Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Manuel Jorques Ortiz arrow El soldado-médico

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 2 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 373
Noticias y Artículos: 1265
Enlaces de interés: 103

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

El soldado-médico Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Manuel Jorques Ortiz
miércoles, 06 de enero de 2010
Índice del Artículo
El soldado-médico
La llegada
La Jura de Bandera
Las posiciones defensivas
Agudizando el ingenio
De oposiciones en Madrid
De regreso en Ifni
Motín en el monte Buyarifen
Un "regalo" de última hora
Por fin "La Licencia"

La llegada

Como bien sabes –comenta el amigo Gracia- salimos de Murcia los reclutas con destino a África el 17 de Marzo de 1.961 y nuestro vagón lo engancharon al convoy militar que desde Cataluña iba recogiendo mozos –como nos llamaban- por las diversas localidades en que iba pasando. Así, todos juntos, bajamos por Despeñaperros hasta Málaga en donde tuvimos “confortable” acomodo en las cuadras del Cuartel de Capuchinos. El día 20 embarcamos en aquel histórico buque matrícula de Valencia dedicado al “Poeta Arolas”, fraile levantino más famoso por sus versos más eróticos que por sus obras pías.

Moderno salón de Peluquería.
Moderno salón de Peluquería.

El día 23 de Marzo –San Victoriano- desembarcamos tras una travesía bastante movida aunque para mí, dada mi afición al mar, fue mejor que para los inexpertos compañeros a bastantes de los cuales tuve que asistir en mi calidad de médico. De la playa al “Grupo” sin tiempo para pensar donde estábamos y que íbamos a hacer allí. Yo diría que aturdidos con la caminata, la recepción del atuendo militar, la “miserable” ducha, el ubérrimo corte de pelo, adscripción a las diversas Compañías –a mi me correspondió la 23ª a cuyo mando estaba el teniente D. Restituto Alcázar Valero Ramos, perteneciente al V Tabor-.

Tan solo fui un recluta clásico durante unas pocas horas, concretamente la primera noche de estancia en Ifni, ya que al día siguiente de la llegada –el 24 de Marzo- el teniente alegó que tenía muchos soldados pero que al Capitán Médico le eran necesarios facultativos. Rebajado de todo tipo de servicios pasé directamente al Botiquín “que era lo mío” –añadió, el oficial-.


 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2020