos imaginábamos era que en realidad íbamos a rescatar a los asediados y volver con ellos a Sidi Ifni. Vamos, que ni por asomo creíamos que nuestros mandos ya habían dado la mayor parte del territorio por perdido.

Partimos con buen ánimo. Las primeras horas aquello era como una agradable excursión por la montaña. Llovió un poco, lo que embarró el terreno, pero pronto dejó de hacerlo. De los guerrilleros no había ni rastro. Pensábamos que ya estarían corriendo hacia sus cabilas al ver semejante despliegue. Pero era difícil un avance conjunto en un terreno abrupto y con un pésimo sistema de comunicaciones, por lo que pronto perdimos de vista a los paracaidistas. La sexta compañía de la II Bandera, la que avanzaba en vanguardia, quizás por las prisas, bajó la guardia. Nadie podía pensar que iba a pasar lo que pasó. ¿Y qué pasó? Pues que los guerrilleros, lejos de correr como conejos, lo que les hubiéramos agradecido, nos prepararon una emboscada en toda regla: nos esperaban a la altura de Alat Ida Usugun, justo el lugar donde se tenía que dividir la columna.

Mapa del desarrollo de la Operación Gento (Elaboración propia a partir imagen Google Earth)
Mapa del desarrollo de la Operación Gento (Elaboración propia a partir imagen Google Earth)

Hay un dicho militar que dice: «Cualquier plan de combate no sobrevive al contacto con el enemigo». Y allí cobró todo su significado. Los primeros en recibir fueron los paracaidistas, que se quedaron clavados en el terreno sin posibilidad de avanzar. Les siguieron los del Soria 9, que tenían la orden de seguir avanzando sin hacer casos a los combates que se pudieran producir a su alrededor. Los pobres chavales, que habían llegado apenas cinco días antes, casi sin poder deshacer el petate se vieron metidos de lleno en un follón de mucho cuidado. Ni sabían de dónde les venían los tiros. Luego les seguimos nosotros. En pocos minutos toda la columna estaba sometida a un intenso fuego que nos dejó clavados sobre el terreno. Ni podíamos levantar la cabeza, si a alguno se le ocurría asomar el cuerpo era tiro fijo. Nos paqueaban a placer bien parapetados. No podíamos repeler el ataque porque no teníamos ni idea de dónde estaban y nadie estaba dispuesto a asomar la cabeza para averiguarlo. Es decir, aquello ni siquiera era un combate, sino un «tiro al español» en toda regla. Para trasmitir las órdenes, al carecer de aparatos de radio, se usaban enlaces que recorrían las diferentes posiciones. Tal como se hacía en la Guerra Civil. En retaguardia, la 10ª compañía paracaidista, la de máquinas, al percatarse de la situación, trató de apoyar a la vanguardia con fuego de mortero. Pero, claro, antes tenían que descárgalos de los mulos, que no lo ponían fácil, montar los trípodes, bases y tubos. Todo eso requería su tiempo. Para colmo, al no tener referencias visuales, tenían que disparar los morteros «de oídas».

Se vivieron situaciones dramáticas. Los moros empezaron a disparar a los mulos, y estos se encabritaron. Se corría el riesgo de perder una de las radios. Un joven paracaidista acudió a sujetar el mulo y recibió un disparo en el estómago. Murió a los pocos segundos. Una muestra más de lo patético que fue aquello: un soldado de élite dando su vida por evitar que un mulo se desboque.

O sea, que a las primeras de cambio todo el plan inicial se fue al garete (aproximadamente cinco horas duró). Incapaces de superar aquello, el jefe de la columna se vio obligado a dar la orden de repliegue sobre Alat Ida Usugun para reagruparnos y establecer una línea de defensa en condiciones, dejando para mejor ocasión lo de avanzar. La operación empezó a pagar las prisas con las que se concibió y se atascó a las primeras de cambio: no aguantó el primer contacto con el enemigo, al que se le suponía batido y bajo de moral por no haber podido conseguir sus objetivos iniciales.

Era necesario replegarse y solicitar refuerzos. El parte de bajas de ese primer día, entre muertos y heridos, fue de veintitrés soldados. Veintitrés jóvenes que ni siquiera sabían por qué estaban luchando.

