Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Víctor de Marcos arrow Cartas de un soldado (y VI): vuelta a Ifni y final.

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 11 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 321
Noticias y Artículos: 851
Enlaces de interés: 97

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Cartas de un soldado (y VI): vuelta a Ifni y final. Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Víctor de Marcos
miércoles, 10 de junio de 2009
Mi última guardia en el Bon. Mixto (23-04-1967)
Mi última guardia en el Bon. Mixto (23-04-1967).

A mi llegada de nuevo a Ifni, el día 23 de Abril, me toca guardia, será la última que realice en el Bon. Mixto de Ingenieros. A los pocos días, de nuevo, me trasladan a la montaña Ussugun, donde vuelvo a reencontrarme con mis líneas telefónicas, mi estación de radio, así como los paseos por las posiciones, las alambradas, las minas y la frontera. No tengo grandes recuerdos de mi segundo periodo en la montaña, por lo que supongo que toda mi capacidad de asombro se completó en mi primera etapa de mi estancia en Ussugun, por lo demás el tiempo transcurre placidamente, y esta vez sin sobresaltos, hasta que llega mi hora de relevo. El 15 de Julio de 1967 me despido de la montaña que ya no volveré a ver jamás.

Tomando el té el día del Siroco  (18-07-1967)
Tomando el té el día del Siroco (18-07-1967).

A los pocos días de bajar al Batallón, una fecha que no olvidaré, será el 18 de julio de 1967, siroco en IFNI. Es difícil describir que es un siroco si no se ha vivido uno, un calor sofocante que, a la sombra, puede alcanzar los 45 grados centígrados y al sol los 60, con un viento asfixiante que no te deja respirar. Durante los casi tres días que duró este, la convivencia en el Batallón fue especial, las duchas estuvieron abiertas durante todo el día, se nos permitió salir del mismo al pueblo en mangas de camisa, tomar el té en el chiringuito con los compañeros, y para dormir se nos permitió sacar las colchonetas a la pista de deportes, ya que al ser de cemento se estaba mas fresco que en la compañía.

Cámara de fotos Voigtlander
Cámara de fotos Voigtlander.

También por esos días recibí un giro de mi novia para comprarme una cámara de fotos, nos fuimos al zoco y tras mirar unas cuantas compré una Voigtlander. A partir de entonces las fotos las hacia yo y me las pasaban en la tienda:

Fernando fotos
Ait Iazza, 9
Sidi Ifni

No es que me acuerde de la tienda, es que tenían la costumbre de poner el sello en el reverso de alguna de las fotos que revelaban, y todavía las conservo. Esta cámara me duró un montón de años, hacia unas fotos bastante elegantes.

Cuarto de Furriel
Cuarto de Furriel.

El 22 de Julio el cabo furriel de la compañía marcha de permiso por 40 días, y me proponen el destino, cosa que acepto. Durante ese tiempo dispondré de un cuarto donde haré prácticamente mi vida. A la vez era almacén de ropa, armería, oficina y dormitorio, mi labor consistirá en la limpieza del cuarto y de las armas, así como tener todo ordenado, por la mañana los tres furrieles del Bon., a saber, el de las Cias. Plana Mayor, Zapadores y yo, de Transmisiones, marchábamos en un vehículo con chofer a intendencia a recoger el pan, seguido al edificio de Correos para recoger la correspondencia, certificados y demás documentos. En ese tiempo tenía contacto mas estrecho con los cabos 1º y sargentos de semana de la Cia., a los que consultaba a la hora de confeccionar los estadillos de personal y demás cuestiones. Cuando era el caso del Cabo 1º al que le tocaba de semana, le preparaba una cama en el cuarto para dormir. Los sargentos disponían de otra estancia. 

Blanco y Víctor..
Blanco y Víctor.

