Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Noticias arrow Noticias desde El Rincón arrow Entrevista a Ana María Alonso Fernández-Aceytuno, autora de 'Todo quedará en la sombra'

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 1 invitado y 1 usuario en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 365
Noticias y Artículos: 1209
Enlaces de interés: 101

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Entrevista a Ana María Alonso Fernández-Aceytuno, autora de 'Todo quedará en la sombra' Imprimir E-Mail
Noticias - Noticias desde El Rincón
Escrito por PabloVázquez Ramírez   
sábado, 14 de marzo de 2020

Ana María Alonso Fernández-Aceytuno, ganadora del "Premio Internacional de Novela Benito Pérez Galdós" de 2018, con la novela 'Todo quedará en la sombra', una historia que se desarrolla en Sidi Ifni en los años de la guerra

Ana María nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1949. Debido a la profesión militar de su padre, los primeros siete años de su vida transcurrieron en las colonias españolas en África, seis en Ifni, en un puesto del interior llamado Tiugsa (Tagragra), y el último en El Aaiún, hasta que en 1956 su familia se traslada definitivamente a Las Palmas de Gran Canaria.

Estudió Medicina en Salamanca y la especialidad de Anatomía Patológica en Barcelona. Trabajó en varios hospitales hasta su jubilación en 2014. Entre 1983 y 1990 ocupó cargos de gestión sanitaria en la provincia de Las Palmas y en Andalucía, obtuvo una beca de investigación de un año en un hospital de Canadá. Ha publicado relatos cortos y crónicas de viajes en distintos blogs.

Ana María Alonso Fernández-Aceytuno, ganadora del Premio Internacional de Novela Benito Pérez Galdós, con 'Todo quedará en la sombra'.
Ana María Alonso Fernández-Aceytuno, ganadora del Premio Internacional
de Novela Benito Pérez Galdós, con 'Todo quedará en la sombra'.

Obtuvo en 2018, con “Todo quedará en la sombra”, el prestigioso Premio Internacional de Novela Benito Pérez Galdós, convocado por el Cabildo de Gran Canaria. En la novela describe la situación de la mujer en Sidi Ifni a mediados del siglo XX. El Jurado destacó “la forma directa y la perspectiva novedosa” desde la que se cuenta la historia.

¿Desde cuándo escribes? ¿Qué fue lo que te motivó a escribir?

Siempre me ha gustado escribir, pero por razones de mi profesión, que nada tiene que ver con la literatura, hasta mi jubilación no tuve el tiempo suficiente para abordar algo más complejo, como es escribir una novela. Hasta entonces me limitaba a participar con relatos cortos en algunos foros digitales y algún programa de radio, escribir crónicas de los viajes que hacía, narraciones sobre temas cotidianos destinados a mis compañeros de trabajo. Pequeñas incursiones de aficionada.

¿Cuántas obras tienes publicadas?

Esta es mi primera novela publicada, y he tenido mucha suerte porque el hecho de que ganara el Premio Internacional de novela Benito Pérez Galdós, convocado por el Cabildo de Gran Canaria en el año 2018, le ha dado visibilidad. Antes de meterme de lleno en ella, aproveché la documentación familiar que consulté para hacer una pequeña biografía de la vida de mis padres en África, de la que edité un grupo pequeño de ejemplares para uso familiar.

¿Sobre qué temas te gustaría escribir en el futuro? ¿En qué género literario te encuentras más cómoda?

La experiencia de unir ficción y relato histórico me ha resultado muy gratificante. Quizás en mi próxima novela mantenga esta línea. Después, ya se verá.

¿Escribes por afición o piensas dedicarte a esto?

Escribo por afición y porque disfruto haciéndolo. Espero continuar, pero de forma informal. Ya tuve una profesión a la que dediqué gran parte de mi vida. No quiero convertir el placer de escribir en otra.

¿Cuánto tiempo le dedicas a escribir?

No tengo un horario fijo. Lo que me lleva más tiempo es pensar qué quiero contar, documentarme y definir el argumento, los personajes, el tiempo, el lugar. Solo cuanto tengo una idea clara de lo que voy a escribir me pongo en ello y, en mi caso, es la fase más rápida. Después viene corregir, recortar y retocar, un proceso largo y menos gratificante pero muy importante para que el resultado final sea el deseado.