Ya atardecía y llegaron los refuerzos: la I Bandera Paracaidista, la misma que venía de Biugta sin tiempo ni siquiera para descansar. Por cierto, al acercarse a nuestras posiciones, por poco estuvieron a punto de liarse a tiros con una compañía de Tiradores. Como se sabe, una de nuestras prendas reglamentarias era la chilaba. Mis compañeros estaban agazapados, descansando entre las rocas, y resulta que los paracaidistas los confundieron con moros. Faltó poco.

Aquella noche tuve que dormir encogido, pues nos metimos en un corral y mis piernas daban con la pared de enfrente de lo estrecho que era. A pesar de lo grande que es el territorio africano, tuve que dormir con las piernas encogidas. Pero peor aún fueron las dos horas que pasé de guardia, de las dos a las cuatro de la madrugada. Qué miedo pasé. Doblaron la vigilancia y nos colocaron a unos cien o ciento cincuenta metros. Nuestros mandos, sobre todo, nos advertían de que no nos durmiéramos, pues los moros se arrastraban en la oscuridad y podían sorprendernos y cortarnos el cuello. A mí me tocó guardia con Cambralla, un compañero de Cádiz. No hacía más que pellizcarme y decirme que no me durmiera, pero creo que más bien lo hacía para mantenerse despierto él.

Día 6:

Al día siguiente, la columna tenía que reponerse y lamerse las heridas. A la II Bandera se le ordenó que evacuara a los caídos del día anterior hasta un cruce de caminos donde los recogería un convoy sanitario. Una vez más, me da hasta vergüenza escribir lo que sigue: los paracaidistas se habían sobrepuesto a todos los contratiempos. Se resignaban a luchar contra un enemigo invisible sin armamento adecuado. Sin equipos de transmisiones. A transportar su material en mulos. A tener que pegarse grandes caminatas. A pesar de todo, se sobreponían y le echaban valor. Por eso, se les tuvo que caer el alma a los pies cuando, en vez de vehículos ambulancia, por la carretera, a lo lejos, de entre una nube de polvo, vieron aparecer a un camión volquete. Sí, se ha leído bien: un camión volquete. Allí tuvieron que acondicionar a los heridos. Hombres con disparos en el cuerpo, tenían que viajar en un volquete por caminos llenos de baches y piedras. Pero, lo más macabro y duro para los paracaidistas, fue que a los muertos los tenían que transportar en mulos. Como en algunos cadáveres ya había empezado el proceso del rigor mortis, tuvieron que romperles las articulaciones a culatazos para poder acondicionarlos y atarlos sobre los animales. No me quiero ni imaginar lo que tuvo que suponer para ellos el tener que hacerle eso a sus compañeros.

Ese día, desde Sidi Ifni se envió a la VI Bandera de la Legión como refuerzo para que protegiera el flanco norte del avance.

Mientras los paracaidistas de la II Bandera y lo que quedaba de la compañía de fusiles del Soria se dirigieron a Tenín de Amel-lu, la I Bandera, el II Tabor y la sección de morteros de las tropas expedicionarias nos dirigimos a Tiugsa.

Mi compañía avanzaba por terreno llano. A lo lejos divisamos una cabila. En las afueras se amontonaba el estiércol del ganado. Pasó toda la compañía y, cuando ya le dábamos las espaldas, de debajo del montón de mierda se levantaron unas trampillas y de ellas salieron varios guerrilleros que empezaron a dispararnos. Con las granadas de mano conseguimos repelerlos y descubrimos que debajo de todo aquel estiércol escondían víveres y, a la vez, lo usaban como refugio. En aquella cueva encontramos un pequeño almacén muy bien surtido. Nos llamó la atención encontrar leche en polvo americana.

Seguimos avanzando hasta que llegamos a una vaguada donde se formaba una especie de oasis. Estaba lleno de grandes chumberas y veíamos a un montón de hombres correr entre ellas. Empezamos a tirarles con los morteros de 50mm. con el resultado de que la mayoría de los obuses no explotaban.

Por cierto, ese segundo día ya nos quedamos sin agua ni comida.