En esta ocasión contaré una anécdota que me sucedió: estando limpiando una pistola la había desmontado, todas las piezas las tenia ya limpias y al montarla, el muelle salió despedido, tuve que mover un montón de material llamar a mi amigo “Blanco”, para que me ayudara a mover algunas cajas pesadas, hasta que al final lo encontramos, pero tardamos mas de dos horas en encontrar el puñetero muelle, así que desde entonces, cada vez que desmontaba alguna arma para limpiarla, colocaba una manta por si acaso. 

Fernando y Víctor
Fernando y Víctor.

Por la tarde preparaba los servicios para el día siguiente, como es de suponer, lo primero preguntaba a mis amigos mas allegados por lo que ellos querían. Mi amigo “Blanco” las guardias las llevaba fatal, lo entendía, era un desastre con la ropa y tener que vestirse de guapo para realizarlas, así como limpiarse las botas, no le sentaba nada bien, por lo que estaba suscrito a la limpieza, (al aproximarse el mes de Septiembre nuestro licenciamiento, le presté alguna ropa usada que le faltaba, ya que la teníamos en sacos sin entregar, era una de las incongruencias del servicio militar, había que entregar toda la ropa que nos habían dado después de casi 17 meses de mili, así que era de entender que en el tiempo de entrega de la ropa, los reclutas, ponían un cuidado especial con toda su ropa por si había algo que se despistaba).

De vez en cuando había algún pequeño percance con los servicios, ya que el personal de nuestra compañía la mayoría estaba destinado entre los puestos de montaña, la telefonía y la escucha, además de los que se dedicaban a la reparación de las líneas. Había poco personal disponible, así que cada 48 horas les tocaba un servicio, y a los pobres reclutas les tocaba todas las guardias y refuerzos. Alguna vez se oía alguna pequeña protesta cuando el sargento de semana formaba la compañía antes de cenar, y yo leía el servicio para el día siguiente, al que siempre se añadía la coletilla “Alguna Objeción al servicio“.

Víctor en la playa
Víctor en la playa.

Desde el 15 de Agosto los de mi llamamiento, en la Península, fueron licenciados. A nosotros nos dijeron que deberíamos esperar hasta que llegaran los nuevos reclutas para aprovechar los aviones de ida y vuelta, ya que, al parecer, era más barato tener un mes mas a nuestro llamamiento en IFNI que mandar los aviones de vacío para recogernos, por lo que tuvimos que estar un mes mas. Lo que se notó desde ese día fue un trato especial hacia nosotros, incluso en alguna ocasión, pocas, nos permitieron ir a la playa. 

Cumpleaños en el comedor del Bon.
Cumpleaños en el comedor del Bon.

A últimos de Agosto celebramos el cumpleaños de un compañero de la cocina, nos reunimos los que normalmente siempre estábamos juntos y, en el flamante comedor del Batallón, los cocineros nos prepararon una merienda, que terminamos con puros y brandy. Como se puede apreciar en la foto, las mesas de dicho comedor estaban hechas de rollos de alambre de espino y, encima, tablones con los que los zapadores construían los puentes portátiles, los asientos estaban construidos del mismo material. 

Una vez que el furriel regresó del permiso de nuevo pasé a la compañía. Esto era ya el 2 de Septiembre. En esa semana realice cuatro cabos cuartel, al lunes siguiente, día 11, hablé con el sargento de semana para que me permitiera salir con los reparadores de líneas telefónicas, ya que era uno de los pocos servicios que me quedaban por realizar, me dio el permiso, por lo que diariamente salíamos a revisar las líneas.

Trepadores de postes de madera
Trepadores de postes de madera.

Para tal menester llevábamos con nosotros el material necesario, herramientas adecuadas, un rollo de hilo de cobre, aisladores, trepadores, tensores de palanca, cinturones de seguridad, botas de cuero y guantes. Uno de los días me llevé conmigo la maquina de fotos para que me sacaran unas fotos subido a los postes, para poder decir “yo también estuve allí”. Los empalmes necesariamente se realizaban junto a los postes, también revisábamos que el cable estuviera tensado. Para ello, lo que hacíamos era colocarnos los trepadores, los cinturones de seguridad y trepábamos hasta lo alto, nos amarrábamos con el cinturón y ha trabajar. Colocábamos el tensor en el cable que se había aflojado, y otros dos compañeros hacían lo mismo en el siguiente poste hasta que quedaba bien tensa la línea. 