¿Cómo te definirías como escritora?

Me cuesta definirme como escritora puesto que esta es una actividad nueva. Antes de empezar a escribir, hice un curso presencial de escritura de novela, y cuando le planteé al profesor que impartía el curso mis dudas, en razón de mi edad, él me dijo “Sabes escribir y has vivido. Cuéntalo”. Me gusta pensar que tengo cosas que contar y que puedo hacerlo.

Todo quedará en la sombra

En general, ¿Cuánto duró el proceso de documentación?

La fase de documentación fue la más larga, duró más de dos años, aunque no trabajando de forma continua. Fue apasionante, porque se convirtió en un proceso de inmersión en la vida de la colonia de Ifni, desde su ocupación por el coronel Capaz, en 1934, hasta su entrega a Marruecos, en 1969. Incluyó recoger la información que procedía de mi familia, tanto verbal como escrita, ya que mis padres y abuelos maternos vivieron muchos años en Ifni; leer muchas publicaciones sobre el tema, y revisar los escritos existentes en los Archivos históricos militares de Ávila y Madrid, que comprenden todos los documentos oficiales que se cursaron entre las autoridades militares de la zona en esos años, una información crucial que no siempre coincide con la que se conoce. Esto se complementó con varios viajes al Territorio, acompañada por amigas que vivieron allí más años que yo –que me fui de Ifni con seis años y de El Aaiún con siete– y que conocían además nativos que habían trabajado en el ejército español en esos años, que me ampliaron la información.

¿Planificaste la historia al detalle antes de escribirla o la dejaste surgir sobre la marcha?

En lo que concierne a la historia, la planifiqué con bastante precisión, siguiendo un orden cronológico, limitándola a los años 1955, 1956 y 1957, que incluyen los acontecimientos de la preguerra, la guerra que allí tuvo lugar y la posguerra inmediata. Otra cuestión es que quería dar a conocer la historia completa de la colonia. Ahí sí hubo cambios respecto al momento más oportuno para introducir evocaciones del pasado.

¿Te llegaste a plantear cambiar el final después de escribirlo?

Hay escritores que dejan que la historia fluya a medida que escriben. No es mi caso, necesito tener claro cuál va a ser el comienzo y el final antes de comenzar a escribir, sea una novela o un relato corto. La zona intermedia sí puede sufrir variaciones.

¿Cuál ha sido la parte más difícil de escribir según tu experiencia?

La parte más difícil para mí fue unir la trama novelesca con el trasfondo histórico de una forma fluida, sin que una fagocitara a la otra, y sin que en el texto hubiera dos novelas independientes, una contando la historia de la colonia y la otra la de los personajes. No sé cuántos borradores hice, al menos cuatro o cinco, cada vez más reducidos, hasta llegar al resultado definitivo.

¿Autopublicación o editorial?

Cuando puse punto y final llegó el momento de plantearme qué pasos seguir. La autopublicación no me atraía, porque creo que requiere un esfuerzo enorme para llegar a los lectores y, salvo excepciones, la difusión es muy limitada. Enviarlo a editoriales me parecía inútil, porque pensaba que nadie querría publicar la obra de una escritora novel sin posibilidades de una larga carrera literaria por delante. Opté entonces por presentarla a algún concurso literario. Coincidió que, en esos momentos, acababa de publicarse la convocatoria del concurso de novela internacional “Benito Pérez Galdós”, concurso que ganaron en su día prestigiosos escritores en la actualidad, pero que llevaba años paralizado. Se presentaron 88 manuscritos, tanto de escritores españoles como de otros países. Ante mi sorpresa, fui la galardonada. Por lo que comentaron los miembros del jurado, lo que valoraron más fue el enfoque original con el que trataba aquél capítulo de la historia española, y el lenguaje fresco y directo que había utilizado.

¿Ebook o libro en papel?

De momento la novela solo existe en formato papel, pero espero que en algún momento pueda leerse también en formato electrónico, lo que facilitaría su difusión tanto en la península como en otros países. En los meses transcurridos desde su publicación, la distribución del libro en la península ha presentado muchos problemas.

¿Cómo has promocionado tu obra?