Durante el avance, tuve que presenciar algo muy desagradable: Llegamos a un poblado y los primeros en entrar el él fueron los paracaidistas y empezaron a desvalijar todo lo que pillaban. Hasta un camello y una vaca sacaron. También un montón de gallinas a las que ataban las patas y colocaban encima del camello. Pero lo peor es que sacaron a una mujer y empezaron a echarle mano todos por donde podían. La pobre mujer no hacía más que gritar. Se acercó un teniente preguntando qué pasaba allí. Los soldados le preguntaron qué hacían con ella y el oficial les contestó que hicieran lo que quisieran. Yo también era joven, pero no entendí cómo el ser humano puede llegar a esos extremos tan desagradables. Cuando terminaron el pillaje, entramos nosotros, pero sólo nos encontramos casas destrozadas. Hasta las paredes rompieron en busca de algún escondrijo. Salí de allí con el corazón encogido ante esa muestra de barbarie por parte de soldados que en la vida civil seguro que eran jóvenes como yo y cualquiera de esa edad, pero que en esas situaciones sacan lo que de verdad tienen en el interior.

Seguimos con el avance y en el siguiente alto que hicimos los paracaidistas mataron a las gallinas y las limpiaron. Encendieron varias fogatas y las asaron para comérselas. Apenas las pasaban por el fuego y se las comían casi crudas por la impaciencia. Ellos, aunque mejor avituallados, también pasaban gana. A pesar del hambre que yo también tenía, me daba un poco de repelús ver a aquellos hombres comerse la carne casi cruda.

Llegamos a las montañas. Una de ellas estaba cubierta de cactus, tabaibas y arganes, de cuyos frutos sacan el aceite moruno. Detrás de cada una de esas plantas había un moro escondido que no éramos capaces de ver, pero ellos a nosotros sí. No podíamos ni levantar la cabeza. Salían disparos de todos los lados. Nos veíamos incapaces de avanzar y tomar la cota. Una de ellas, llamada Cabeza de Ratón, por lo visto era una buena posición estratégica, y los mandos decidieron que una compañía de paracaidistas la tomara al asalto. Nosotros, los tiradores, desde atrás protegíamos su avance. Poco a poco, de piedra en piedra y de cactus en cactus, consiguieron llegar a la cima, pero los moros ya se habían ido. Por suerte, los paracaidistas sólo tuvieron un herido. Pero ocurrió algo que demuestra hasta qué punto aquella era una guerra patética. Resulta que, antes de que lo paracaidistas empezaran el asalto, avisaron a Sidi Ifni para que mandaran a la aviación a bombardear la cima. Los dos únicos aparatos disponibles en esos momentos tenían que pasar por el aeropuerto para cargar bombas, pues regresaban de otra misión. El caso es que los paracaidistas iniciaron el asalto y los aviones no aparecían. Otra cosa que hay que decir y refuerza más el patetismo, es que la única radio de la que disponían los paracaidistas (nosotros ni eso), era una antigua radio de tanque Sherman americano. Para poder transportarla sobre los mulos era necesario desmontarla en dos piezas. Pues bien, cuando los paracaidistas ya estaban en la cima, vimos aparecer los aviones a lo lejos. Entonces los mandos cayeron en la cuenta de que había que avisarles de que no descargaran las bombas. El sargento al cargo de la radio, el pobre hombre, trató de descargar el armatoste, montarlo y prepararlo lo más rápido posible, pero no le dio tiempo. Un avión entró por la derecha y soltó las bombas. El segundo lo hizo por la izquierda. Cada uno lanzó quince bombas grandes como cántaros. Nosotros, desde abajo, las veíamos caer y explotar en los cactus donde estaban nuestros compañeros paracaidistas. No podíamos hacer otra cosa que lanzar maldiciones contra los pilotos, cuando ellos no tenían culpa de nada. Hubo varios heridos. Por suerte, como era habitual, no todas las bombas explotaron.

Como ya se ha dicho, gracias a los tratados con los EE.UU. este país suministró a Franco 150 cazas F-86 Sabre, usados en la guerra de Corea, pero con la condición de no usarlos en guerras coloniales, por lo que no se pudieron utilizar en Ifni. Los americanos, tras la independencia de Marruecos, se dieron cuenta de que era ese país con el que tenía que llevarse bien para controlar una zona estratégica tan importante como era el Estrecho de Gibraltar. Pero también hay que añadir que estos aviones hubieran servido de poco en la guerra de Ifni y el Sáhara, pues estaban pensados para el combate aéreo, no para el apoyo terrestre. Además, sus características no les permitían operar en aeródromos tan primitivos como los que había en la zona. Y esto fue reconocido por los propios americanos.

