Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Los héroes del Batallón Castilla 16

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Datos del Portal
Usuarios registrados: 356
Noticias y Artículos: 1150
Enlaces de interés: 98
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Los héroes del Batallón Castilla 16 Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Antonio Herrero Andreu   
sábado, 02 de noviembre de 2019

Fuente: El Faro de Ceuta

A raíz de los ataques a los territorios de Ifni y Sáhara, las guarniciones de dichos territorios eran escasas en número de efectivos, especialmente para hacer frente a los atacantes, que, por otra parte, una de las peores guerras es la de guerrillas, ya que sabes que te van a atacar, pero cuando los vas a repeler, de repente han desaparecido y la mayor parte de las veces suelen atacar por la espalda.

Para hacer frente a dichos ataques, el Ministerio del Ejército, envió unidades a Ifni y al Sáhara. Concretamente en este caso salió con destino a Villa Cisneros el Batallón de Infantería Castilla 16, de guarnición en Badajoz y siendo todos los componentes soldados de reemplazo.

Un grupo de soldados del Batallón Castilla 16 paseando por una calle de Villa Cisneros.
Un grupo de soldados del Batallón Castilla 16 paseando por una calle de Villa Cisneros.

En el buque Ciudad de Oviedo

El Batallón Expedicionario Castilla 16 se formó en el Acuartelamiento de Badajoz, y estaba compuesto por mando y plana mayor, tres compañías de fusiles y una de armas pesadas. La 4ª Compañía era la plana mayor de dicho batallón, cuyo jefe era el comandante José Carapeto Delgado. La 1ª Compañía estaba al mando del capitán José Saiz Alonso, en la 2ª Compañía el capitán Tarsicio Fernández López, en la 3ª el capitán Casimiro Branca Fernández-Nespral, en la Compañía de Armas Pesadas el capitán José Sánchez Más y en la plana mayor el capitán Ramón Ayuso Casco.

Los 800 componentes del Batallón Castilla 16, en los meses que permanecieron en el Sáhara demostraron con creces su heroísmo frente al enemigo, aunque desgraciadamente pagaron el alto precio de varios muertos y heridos, los cuales se batieron ante el enemigo con un heroísmo digno del mayor elogio.

Arribaron a Las Palmas de Gran Canaria, donde permanecieron una semana alojados en el Acuartelamiento de La Isleta, en el Regimiento de Artillería 94, y hasta que partieron para el Sáhara, según ellos comentaban, paseaban por Las Palmas con los bolsillos vacíos, ya que al partir de Badajoz no les informaron el destino al que iban, por lo que la mayor parte iba tan solo con lo puesto y poco más. Los que llevaban alguna peseta eran los afortunados de poder degustar algo en algún bar y, por supuesto, adquirir algunos plátanos.

A su llegada a Villa Cisneros el alojamiento no iba a ser como en un lujoso hotel. Como Dios les encomendó el Batallón Castilla 16, fueron alojados en lugares próximos a depósitos de combustible y de munición, con el consiguiente peligro por las altas temperaturas o como en caso de cualquier ataque enemigo, ya que lo primero que atacaban eran los depósitos de combustible y los polvorines, que son los puntos más sensibles.

Un caro tributo de sangre

Los primeros días de estancia en Villa Cisneros era para echarse a llorar, como lo atestigua el informe del capitán de Estado Mayor José Pettenghi y así dice en su informe: “faltan tabardos, falta dotar a los hombres de prendas frescas como puede ser pantalón corto. Si hubieran visto desfilar al batallón con traje de paño y botas el día que vino el general te hubieras puesto a llorar. Faltan medios. Se pidió que al menos dos aviones por semana llevaran frutas y verduras porque la comida da pena y vergüenza”.

El 3 de enero de 1958 iba a ser un día triste para el Batallón Castilla 16. Con motivo de un ataque enemigo al puesto de Argub, la 2º Compañía fue aerotransportada hasta dicho puesto iniciándose la persecución en vehículos de ruedas, siguiendo la huella de los camellos de los atacantes. Desplegados en cuña de pronto son sorprendidos por disparos del enemigo, los cuales trataban de envolver a los del Castilla, pero lo triste es que los soldados del Castilla combatían con la única protección de Dios y el escudo de la suerte. El primero en caer fue el sargento de complemento Juan Serrano Leite. Al ver caer al sargento, el soldado Fidel del Río Menacho se fue corriendo a socorrer a su sargento cuando, a pecho descubierto, era alcanzado por disparos del enemigo cayendo muerto junto a su sargento.

La sangría de bajas iba en aumento. El Cabo 1º Jesús González González era alcanzado por disparos del enemigo, recibiendo un tiro en la frente y falleciendo instantáneamente, cayendo junto al soldado Fidel del Río Menacho.

Soldado Leandro Márquez Rosa, quedó ciego por los disparos del enemigo.
Soldado Leandro Márquez Rosa, quedó ciego por los disparos del enemigo.

El combate contra el enemigo duró seis horas, pero aún iban a caer más bajas. El soldado Leandro Márquez Rosa había sido alcanzado por disparos del enemigo quedando inerte en el suelo. Cuando sus compañeros iban a recogerlo se dieron cuenta que movía uno de los pies. Un todoterreno con varios compañeros lo trasladaron al puesto de socorro, pero, desgraciadamente, las heridas le dejaron de por vida sin vista.

En dicho combate se distinguió con un gesto de heroísmo el soldado Braulio Pérez Villalta que, de pie en pleno combate, para cubrir a sus compañeros en un todoterreno no cesó de hacer fuego con su fusil contra el enemigo que logró mantener a raya.

Para hacerse una idea de la magnitud de este combate, se consumieron 13.000 cartuchos de 7,92, 4.000, de 9 mm y 20 granadas de mano. Los heridos fueron el sargento Rafael Sebas Momó, el cabo José Ortiz Díaz y los soldados Lareco Lozano Mojado, José Rodríguez Gabano y Ramón Salazar Vázquez.

Del heroísmo de los componentes de este batallón lo avala que 39 cabos 1º, 13 cabos y 30 soldados fueron condecorados con la Cruz Roja al Mérito Militar y el soldado Leandro Márquez Rosa fue condecorado con la Medalla de Sufrimientos por la Patria.

El noble pueblo que sabe agradecer a sus soldados su entrega a la patria, en este caso en combate contra el enemigo, voluntariamente realizaron una colecta con cuyo dinero encargaron a una tienda de efectos militares en Madrid las condecoraciones y en un magno y brillante acto les fueron impuestas a sus valientes soldados.

Se puede afirmar que el comportamiento de estos soldados fue el fiel reflejo de lo que tan acertadamente escribió este militar y escritor: “los españoles que aman más la honra que la vida temen más la muerte que la infamia” (Sancho de Londoño).

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019