Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Los españoles perdidos de la guerra de Ifni: 'Nos regalaron a Marruecos y se olvidaron'

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 5 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 352
Noticias y Artículos: 1136
Enlaces de interés: 98
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Los españoles perdidos de la guerra de Ifni: 'Nos regalaron a Marruecos y se olvidaron' Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Rebeca Hortigüela y E. Andrés Pretel   
domingo, 30 de junio de 2019

Fuente: El Confidencial

Se cumple 50 años desde que España cedió el territorio de Ifni a Marruecos tras una fugaz pero sangrienta guerra. Hijos y nietos de los soldados españoles siguen reclamando la nacionalidad

Lo último que se llevaron los españoles del Ifni fue a sus muertos. Y hasta eso fue una lucha. Tras la cesión del territorio a Marruecos el 30 de junio de 1969, hubo que desenterrar y embalar a los fallecidos cristianos -civiles y militares- para su repatriación a Las Palmas de Gran Canaria. "Aquí yacen los restos de los que regaron con su sangre y sudor las tierras de Sifi Ifni y Sahara", reza la placa en el modesto panteón común del cementerio de San Lázaro que honra su memoria. Pero también se dejaron algo perdido.

Un antiguo cine español en Sidi Ifni. (EFE)
Un antiguo cine español en Sidi Ifni. (EFE)

Regalaron el territorio con nosotros dentro y se olvidaron de nosotros. Nos abandonaron y nos dejaron sin protección", se lamenta Fátima Elmalki, una mujer con nacionalidad española que sigue viviendo en Sidi Ifni, en una conversación con El Confidencial. Habla un perfecto castellano, con una voz dulce y un tono cariñoso. “Tuve que trabajar en todo lo que se podía. He tenido que hacer de todo. De todo. Cosas buenas y malas. Pero tenía que sacar a mi familia adelante”, relata sobre la muerte de su esposo, que la dejó sola con ocho hijos a su cargo, sin pensión y ni un mendrugo de pan que llevarse a la boca.

Fátima es una de las centenares de viudas de los soldados españoles que vivieron y lucharon en la fugaz pero mortífera guerra de Ifni. Fue la última guerra que libró España. Y fue un desastre. En apenas seis meses de lucha armada entre 1956 y 1957, las tropas españolas batallaron con el Ejército de Liberación Marroquí por el control de más de 1.500 kilómetros cuadrados de territorio -tres veces el municipio de Madrid-. Se estima que hubo en total 800 bajas -unos 300 del bando español-. Aunque las cifras son motivo de debate, como muchos otros aspectos de este conflicto.

Qué pecado hemos cometido

Se la llamó "la guerra oculta" de España, porque muchos aseguran que fue guerra ignorada, silenciada y censurada por Franco. Otros creen que el dictador no la ignoró, silenció o censuró ni más ni menos que otros fracasos del régimen. Pero el resultado fue el mismo. España perdió el control efectivo del territorio, aunque logró retener su posición en Sifi Ifni, asediada durante años.

Cuando finalmente se arrió la bandera española hace exactamente 50 año, Madrid se desentendió de lo que fue en su momento la provincia 51. Con la tierra, se entregaron a muchos que nacieron y vivieron durante años allí como ciudadanos españoles. Algunas siguen peleando en los despachos.

Fátima, como otras muchas viudas de militares españoles de Ifni, han peleado con garras y dientes, gastándose un dinero que no tenían en abogados, para que el Ministerio de Defensa español les conceda una pensión a la que, según ellas, tienen derecho por haber sido esposas de militares del Ejército español. Unas lo consiguieron. A otras, como Fátima, se lo deniegan una y otra vez.

"Soy española. Tengo la nacionalidad española. Mi padre y mi marido sirvieron en el Ejército español. Eran sargento y mando de Tiradores del Ifni. Mi marido luchó en la guerra entre España y Marruecos. Por qué España nos olvida de esta manera", asegura con voz temblorosa sin poder contener el llanto. Es superviviente de cáncer, pero dice que su gran dolor es la península. "Qué mal hemos hecho. Qué pecado hemos cometido”, se pregunta Fátima, quien todavía espera una pensión antes de que sea tarde.