El Cabildo de Gran Canaria hizo un acto oficial de entrega del premio, que tuvo bastante resonancia en los medios de comunicación locales, una edición escrita de 500 ejemplares y, una vez impreso, su presentación en la Casa Museo Pérez Galdós de Las Palmas. El resto ya depende de mí. Recientemente la librería Sinopsis de Las Palmas tuvo la amabilidad de organizar una presentación de la novela, y tengo pendientes algunos otros actos cuando las circunstancias sanitarias lo permitan. Pero creo que lo que está funcionando mejor es el “boca a boca”, lo cual es un motivo de satisfacción. Lo más importante para mí es que los lectores disfruten leyéndola.

¿Algún escritor que admires?

He sido y soy una lectora entusiasta, sobre todo de novela de ficción, pero de forma autónoma, sin una dirección concreta. En ese sentido mis lecturas han sido muy variadas. De niña y adolescente pasé de Guillermo Brown, Robinson Crusoe o Miguel Strogoff, a autores como Rudyard Kipling, Pearl Book, o Selma Lagerlöf, más tarde a Tolstoy y Dostoyevski y, si no había otra cosa, leía incluso tratados militares que mi padre tenía en su despacho, que elegía por lo sugestivo que fuera su nombre: Operación Barbarroja, El proceso de Nuremberg o La conquista de los fiordos noruegos, de los que probablemente no me enteraba demasiado. Después llegó la literatura latinoamericana, Cortázar, Vargas Llosa, García Márquez y, más tarde, Kundera, Bolaños, Paul Auster, Vila-Matas, Javier Marías, junto a muchos más. Me gustan también escritores canarios contemporáneos como Ángel Sánchez y Alexis Ravelo.

¿Hay alguna novela que te haya marcado?

Algunas novelas que leí en mi juventud me han dejado huella, como Nada, de Carmen Laforet, quizás porque me identificaba con su protagonista, Los hermanos Karamazov y Crimen y castigo, de Fiedor Dostoyevski, con sus complejos análisis psicológicos, y La leyenda de Gösta Berling de Selma Lagerlöf, de la que me atraían sus personajes a la vez héroes y villanos. Con el paso de los años, por desgracia, esa capacidad de sorpresa se atenúa, aunque sigo disfrutando con la lectura de La Odisea de Homero.

¿Novela favorita de temática colonial?

En novela de tipo colonial no tengo una preferencia clara. Disfruté, como muchos lectores, con El tiempo entre costuras, de María Dueñas.

¿Te has basado en hechos reales para escribir "Todo quedará en la sombra"?

 Todo quedará en la sombra narra la historia de la colonia de Ifni, desde una perspectiva no estrictamente militar, a través de una trama centrada en tres mujeres de una misma familia: dos de ellas, madre e hija, arquetipos de su época, y la protagonista, que procede de otro ambiente, cuya mirada aporta una visión diferente. He incorporado anécdotas reales, la mayoría de mi propia familia o que me fueron contadas por personas que las vivieron en primera persona, porque pienso que ayudan a entender la identidad de sus personajes. En la parte histórica he intentado ser estricta y atenerme exclusivamente a las publicaciones existentes.

¿Cómo está estructurada la novela?

La novela está estructurada en tres partes. La primera se desarrolla en Sidi Ifni, y refleja la vida cotidiana en la capital a finales de 1954 y comienzo de 1955, en un momento, coincidente con la llegada de la protagonista, en la que la tranquila convivencia entre colonizadores y colonizados se rompe como consecuencia de la entrega del protectorado francés de Marruecos y del español del norte de África, y de los deseos de independencia de una parte de sus habitantes nativos, alentados por el partido independentista Istiqual, y su brazo armado, el ejército de liberación marroquí. La segunda parte se ubica en uno de los puestos periféricos situado en Tiugsa (Tagragra), lugar en el que viví hasta los seis años, y hace particular énfasis en la diferente forma de vida de los militares y sus familias ubicados en los territorios del interior, así como la de los nativos, que son amplia mayoría, reflejando su organización política, costumbres, tipos de vivienda, sistema de justicia, dialectos, ritos, etc. Por último, una tercera parte se centra en la guerra que tuvo lugar a finales de 1957, y parte de 1948, en particular en como es vivida por los no combatientes, es decir las mujeres y los niños, y en como las circunstancias afectan a los protagonistas obligándoles a decidir entre la lealtad y sus sentimientos.