1. Preparado para la reparación de líneas. 2. Compañero subiendo por el poste. 3. Tensando la línea. 4. Víctor subiendo por el poste. 5. Los dos juntos reparando la línea.
1. Preparado para la reparación de líneas. 2. Compañero subiendo por el poste. 3. Tensando la línea. 4. Víctor subiendo por el poste
5. Los dos juntos reparando la línea.
1. Víctor de paisano por Sidi Ifni. 2.De paisano Mardones y Víctor. 3. Última foto de Víctor en IFNI (19-9-1967).
1. Víctor de paisano por Sidi Ifni. 2.De paisano Mardones y Víctor.
3. Última foto de Víctor en IFNI (19-9-1967).

Al termino de la semana, el día 16 sábado, nos dedicaremos a preparar toda la ropa para entregarla, solo nos quedaremos con el petate (este lo entregaré a la llegada a Bilbao en el cuartel de Garellano), y los pocos objetos con los que regresaremos, mi máquina de fotos, un receptor de radio, algún regalo para la familia y la novia, así como fotografías y cartas, muchas cartas recibidas y guardadas, postales, las insignias del camello y las chapas de transmisiones, esas serán todas las posesiones que viajaran conmigo hasta mi casa de Bilbao. Nos podemos vestir de paisano, salir por la ciudad de Sidi Ifni los días 17, 18 y 19 de Septiembre, recorriéndola por última vez, sacar un montón de fotos de los compañeros, recorrer los lugares por los que hemos paseado.

foto6-15-2.jpg
Vista de Sidi Ifni desde el Batallón

En esas fechas comienzan a llegar los aviones con los reclutas, poco a poco van marchando los veteranos y por fin, el 19 de Septiembre, me dan el Pasaporte de Viaje por Licenciamiento, la cartilla VERDE, y el Pasaporte de viaje Sevilla-Bilbao. Mañana me toca. Esa noche prácticamente la pasaremos en vela en un rincón de la pista de deportes del Batallón, contándonos nuestras batallitas. Ya amanece, el batallón comienza a despertar, veremos la última formación, el desayuno. Ya estamos nerviosos, todos los de la zona norte de España marcharemos este día, saco mi última foto desde el Batallón al avión que está entrando, cogemos nuestros petates. Son las 11 de la mañana, nos despedimos de los compañeros y marchamos hacia el aeropuerto.

Llegada del avión visto desde el Bon. Mixto de Ingenieros (20-9-1967).
Llegada del avión visto desde el Bon. Mixto de Ingenieros (20-9-1967).


Y por fin, a las 12 horas del 20 de Septiembre de 1967, levantábamos el vuelo y salíamos de IFNI, quizás para no volver más, esta vez con ropa de paisano.

En el tiempo que estuve en el Bon Mixto de Ingenieros, tengo anotados incluso la fecha exacta de los servicios que realicé, todos los realice de cabo. 

  • Refuerzo Bon. Mixto: 2
  • Refuerzo Gasolinera: 1
  • Refuerzo Centro Emisor: 3
  • Guardia Bon. Mixto: 5
  • Guardia Gasolinera: 2
  • Cabo Cuartel: 12
  • Cabo Visita Hospital: 3 

A nuestra llegada a Sevilla me reencuentro con mis compañeros de Bilbao, que habíamos sido distribuidos por todos los distintos acuartelamientos de IFNI, nos dirigiremos a la estación y al atardecer sale el tren con destino Madrid, a la que llegaremos de madrugada. Seguidamente nos conducen hasta la estación del Norte, en donde montaremos en el tren con destino Bilbao, llegaremos de noche. Todo el trayecto desde Sevilla nos lo pasaremos contándonos todas nuestras aventuras, a cual mas exagerada, pero a pesar de todo, el viaje se nos pasa en un suspiro, quizás por la culminación de una etapa de nuestra vida.