Mujer marroquí en una manifestación. (Reuters)
Mujer marroquí en una manifestación. (Reuters)

Una guerra "a traición"

El Ifni fue un regalo del sultán Mohamed IV a España, tras los acuerdos de paz de 1860 que pusieron fin de la Guerra de África. Su anexión práctica, sin embargo, no se produjo hasta 1934, durante la II República, en los estertores del colonialismo español.

Tras el reconocimiento de independencia de Marruecos por parte de España y Francia en 1956, Mohamed V quiso unificar todo su territorio. El monarca alentó al Ejército de Liberación Marroquí -apoyado con armas y dinero por el príncipe Mulay Hassan, futuro Hassan II- para incorporar Ifni al reino alauí. La noche del 23 de noviembre de ese mismo año, un grupo de guerrilleros marroquíes atacaron Sidi Ifni. Para los que vivían allí, fue algo totalmente inesperado. Muchos se sintieron traicionados.

“Teníamos muy buena convivencia. Allí estábamos todos juntos. Yo tengo unos recuerdos maravillosos de esa época", cuenta Amparo Asenjo España, quien vivió la guerra tras mudarse a Sidi Ifni en 1954 con su familia. Tenía 19 años y ni ella nis sus padres y diez hermanos se esperaba el levantamiento. "Con la guerra se torció todo. Murió mucha gente. Una vez que acabó, volvimos a estar bien. En la ciudad, en Sidi Ifni, no éramos tan conscientes de lo que estaba pasando en los puestos avanzados, pero a los pocos años nos fuimos”, explica a El Confidencial.

España envió a sus soldados a defender el suelo patrio en condiciones muy precarias. Armamento desfasado, equipos viejos, algunos incluso en alpargatas compradas en el zoco, según testimonios de la época.

"Sin armamento ni munición ni transporte militar y aéreo. Debido a unos acuerdos suscritos en 1953 con Estados Unidos que impedían la utilización del material norteamericano en las colonias”, cuentan veteranos de la Asociación de Amigos de Ifni que lucharon en la contienda para explicar por qué sus unidades estaban entre las peor equipadas del Ejército.

Hacer 'la mili' en la guerra

La tropa fue otro elemento clave en esta guerra inesperada contra Marruecos. Muchos jóvenes que en ese momento estaban haciendo ‘la mili’ en Sidi Ifni fueron llamados a las armas. Poco preparados e inexpertos, se vieron atrapados en el complejo tablero geopolítico de la Guerra Fría, en el que Franco temía una confrontación directa con Marruecos en un momento en el que era muy poco popular en Europa.

“Me tocó cumplir el servicio militar obligatorio en Ifni y fui con una maleta de madera como único equipaje. Yo tenía 20 años y no sabía ni ubicar ese lugar en el mapa. Nos montaron en un tren en Valencia que partió a Cádiz, de allí cogimos un barco hacia las Palmas en un travesía que no fue precisamente un viaje de placer”, contaba el excombatiente Adolfo Cano en una de sus conferencias de 2016, un año antes de su muerte.

“En esos primeros momentos, antes del conflicto, por mi corta edad, vivía todo aquello como una gran aventura. Pero cuando llegó el momento en que tenía que matar a alguien porque si no me mataban a mí me cambió la visión de todo. Dentro del conflicto uno no tiene el pensamiento de estar defendiendo la patria, es más bien una cuestión de supervivencia", sigue su narración, recogida por el blog El Rincón de Ifni.

"Nos habían amaestrado como perros famélicos durante el servicio militar. Uno no era nadie, llegaba un oficial y te daba dos guantazos y tenías que tragar. Al individuo lo doblegaban y no eras más que un número con nombre”.

Interior del 'Cine Avenida' en Sidi Ifni. (EFE)
Interior del 'Cine Avenida' en Sidi Ifni. (EFE)

"Yo soy español"

Ifni, junto con la zona sur del Sahara Occidental -que España cedió a Marruecos en 1975-, fueron los últimos territorios de España en ultramar. De la noche a la mañana, los hijos y nietos de los que se quedaron atrás pasaron de ser españoles a marroquíes. Se sienten doblemente castigados: abandonados por el gobierno español y maltratados por Rabat debido, precisamente, a su pasado español.