(Sobre la utilización del material cedido por los americanos, hay algunas lagunas. Está asimilado que los americanos nos «prohibieron» usar ese material en la guerra de Ifni y el Sáhara; pero, en cambio, sí se usaron los jeeps Willys, los camiones Dogde y los cañones sin retroceso, por ejemplo. Algo no cuadra).

Pero se da la paradoja de que podíamos haber tenido los mejores aviones para el apoyo de fuerzas terrestres: el T-6D Texan. ¿Y por qué no los tuvimos?, pues por el jodido orgullo nacional. Resulta que los franceses, que sí veían venir lo que luego ocurrió, en el verano del 57, ofrecieron una cuadrilla de estos aparatos al gobierno español. O sea, que los gabachos eran conscientes de que España necesitaba material adecuado para el tipo de guerra que se avecinaba. Pero, como es natural, Franco rechazó el ofrecimiento. Más tarde, tuvo que envainársela y comprar doce de esos aparatos. En fin.

Por lo tanto, los aviones usados en la guerra de Ifni eran material de chatarra de la Guerra Civil que apenas podían mantenerse en el aire. Los guerrilleros no disponían de aviación ni artillería antiaérea, por lo que el único enemigo de las fuerzas aéreas españolas era su antigüedad. Como es natural, no disponían de adelantos técnicos ni, a pesar de verse venir lo que ocurrió, se dotó a los aeródromos de la zona de sistemas de ayuda a la navegación. Los pilotos hasta carecían de planos del territorio, por lo que tenían que volar «a ojo». Demasiado hicieron. Como bombardero usaron el Heinkel 111, diseñado para soltar las bombas a gran altura por los alemanes. Sus visores de bombardeo eran ineficaces para bombardear a los guerrilleros a baja altura. Las bombas de caída libres disponibles para esos aparatos, adquiridas en la Guerra Civil, estaban diseñadas para atacar ciudades y grandes concentraciones de tropas, y debían ser arrojadas desde una altura de unos mil metros. Por lo tanto, al arrojarse a baja altura, las bombas no explotaban. ¿Y qué se hizo?, pues recurrir a la «inventiva española» y nuestras dotes innatas para la improvisación. Se decidió arrojar cajas llenas de bombas de manos y de mortero sin seguro. Se arrojaban por la portezuela de los aviones y al caer se dispersaban y estallaban al impactar contra el suelo. Vamos, una bomba de racimo Made in Spain. Otro artilugio que dio el innato genio español fue el que se bautizó con el nombre de su «inventor»: la «bomba Frías». Consistía en un bidón de gasolina al que se adhería una granada de mano. Al estallar causaba un efecto parecido a una pequeña bomba de napalm. Pero, como es natural, estos ingenios eran más peligrosos para los que tenían que manipularlos que para los propios guerrilleros, por lo que, por suerte, pronto dejaron de usarse.

De todo esto oficialmente no se dijo ni pio. Menos mal que hubo testigos que lo podemos relatar. Lo que sí se decía oficialmente era lo siguiente: «Desde el comienzo de las hostilidades y durante toda la semana, los “Junkers” y los “Pedros” han paseado triunfalmente por los cielos de Ifni los colores gloriosos de nuestra Bandera, y desde el alba hasta las primeras horas de la noche nos ha sido familiar el ronroneo constante de sus motores, en una actividad incesante, que señalaba el cumplimiento de un servicio tras otro, en un ir y venir ordenado y sin apresuramientos, pero terriblemente eficaz y mortífero como bien habrán comprobado los enemigos de España». (ABC del 8 de diciembre de 1957. Páginas 64 y 65). En fin.

Día 7:

Al día siguiente de la toma de Cabeza de Ratón, al fin, la columna llegó a Tiugsá. Mientras la 8ª Cía. y la Plana Mayor de la Bandera Paracaidista entraban en el fuerte, nosotros nos desplegamos en forma de pasillo para defender la retirada. Nosotros, que pensábamos que íbamos a reforzar la defensa del fuerte para impedir que el enemigo se hiciera con él, entonces fuimos conscientes de que se iba a entregar el territorio.