Epílogo

Este es el final de las "Cartas de un soldado" que, hace ya 43 años, fueron escritas en realidad a mi novia casi diariamente. Con la que me casé el 17 de Marzo de 1969, me dio dos formidables hijos, y hoy día, tres nietas estupendas, Aroa de 10, Aimara de 6 e Iratí de 2 años. Para contarle mis vivencias o, simplemente, para desconectar por un tiempo de la realidad que me rodeaba en aquel paraje inhóspito, al que, de alguna manera, he regresado en algunos momentos de mi vida con el pensamiento, y que nunca olvidaré. El cambio tan profundo que experimenté en los 17 meses de mili, desde el 1 de mayo del 66 que comenzó, al 21 de Septiembre del 67 que terminó, y que cambió mi vida para siempre. El término que antiguamente se usaba por nuestros mayores, “en la mili te harás un hombre”, fue verdad. El joven que marchó volvió cambiado, amigos íntimos que hicieron el servicio militar dentro de la península, no regresaron tan duros como yo lo hice, fue la tierra dura de IFNI lo que hizo que cambiara, mi B.I.R., mi Bon. Mixto de Ingenieros, mi montaña de Ussugun, la distancia de más de 1500 Km. desde Bilbao, todo contribuyó a que, para bien o para mal, nada fuera lo mismo desde entonces. Hoy, a mis 65 años, no podré olvidar lo que aquella tierra de IFNI me dió, unos compañeros formidables: “Fernando de San Sebastián”, “Blanco de Mieres Asturias”, “el peluquero Mardones de Muskiz”, “Martín de Orduña” y otros muchos que no recuerdo sus nombres. A casi todos nunca los he vuelto a ver, pero su recuerdo permanecerá por siempre en mi memoria, y una mención muy especial a mi maestro, Matías Pulido, que entonces fue mi Sargento, y con el que, gracias a este Rincón, he podido contactar, y a lo largo del desarrollo de estas cartas, me ha dado nombres ya olvidados, me ha ayudado en la confección de las mismas, corrigiéndome mis errores, por lo que le estaré eternamente agradecido. 

Aparte de lo escrito en estas cartas, también hubo momentos duros, difíciles, como no, que he preferido no relatar. Estos siempre se deben olvidar, porque en el tiempo solo perdura lo mejor de cada uno, los malos momentos deben de ser olvidados… 

 

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias
jesus t0rtola  - re: re: Ratifico tu relato   |20-03-2011 21:08:23
jesus t0rtola escribió:
Francesc Hurtado Artes escribió:
Compañero Víctor:
el siroco lo pasamos en el campamento de tiradores 1 nada.recuerdo que se desmontaron las chavolas a ran de la pared que rodeaba la lona...comiamos hasta tierra,pero con alegria pues fue un buen campamento.un abrazo para todos
No me canso de releer tu relato. Parece que sea el mio: Yo era vecino tuyo, en Tirqadores 2, y llegué igual que tu en mayo del 66 para volver a casa en septiembre de 67.

Lo que más me gusta es el Epílogo. repito: es calcado a mi experiencia personal. yo también tengo en mi poder las cartas que nos intercambiamos mi novia y yo durante ni estancia en Sidi Ifni. ¡Todas! son la friolera de unas ochocientas de paso. Es verdad que la mili nos hizo "hombres". Nos hizo responsables de nuestros actos y entender que si no era uno el que se cuidaba, no lo hacia nadie. Loa compañeros se trocaron (algunos) en amigos. Las calamidades que pasamos nos curtieron (por cierto, y a propósito de otro comentario de mas arriba, no es que los hayamos olvidado. Los obviamos y adelante. Eso no se olvida) En resumen: Volvimos cambiados y, a mi modo de ver, mejores. Valoramos el compañerismo y la convivencia con otras personas que pensaban de manera distinta a la nuestra y. las respetamos. Para mi particularmente me sirvió para fortalecer la relación con mi novia que luego fue mi esposa para toda la vida (También me casé en el 1969, el 9 de abril). Por desgracia ya no la tengo a mi lado des de hace cinco años.