“Al día de la cesión de Ifni lo llamamos 'el Día Negro de la Historia' porque la ciudad y sus habitantes fueron entregados en contra de su voluntad. Muchos de los habitantes de Sidi Ifni deseamos que la ciudad siga siendo española”, explica Ayoub Mdimigh. Y lo dice consciente de que esas palabras pueden traerle problemas. Ayoub pasó ocho meses en la cárcel por encabezar junto a otros siete jóvenes las protestas en Sifi Ifni en 2007.

Ha nacido en territorio marroquí, pero se siente hijo de España. “Como la mayoría de los habitantes de Sidi Ifni, solo que la gente mayor tiene miedo a contarlo. Por eso los jóvenes debemos luchar por ellos”, cuenta a El Confidencial, sin pelos en la lengua.

Durante las protestas, más de 7.000 personas salieron a la calle en Sidi Ifni a exigir al gobierno marroquí el fin del bloqueo y mejoras en las condiciones de vida. El 7 de junio de 2008, las fuerzas de seguridad arremetieron contra los manifestantes y llevaron a disposición judicial a sus líderes. Su cabecilla, Mohamed Amzouz, pasó un año en prisión por esas protestas en las que pedía la nacionalidad española para hijos y nietos de los excombatientes del Ejército español, una escuela para fomentar la enseñanza de la cultura y la lengua española y la recuperación de los monumentos históricos de la época colonial.

No vamos a parar –dice-. En las de 2007 había 7.000 personas y en las que hicimos en 2016 casi 15.000. En una ciudad de 24.000 habitantes. Mucha gente aquí se siente española. Y Marruecos lo sabe, por eso somos una región tan marginada. Nos han impuesto un castigo colectivo como venganza”, sentencia.

Olvidados en el desierto

Para Luis Ruiz Gutiérrez, el problema es que los españoles de hoy no pueden extrañar algo que no han conocido. Las bellezas, la mezcla de culturas y la cosmopolita vida en los antiguos enclaves españoles africanos -con sus luces y sus sombras-. "En Ifni no solo convivíamos cristianos, árabes y judíos, sino también gentes de toda España: andaluces, gallegos, valencianos, catalanes, asturianos, castellanos... Era un sitio que unía a la gente".

Ruiz, quien nació y creció en Tánger, regresó a Ifni para hacer la mili y, como muchos otros, reivindica desde la nostalgia y el realismo la importancia de la memoria de este pedazo de historia que, pese a ser tan reciente, se ha vuelto borroso. "Hablas de Ifni con muchachos de 20, 25 años y no saben lo que es. Pero es que hablas de Tetuán o de Larache o del Sahara y tampoco saben lo que es", asegura el veterano, quien viaja todos los años a la ciudad con la Asociación Amigos del Ifni.

Para Mohamed Nouri, el presidente de la Asociación Alcántara que promueve el desarrollo de las relaciones entre España y Marruecos, el desconocimiento del conflicto de Sidi Ifni en Marruecos y en España no tiene que ser algo necesariamente negativo.

“Este desconocimiento es mayor en las nuevas generaciones. Y me alegra. Estimo que las nuevas generaciones no tienen porqué estar sujetas y condicionados por claves de un pasado bélico, por episodios que afortunadamente no han vivido", asegura el investigador por la paz. "Las relaciones entre España y Marruecos deben seguir despojándose de los antiguos y rancios hábitos que huelen a naftalina, baúles encerrados y fantasmas. Solo así podemos sanar nuestras respectivas memorias”.

Ruiz no podría estar más en desacuerdo y habla con pasión de las protestas de 2007: "Hubo una revolución, que tampoco se ha hablado mucho de ella, de marroquíes que se levantaron contra Mohammed VI en Sidi Ifni con banderas españolas. Hoy, que hay tantos españoles que no quieren ser españoles, ves a estos marroquíes, saharauis, ifneños jugándose la vida por serlo".

Por eso, en su más reciente visita a Sidi Ifni, casi se le saltan las lágrimas cuando, conversando con unos amigos en el Mirador de la Barandilla, unos chavales pasaron saludándolos en español. "¡Bienvenidos amigos! Esto es Santa Cruz de la Mar Pequeña. Esto no es Marruecos: esto es España".

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019