Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Isabel Pellitera arrow Lluvia de ranas

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 9 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 346
Noticias y Artículos: 1096
Enlaces de interés: 98
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Lluvia de ranas Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Isabel Pellitera
sábado, 07 de noviembre de 2009

Llueve. Un poco antes el aire ululó entre las cañas colgadas de hilos de seda fuera del alcance de las uñas de los gatos.  Los trozos de cristales pulidos en forma de lunas y estrellas chocan con liviandad y tintinean. El juguete que pendía sobre mi cuna ahora es una veleta sonora colgada del ventanal de la cocina.

Se yergue con premura olvidando que ya no es joven y al precipitado gesto se suma un lamento sordo, levanta los hombros, detrás le sigue el resto del cuerpo tan derecho que parece se haya tragado un palo.

Cuando Maimunt remueve el cous cous sus palmas enrojecen tanto que asemejan el oscuro tono casi caoba del dorso. Vierte la sémola caliente en la tajine grande de barro, el vapor difumina nuestras bocas de contar hasta veinte en Hasanía.

Y yo con ella.

- Guahed, aznain, azlaza, arbaa.

De cuclillas, que no sabe otra manera de menear la sémola.

- Hamsa, seta, sabaa.

Se endereza y dice que si, que si que llueve.

Una cortina de agua densa y verde cae del cielo, cientos de diminutas ranas alfombran el suelo del patio.

- Es el diablo que viene a vernos. En mi pueblo una vez llovieron peces y una mujer se volvió loca y ahogó a su hijo recién nacido, y enfermó el ganado, después vino la guerra y me vendieron.

Sólo es un fenómeno meteorológico que en ocasiones ocurre, le interrumpe mi padre con voz serena y saca la vieja cámara de los acontecimientos. Gira la manivela, rebobina en sentido contrario el carrete ya acabado que guarda en el bolsillo derecho, aprieta la película de hace unas semanas de cuando mi madre sonreía y miraba por encima de nuestra cabezas el horizonte rojizo. Ahora llueve ranas y mi padre eterniza un gesto de apretado puño.

Saltan,  se precipitan hacia un lado o hacia el otro desconcertadas y torpes. Algunas vienen envueltas en trozos de hielo, lupas que agrandan un ojo, la mancha parda del lomo, la membrana transparente que separa los dedos finos y alargados de una pata trasera. Otras se quedan quietas, paradas o muertas, no sé, que no me atrevo a tocar sus cuerpecitos verdes.

Por fin estreno las botas altas de agua, rezo para que no me queden pequeñas, pero antes terminamos de contar el cous cous.

- Azmania, Tesaa y Achra.

Fuera, la impronta de los cuerpos alfombran la peatonal Avenida del Ejército. En las calles transversales las ruedas de los coches y camiones aplastan las ranas con tanta rapidez que no les da tiempo a apartarse, parece un gigantesco paso de cebra con dos tonos de verdes, más oscuras las bandas de las bocacalles.

Las niñas se encogen cuando Manuel, Omar y otro bruto, les lanzan los bichos a la cabeza. Manuel me mira, no sabe que hacer conmigo, no se resuelve a tratarme como a las demás chiquillas porque he crecido y apunto pechos. Le doy un empujón y entonces con una sonrisa aliviada me tira tal puñado de ranas que me muero del asco. Pronto nos acostumbramos y hasta le damos un beso a una.

- Primero tú.

- No, tú primero.

La beso por si acaso despierta un príncipe, o un sueño, o porque sí, aunque Mariola, la hija del Almirante, diga que se nos llenará la piel de verrugas.

Mariola sabe mucho, que ha estado en Francia y aunque nunca fue a París cuenta que La Rochelle es preciosa y que los barcos de allí son mejores que los nuestros. Dice nuestros y pienso que yo no tengo ningún barco. La pronuncia Gosheeel, por lo visto suena de esa manera. Desde entonces, al agua de perfume de mi madre, Rive Gauche, le suavizo las erres de sus orillas, me parece que así su aroma es aún más embriagador y misterioso.