¿Por qué Ifni? ¿De dónde te surgió la idea de una novela que se desarrollase en Ifni?

La elección de Ifni como eje de la novela fue el resultado de dos reflexiones. La primera, rescatar la colonia del olvido. Pese a los 35 años de presencia española en la colonia, pese a que fue escenario de una guerra y pese a ser un episodio de nuestra historia relativamente reciente, salvo las personas que vivieron allí y sus allegados, una gran mayoría de españoles ignora incluso su nombre y, en el mejor de los casos, la confunden con el Sahara. La segunda, hacer un retrato social de la colonia. Aunque existe abundante bibliografía, en su mayor parte escrita por militares, centrada sobre todo en la guerra, salvo algunas excepciones, poco se ha escrito sobre la vida cotidiana de las familias, ninguna mención a cómo vivieron la guerra los no combatientes, es decir las mujeres y los niños, y muy poco de la forma de vida de los nativos civiles en el Territorio durante esos años.

En el caso de "Todo quedará en la sombra" ¿has encontrado dificultades durante el proceso de documentación?

En absoluto. Además de la documentación bibliográfica y de la existente, microfilmada, en el Archivo Histórico Militar de Madrid, que está excelentemente organizado y que me facilitaron sin ninguna cortapisa, yo disponía de una información familiar privilegiada. Pese a que apenas tengo recuerdos de los años de mi primera infancia, contaba con las historias y anécdotas de mi madre y abuela, y de las amigas que vivieron en Ifni; una importante documentación fotográfica en los álbumes familiares, y numerosos escritos e informes de mi padre, ya fallecido, que había sido capitán del cuerpo de policía y responsable de la Oficina de Asuntos Indígenas del sector norte de Tagragra, los cuales hacían referencia a temas de organización militar y estudios sobre los nativos.

De los personajes, ¿hay alguno con el que te identifiques especialmente?

Los personajes de la novela son ficticios y he intentado que expresen sus puntos de vista de acuerdo a la personalidad de cada uno, evitando realizar un juicio personal. Eso no quita para que sea muy difícil sustraerse totalmente del resultado. A posteriori, me reconozco en algunos aspectos en varios de ellos, y también reconozco algunos rasgos familiares en distintos protagonistas.

¿Esperas alguna secuela de esta novela?

De momento no me he planteado continuar con el mismo tema. Durante el proceso de escritura, los personajes principales, el paisaje, la trama, formaron parte de mí, y ahora necesito desprenderme de ellos durante un tiempo.

¿Qué ha supuesto para ti el "Premio Internacional de Novela Benito Pérez Galdós"?

Obtener el premio ha sido muy importante para mí. Presentarme al concurso era una forma de medir mis capacidades, y que el jurado considerara mi novela merecedora del premio, me da confianza para seguir escribiendo. La publicación, muy cuidada, y la divulgación hubieran sido muy difíciles sin él, además de una dotación económica, que siempre se agradece.

¿Tienes más proyectos en mente?

Estoy en la fase de recogida de información para otra novela relacionada con la emigración canaria a Venezuela. Aunque tengo claro lo que quiero contar, aún es pronto para saber si llegará a buen puerto.

¿Se puede vivir de escribir?

No lo creo. Existen escritores muy conocidos que lo han conseguido al cabo del tiempo, pero en la mayor parte de los casos las ganancias son muy escasas y los escritores tienen que buscarse otro trabajo que les permita vivir. Tampoco la condición de jubilado permite, hoy día, disponer de tiempo libre en abundancia, ya que casi todos tenemos obligaciones familiares que cubrir, pero sí es cierto que facilita la concentración, y eso es importante.

¿Algún consejo a los nuevos escritores?

Por mi experiencia, creo que alguien que quiera escribir y no tenga experiencia previa, debería asistir a algún curso de escritura creativa impartido por algún escritor o escritora que haya publicado en la faceta a la que se desee acceder (poesía, relato corto, novela, guion, teatro). En mi opinión es fundamental para adquirir las herramientas básicas que permitan llevar a cabo el proyecto. Y si el curso es presencial, mejor.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2020