Bueno ya no me alargo mas porque lo del siroco también merece unas cuantas lineas. lo dejaremos para otra ocasión.

Tuve la suerte de regresar a Ifni el mes de diciembre de 2007 y no digo que vuelva de nuevo.

Un abrazo para ti y todos los que tengan la deferencia de leer este escrito.

Francesc Hurtado.
jesus t0rtola  - re: Ratifico tu relato   |20-03-2011 21:01:54
Francesc Hurtado Artes escribió:
Compañero Víctor:

No me canso de releer tu relato. Parece que sea el mio: Yo era vecino tuyo, en Tirqadores 2, y llegué igual que tu en mayo del 66 para volver a casa en septiembre de 67.

Lo que más me gusta es el Epílogo. repito: es calcado a mi experiencia personal. yo también tengo en mi poder las cartas que nos intercambiamos mi novia y yo durante ni estancia en Sidi Ifni. ¡Todas! son la friolera de unas ochocientas de paso. Es verdad que la mili nos hizo "hombres". Nos hizo responsables de nuestros actos y entender que si no era uno el que se cuidaba, no lo hacia nadie. Loa compañeros se trocaron (algunos) en amigos. Las calamidades que pasamos nos curtieron (por cierto, y a propósito de otro comentario de mas arriba, no es que los hayamos olvidado. Los obviamos y adelante. Eso no se olvida) En resumen: Volvimos cambiados y, a mi modo de ver, mejores. Valoramos el compañerismo y la convivencia con otras personas que pensaban de manera distinta a la nuestra y. las respetamos. Para mi particularmente me sirvió para fortalecer la relación con mi novia que luego fue mi esposa para toda la vida (También me casé en el 1969, el 9 de abril). Por desgracia ya no la tengo a mi lado des de hace cinco años.

Bueno ya no me alargo mas porque lo del siroco también merece unas cuantas lineas. lo dejaremos para otra ocasión.

Tuve la suerte de regresar a Ifni el mes de diciembre de 2007 y no digo que vuelva de nuevo.

Un abrazo para ti y todos los que tengan la deferencia de leer este escrito.

Francesc Hurtado.
Francesc Hurtado Artes  - Ratifico tu relato   |22-04-2010 16:44:36
Compañero Víctor:

No me canso de releer tu relato. Parece que sea el mio: Yo era vecino tuyo, en Tirqadores 2, y llegué igual que tu en mayo del 66 para volver a casa en septiembre de 67.

Lo que más me gusta es el Epílogo. repito: es calcado a mi experiencia personal. yo también tengo en mi poder las cartas que nos intercambiamos mi novia y yo durante ni estancia en Sidi Ifni. ¡Todas! son la friolera de unas ochocientas de paso. Es verdad que la mili nos hizo "hombres". Nos hizo responsables de nuestros actos y entender que si no era uno el que se cuidaba, no lo hacia nadie. Loa compañeros se trocaron (algunos) en amigos. Las calamidades que pasamos nos curtieron (por cierto, y a propósito de otro comentario de mas arriba, no es que los hayamos olvidado. Los obviamos y adelante. Eso no se olvida) En resumen: Volvimos cambiados y, a mi modo de ver, mejores. Valoramos el compañerismo y la convivencia con otras personas que pensaban de manera distinta a la nuestra y. las respetamos. Para mi particularmente me sirvió para fortalecer la relación con mi novia que luego fue mi esposa para toda la vida (También me casé en el 1969, el 9 de abril). Por desgracia ya no la tengo a mi lado des de hace cinco años.