Defensores Tiugsa (Revista Ejército nº 932, Extraordinario noviembre 2018)
Defensores Tiugsa (Revista Ejército nº 932, Extraordinario noviembre 2018)

Desde nuestras posiciones vimos pasar a los pobres y valientes defensores de Tiugsá, que habían resistido dos semanas sin apenas víveres ni munición. Murieron tres soldados y trece fueron heridos. La verdad es que tuvieron un comportamiento ejemplar. Los civiles también: el médico Roberto Rivas atendió a los heridos durante el asedio. Su mujer, Lolita Pahiño, prestó especial atención a los soldados en la enfermería. Teresa, la esposa del sargento Marrero, siempre fue como una segunda madre para los soldados. También la esposa del brigada Gamazo colaboró en todo lo que pudo. Los hijos e hijas de todas ellas supieron mantener la calma y fueron un ejemplo para los defensores. Fueron dignos de admiración. Un acto más de valentía a pesar de los pocos medios de los que disponían. Allí murió la primera víctima civil de la que se tiene constancia: Luis Gastearena, el tendero de Tiugsá. Los guerrilleros lo mataron después de sacarle los ojos, según testigos presenciales.

Otra cosa «curiosa» fue que la columna de liberación tuvo que proveerse de los víveres de los sitiados. Ellos tenían más comida que nosotros. Tagragra era una fortaleza muy sólida y bien equipada, con grandes almacenes. También tenía un pozo del que manaba bastante agua de buena calidad.

Nosotros nos desplegamos por las montañas parapetados tras piedras y rocas para cubrir la retirada de la columna. Algunos de los defensores miraban desconfiados hacia nuestras posiciones, parecía que no acababan de fiarse. Un cabo de los nuestros salió de su escondrijo y gritó: «¡No tengáis miedo, que somos nosotros, los de la octava compañía!». Un teniente de ellos lo oyó y, con muy mal humor, se acercó a él, le hizo ponerse firmes y, después de arrearle un sopapo, le soltó delante de toda la tropa «¿Tú les has dicho a mis hombres que no tengan miedo? Estos hombres son los más valientes del ejército español».

Una vez vacío el puesto, se colocaron cargas explosivas y, cuando estábamos a una distancia prudencial, voló todo por los aires.

La retirada tampoco fue nada agradable. Cansados como estábamos todos, cargados con todo el equipo de guerra y con la tensión acumulada por todo lo que estaba ocurriendo, se nos hizo de noche andando por aquellas montañas. Teníamos los pies en carne viva y los pinchos de los cactus nos aguijoneaban. También teníamos que ayudar a los que no podían valerse por ellos mismos. A más de uno oí llorar.

A mí, como cabo, se me ordenó que con un pelotón inspeccionáramos una cabila para evitar posibles sorpresas. Como es natural, nos acercamos con todas las precauciones posibles. Tomamos posiciones a su alrededor, cubriendo todos los lados. En eso, que se abrió la puerta y salió un moro con los brazos en alto gritando: «gualo, gualo». Nos acercamos a él con precaución y lo cacheamos. No llevaba nada.

Entramos en la cabila por un corral pequeñito. Vimos una puerta también pequeña y la abrimos con mucho cuidado por lo que pudiera haber dentro. El interior estaba lleno de gallinas y, nada más abrir, todas empezaron a cacarear y mover las alas para tratar de volar y salir de allí. El susto que nos dimos fue tremendo. Registramos la cabila. En una habitación encontramos dos baúles, uno más grande que el otro, y los dos muy bonitos. El pequeño estaba lleno de papeles y el grande de ropa. O sea, nada de valor. Pero sí me llevé un espejo pequeño para poderme afeitar. Más de cincuenta años después todavía lo conservo como recuerdo. No por su valor económico, que no lo tiene, sino por el aprecio que le tengo. Es muy bonito, tiene el marco labrado en bronce.

Una vez comprobamos que no había nadie más, regresamos con el grueso de la columna andando por una vaguada. El moro andaba unos metros por delante de nosotros. El Catalán, del que ya hablé anteriormente, me dijo: «Ruiz, ¿le pego un tiro y decimos que quería escapar?». Como es natural, le dije que ni se le ocurriera. El Catalán era del Barrio Chino de Barcelona, por lo que era una buena pieza.

Mientras, la II Bandera también había llegado a Tenin. Ellos lo hicieron al atardecer, por lo que les fue imposible llevar a cabo una evacuación inmediata y tuvieron que pernoctar allí y salir al día siguiente.

Pero el día no podía acabar sin ningún otro sobresalto.