- ¿Perfume embriagador?. Cariño, no utilices nunca giros pesados y evidentes.

Mi madre revisa los cuentos que escribo y mantiene una titánica lucha contra las frases hechas. A veces las pongo adrede sólo para llamar su atención. Lee con calma y celebra una intención adecuada, un giro inesperado y entonces soy tan feliz de ver la expresión de su cara que casi no respiro por miedo a romper algo.

Para todo lo demás está Maimunt, para hacer el pan chato sin levadura que huele a gloria, o para alargar el dobladillo del vuelto de una falda.

- Esta noche has crecido mucho, por lo menos … mira la cinta métrica como si dos centímetros fueran una frontera.

Me enseña a preparar los paños higiénicos de mis primeros períodos, o a lavarlos hasta que desaparezca todo resto de mujer, o como doblarlos para que no incomoden o abulten.

Ya sé hacerlo sola.

Asoma a la calle y me llama para comer, pisa con rabia los bichos con la misma furia que aplasta a las cucarachas, sus endebles cartílagos crujen como cáscaras huecas.

El Aixa Candixa anda suelto y Maimunt no me deja entrar en casa con las botas de pisar demonios verdes.

 


Nota: "Lluvia de ranas" esta basado en un suceso real que ocurrió y del que fui testigo en mi infancia sahariana (en el Aaiún).

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias
Anónimo   |12-06-2012 22:35:42
Isabel pellitera...que gusto encontrarte por aquí. Nos abandonaste en multiply...se te echó de menos.

Siempre fue un placer leer algo tuyo

Lola
Berta  - a lo mejor te reencuentro   |26-07-2011 14:52:44
Querida Isabel, como siempre intentando localizarte....Estás ahí?
Berta
YanLù  - Hola Isabel Pellitera   |27-12-2010 18:24:46
Excelente relato, Capitana. Navegamos al garete desde tu ausencia ···
el Corsario abandonado
Moisés Grande García  - Lluvia de ranas   |20-04-2010 19:24:51
Ese hecho, real como la vida misma, ocurrió en los primeros mese del año 1965, quedando cortadas las comunicaciones o carretera que atravesaba la sahia y unia el Aaiún con el cuartel de la legión. Muy bonito el relato. Moisés.
jgonzalez   |23-01-2010 20:43:39
Hola, soy nuevo. José Antonio. El título de este relato me ha hecho venir directamente a él, porque es que yo lo he vivido. Siendo muy pequeño, y en el Aaiún. No sé que año. Pero si sé que mi madre, a petición mía cogió una y la ató a una cuerdecilla para que yo jugara. Alguna vez me comentó el asunto y el esfuerzo que hizo para pillar al pobre animal. Recuerdo también que en el instituto, ya años después en la Península, tuve una profe de literatura, y creo recordar también que fue comentando un texto de García Márquez y su "realismo mágico", puso como ejemplo del mismo una descripción que al parecer dicho autor hace precisamente sobre "una lluvia de ranas". Ella mantenía que eso era fruto de la imaginación y no un suceso real y tras divagar un poco lo mostraba como ejemplo de dicho realismo mágico. Le dije que yo había sido testigo de tal hecho siendo niño y viviendo en el Aaiún. Y la mujer no me creyó. Me ha encantado leerlo.

José Antonio
ipellitera   |10-11-2009 21:33:53
Ya he podido acceder con mi nueva clave. Muchas gracias por tus amables indicaciones. Voy a dar una vuelta por aquí, espero que haya té con nana.
Un abrazo y gracias de nuevo Pablo.
¡Anda!Hay muñequitos de esos de poner caras y todo.
Pablo Vázquez  - Gracias a ti...   |10-11-2009 19:12:34
Gracias a ti Isabel, por querer compartir con todos nosotros este bonito relato. Espero "verte" por aquí en más ocasiones.

Un abrazo.
Isabel pellitera   |10-11-2009 18:55:16
Muchas gracias por publicar mi relato Pablo y por hacerme partícipe de éste lugar.
Le estoy echando un vistazo.
Isabel Pellitera.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019