Bueno ya no me alargo mas porque lo del siroco también merece unas cuantas lineas. lo dejaremos para otra ocasión.

Tuve la suerte de regresar a Ifni el mes de diciembre de 2007 y no digo que vuelva de nuevo.

Un abrazo para ti y todos los que tengan la deferencia de leer este escrito.

Francesc Hurtado.
Santiago  - UN HOMBRE   |02-03-2010 18:19:37
"La mili te hará un hombre", tu reconoces que "fue verdad", Yo también pienso como tú, salimos de nuestras casas siendo unos jovenes y volvimos hechos unos hombres, el territorio, el clima, los compañero y nuestros mandos nos hicieron cambiar, para mi fue una gran esperiencia que creo que todo joven deberia pasar.
Yo también hice la mili en el Bon de Ingenieros y tengo un grato recuerdo me mis compañeros, de mis Sargentos, de mis Tenientes y de mi Capitan, todos eran unos caballeros, y se portaban muy bien con todos.
Ah, y lo del siroco fue tremendo más de 50 grados, he leido en un comentario que algunos lo pasaron en tiendas de campaña en el Bir, esto no es verdad porque los evacuaron a todos a Tiradores 1
pilar  - Gracias por compartir tus vivencias   |20-07-2009 16:51:49
Hace tiempo que no me daba una vuelta por aquí. Victor he leído tus cartas, me han gustado mucho, reflejan el día a día de tu estancia en Sidi Ifni. Te animo a que en un futuro muy cercano hagas un viaje a esa tierra, la gente es extraordinaria, y siempre se alegran al saludar a los españoles.
Tienes toda la razón, lo qu eperdura en el tiempo siempre es lo mejor....
Un abrazo
Pilar Barrutia
Rafael Riesco Sanchez  - Siroco del 68   |15-06-2009 08:46:39
Comentas la dureza del Siroco del 18/7/67, eso que lo pasates en el Bon.al fín y al cabo un edificio resguardado.-Imagina ahora lo que fué pasarlo en una tienda de campaña en el BIR. sin poder moverte para no deshidratarte.-En cualquier caso,fué una experiencia,que con el paso del tiempo,se añora.-

Es cierto que se pasaron momentos dificiles,escasez de agua,deficiente higiene,dureza de los mandos,disciplina fuerte, pero todo ello,tambien sirve para forjar el espíritu ante las dificultades, y seguramente ayuda a circular por la vida con otra presencia de ánimo. Un saludo a todos los veteranos de Ifni.
Miguel Ángel  - Máximo respeto   |14-06-2009 12:43:49
Genial relato.

Muchas gracias por compartir estas excepcionales experiencias.
Además, estoy contigo: los malos momentos deben ser olvidados.

Un abrazo muy fuerte.
Manuel  - ¿Olvidar lo malo?   |13-06-2009 11:30:13
Los diferentes capítulos de tu relato conforman una visión casi idílica de lo que era la mili en Ifni, que coinciden con el alegato final: "Los malos momentos deben ser olvidados".
Si no somos objetivos en el relato de los hechos distorsionaremos la realidad: Allí existían grandes carencias para los soldados en cuanto a higiene, alimentación y agua se refiere; se ocultó a la sociedad española lo que ocurría en Ifni (estabamos cercados por el enemigo, en estado de alerta permanente y toque de queda en la ciudad) y el trato que se nos dio por una parte considerable de nuestros mandos no fue la correcta para unos chicos que eran llevados obligatoriamente a tan lejano destino. Me parece que hay que decirlo todo. Lo bueno (que efectivamente lo hubo) y lo malo, para que lo conozcan las generaciones posteriores, sin que eso signifique resentimientos, odios ni revanchismo. Siempre he creido que la verdad nos hace más libres, y no hay peor mentira que omitir, ocultar aquellos acontecimientos que puedan "molestar" a alguien-

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2017