Para garantizar el traslado de los evacuados de Tiugsa, se le ordenó a una sección de la 3ª Compañía del Regimiento Soria 9, que  escoltara a una sección de zapadores enviada a reparar la pista de Tiugsa a Sidi Ifni. El convoy, al mando del alférez de las Milicias Universitarias, Rojas Navarrete, avanzó hasta llegar a las posiciones avanzadas de la VI Bandera de la Legión. Se les comunicó que no podían seguir adelante pues la zona estaba batida por fuego enemigo. Los vehículos no podían dar la vuelta, por lo que avanzaron unos centenares de metros hasta un recodo en el que poder cambiar el sentido de la marcha. Los soldados se desplegaron cuerpo a tierra para proteger la maniobra. En ese momento el infierno se desató sobre ellos. Más de un centenar de guerrilleros dispararon sus armas automáticas contra el convoy mientras paraban a los legionarios con fuego de mortero y ametralladora. Los infantes del Soria, inexpertos y asustados, se defendieron bien, pero se vieron superados y pronto estaban luchando cuerpo a cuerpo. Gracias a que los legionarios de la VI Bandera pudieron al fin acudir en su ayuda, no murieron todos. De los treinta y dos hombres que componían la avanzadilla, dieciocho murieron y diez resultaron heridos. Es decir, sólo cuatro lograron salir sin un rasguño. Entre los muertos estaba el alférez Rojas Navarrete. Este hecho tuvo gran repercusión en la Península, pues la muerte de un alférez de las Milicias Universitarias no era fácil de esconder. Para contrarrestar el efecto negativo, se orquestó una campaña de prensa para elevar al alférez a héroe nacional. Su muerte es una de las pocas cosas que se recuerdan de aquella guerra. De los otros diecisiete caídos, ni palabra.

Día 8:

El regreso de la columna que partió de Tenin no fue fácil. Entre los liberados había civiles, mujeres y niños; además de los defensores que habían estado soportando un asedio de dos semanas, algunos de ellos heridos.  

Dos secciones de la octava compañía se encargaron de proteger la retaguardia. Una misión complicada, pues no habían tenido tiempo de explorar el terreno para preparar un repliegue con las mínimas garantías de seguridad. Además, la compañía de armas pesadas había agotado todos los proyectiles de mortero.

Los guerrilleros sabían que Tenin era el último puesto a liberar y echaron toda la carne en el asador. Además, eran dueños de un terreno cuya orografía les favorecía. Empezaron a hostigar sin descanso a las dos secciones (la 2ª y la 3ª) y les causaron varias bajas que quedaron atrás. Entre ellos hubo actos de verdadero heroísmo. El capitán Páez, jefe de la octava compañía, cuando por fin llegaron a un lugar seguro, tuvo que decidir entre regresar para recoger a sus paracaidistas caídos o continuar y cumplir la misión de proteger la columna de evacuación. Con buen criterio y seguramente con el corazón roto, eligió lo segundo. Lo primero hubiera sido un suicido que habría condenado a toda la columna. Fue una decisión difícil de la que el capitán Paez, según dicen los que lo conocieron, jamás se recuperó ni encontró consuelo. Los cuerpos de seis de sus soldados quedaron para siempre en las montañas de Ifni. A saber qué sería de ellos. Qué tristeza para sus compañeros y, sobre todo, para sus familias.

La primera compañía de la I Bandera Paracaidista, reforzada con una sección de ametralladoras y un pelotón de morteros, se  desplegó en las cotas cercanas para proteger la retirada.

Por fin, el día 8 de diciembre, día de la Purísima Concepción, las diferentes columnas de liberación llegamos a Sidi Ifni (las secciones de la II Bandera que se encargaron de proteger la evacuación de Tenin lo hicieron la mañana del día 9). Parece mentira, pero todos estábamos deseando tumbarnos en nuestros camastros llenos de piojos y chinches.

La operación Gento nos costó 33 muertos, 33 heridos y seis desaparecidos.

Han sido muchas las conclusiones sacadas por diferentes autores. Casi todos, incluso los militares, coinciden en que la planificación de la Operación Gento fue un puro desastre causado por las prisas del Estado Mayor Central por acabar con aquello. También, casi todos, incluso los civiles, coinciden en que si no hubiera sido por la actuación y decisiones de los mandos sobre el terreno y el coraje y valor de los soldados, el desastre hubiera sido aún mayor.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019