Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Un navarro héroe y mártir

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Datos del Portal
Usuarios registrados: 356
Noticias y Artículos: 1150
Enlaces de interés: 98
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Un navarro héroe y mártir Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Antonio Herrero Andreu   
lunes, 14 de octubre de 2019

Fuente: El Faro de Ceuta (7/3/2017)

Confieso que hasta que no conseguí la foto de este héroe y mártir, desconocía y no sabía el gran mérito de los historiadores, prueba de ello es que desde 1985 investigué y conseguí datos y testimonios de Luis de Gastearena Larrea pero, su foto, ni en archivos militares, hemerotecas, prensa, etc. Todo era negativo. Incluso contacté con varios militares que le conocieron en Ifni. Ninguno tenía la foto. Hasta localicé a un sobrino en Pamplona. Pero nadie tenía su foto. Finalmente, después de 21 años, lo conseguí a través de mi amigo José María Barranco, hijo de militar de Ifni, que me puso en contacto con Roberta Gran, de Barcelona, quien me proporcionó la foto de este héroe.

Tiugsa (Tagragra).
Tiugsa (Tagragra).

Una bien ganada medalla militar

Luis de Gastearena Larrea nació en esa tierra de nobles hidalgos, Pamplona, cuyos hijos son sobrios, rudos, religiosos y muy amantes de las tradiciones. Tierra que dio ilustres hombres y mujeres a España, como Sarasate, Arrieta, Gayarre, Barbarin, San Martín, Azplicueta, Ramón y Cajal, Espoz y Mina y Eslava, entre otros.

Aquel joven navarro, luciendo los galones de cabo de Infantería en uno de los combates en los que intervino, se le reconoció el heroísmo por cuyos hechos el texto de la concesión así dice:

“Durante las operaciones efectuadas en el Sector de Corbera, del 3 de septiembre al 5 de octubre de 1938, en circunstancias extraordinariamente difíciles, atravesó un terreno batido por intenso fuego de armas automáticas y artillería y logra municionar a su unidad, dando ejemplo a sus compañeros con su elevado espíritu […]”. En Orden Circular de 11 de noviembre de 1938, publicada en el Boletín Oficial del Estado, se le concede al sargento de Infantería la “Medalla Militar Individual”.

Posteriormente, abandonó la vida militar y, con su alma de bohemio y aventurero, se traslada al África Occidental española, instalándose en Sidi Ifni para más tarde trasladarse a Tagagra (Tiugsa), donde regentaba un “Bakalito”, lo que aquí vulgarmente se conoce como una “venta”. Su corazón tan generoso, cuentan aquellos que le conocían, que gran parte de lo que vendía no lo cobraba porque, su alma generosa, lo regalaba a las familias humildes de los musulmanes escasas de recursos. Los “guayetes” (niños) iban tras de él porque sabían que en la caridad de sus bolsillos siempre había unas monedas.

José Luis G. Moya, 	Juan Carlos Caraballo, Maruchi Marrero y Susana (esposa de Juan Carlos), en la puerta de la tienda de Luis Gastearena, durante el viaje que realizaron a Ifni en junio de 2015. (Foto: Juan Carlos Caraballo)
José Luis G. Moya, Juan Carlos Caraballo, Maruchi Marrero y Susana (esposa de Juan Carlos), en la puerta
de la tienda de Luis Gastearena, durante el viaje que realizaron a Ifni en junio de 2015. (Foto: Juan Carlos Caraballo)

Con la mayoría de los que he contactado que le conocieron, coinciden en que Luis de Gastearena era todo un caballero, simpático, bonachón y siempre abierto a servir a los demás, pero un navarro forjado en esa escala de valores que así dice “[…] Todo se compra,…todo es economía… ¡No se compra la juventud, el Honor, la Fidelidad, la Ética y la verdad!…”.

Ciertamente, mantener esos valores conlleva muchas veces pagar un precio muy caro, pero no importa a los otros, que así calificaba el célebre Quevedo:

“Es cosa imposible que el que no acompaña, que no miente y adula y que no engaña, alcance de la gente, lo mismo que el que engaña, adula y miente […]”.

Luis de Gastearena era un navarro con ese espíritu misionero que da siempre el español, el espíritu de paz, amor y civilización.

La cobardía que le asesinó

Paradojas de la vida, el sargento Luis de Gastearena Larrea, curtido en mil batallas, donde las balas y la metralla le habían respetado, la cobardía, la crueldad de unos esbirros de las bandas rebeldes del Ejército de Liberación Marroquí, le convirtieron en dos veces héroe y mártir.

Al iniciarse el ataque a los territorios el 23 de noviembre de 1957, cuando atacan el puesto de Tiugsa, el entonces jefe de dicho puesto, el capitán Daniel Paradela Varela, de tiradores de Ifni, organizó una perfecta defensa, en tres grupos de reconocimiento al mando de un gran soldado, el brigada Ramón Álvarez Gamazo.

Tal como consta en los distintos documentos, el ataque a Tiugsa sobrevino sobre las 7 de la mañana del 23 de noviembre de 1957, cuyo ataque era perpetrado por varios grupos rebeldes con fuego de fusilería y ráfagas de metralleta. Pero con lo que no contaban los rebeldes era con la heroica defensa de los soldados españoles, en cuyo asedio de diez días, hubo jornadas en que cayeron sobre el puesto hasta 300 granadas de mortero, aunque con muy mala puntería, y además, una y otra vez, eran rechazados enérgicamente por aquel puñado de españoles.

Según testimonio del brigada Ramón Álvarez Gamazo, sobre la heroica muerte de Luis de Gastearena Larrea, así dice:

“Un día del asedio apareció Luis de Gastearena en la entrada principal del Zoco, al verle el cabo 1º Serapio, le llamó a gritos y le dijo: Luis, vente con nosotros. Con un gesto de la cabeza contestó negativamente. Tenía atadas las manos a la espalda, y sobre su espalda, las metrallas de los esbirros del Ejército de liberación.

Tres días más tarde, el propio brigada Álvarez Gamazo corrió hacia el “Bakalito” que regentaba este navarro. El cuadro que vio ante él era macabro. En el suelo yacía el cadáver de Luis de Gastearena Larrea, con un tiro en la nuca, las manos atadas y le habían sacado los ojos (…)”.

Lo que está claro, es que, con su ejemplo, no quiso ser traidor. La crueldad de esos asesinos y cobardes, que además le torturaron para, cobardemente, a continuación, asesinarlo.  Como homenaje a este héroe navarro, un diario nacional publicaba este reportaje:

“Luis de Gastearena era un romántico, sano, honrado y simpático, todo un caballero por razón de nacimiento y corazón. Los indígenas le conocían como el “Shabi” (el amigo), el que estaba siempre a disposición del humilde, del dolor y la desgracia. Su vida en Ifni era desde amortajar a los muertos, su familia, hasta acompañarlos hasta su última morada. Dios lo quiso mártir para servirnos a todos de estímulo y digno ejemplo.

Para nosotros Luis de Gastearena es motivo más que suficiente recuerdo, como prueba de Patriotismo (Amanecer, Zaragoza, 22 de Diciembre de 1957) “… Como recuerdo a este héroe, en el acuartelamiento de Tiradores de Ifni, en la lista de Caídos del Grupo, figura este navarro”.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019