Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Ifni, la ciudad fantasma

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 2 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 322
Noticias y Artículos: 876
Enlaces de interés: 94
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Ifni, la ciudad fantasma Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Rafa   
jueves, 21 de enero de 2010

Fuente: Off Road Empordà (Blog)

"¡Mírame amigo!, yo podria ser un ciudadano de la comunidad europea y ahora solo soy un puto moro".

 De esta manera bromeaba Hammed sobre su destino cuando nos contaba su rocambolesca historia en el mercado de Ifni. En la cálida  tarde de primavera, la suave brisa del Atlántico refrescaba lo suficiente como para que fuera un placer pasear por las concurridas calles de la ciudad. Nosotros, escuchabamos la historia, entre la incredulidad y la fascianacion por el interlocutor recién conocido.

En una noche de verano del año 1969. Hammed y Santi (el sevillano), se escaparon del cuartel de la XIII Bandera de la Legión donde servian. Tenian que celebrarlo.  Volvian a España y Hammed comenzaria una nueva vida en un pais que no conocia pero al que habia jurado su bandera, alistándose a la legión, como voluntario extranjero. Sidi Ifni seria entregado a Marruecos el 30 de junio y la unidad disuelta e integrada con el resto de la Legión.

Los dos soldados, emprendieron camino al pueblo vestidos con jelabas para eludir la vigilancia de la policia militar. Su objetivo era una casa en la calle Oviedo donde les esperaban amigos del pueblo para celebrar una fiesta a base de anís, kiffi y el cariño de las mujeres que venden su amor a los legionarios.

 Al doblar la esquina los dos hombres se pararon en seco. Los cascos blancos de la PM resplandecian en la noche, mas que la luna sobre el Atlantico. Sin pensarlo, los dos echaron a correr. Corrian como nunca lo habian hecho. Escaparse del cuartel incumpliendo la orden de acuartelamiento en prevención, era un delito militar de graves consecuencias y ellos no podian permitirse que los policias les atrapasen. Los del casco blanco, alertados por la repentina carrera de los jovenes, echaron a correr detrás de ellos.

Hammed entro en una casa cuya puerta encontró abierta, sin dejar de correr, subió las escaleras hacia la azotea y de allí salto de tejado en tejado hasta que el cable de un tendedero le corto el paso. Cayó a la calle des de una altura de 5 metros. Después, ya no recordaba nada  de lo que pasó durante las dos semanas siguientes. Al despertar, tenia una pierna vendada hasta la rodilla y una gasa le cubría la cabeza. Por suerte el hombre que lo encontró, conocia a su falmilia de Agadir y lo ocultó de los PM en su casa. Lo curó y buscó a un médico para que lo atendiera mientras el permanecia incosciente.

 Cuando Hammed pudo caminar, se dirigió a lo que había sido su cuartel en la colina frente al aeropuerto. Una enorme bandera marroquí, colgaba del mastil y el escudo de la legión, hecho de piedras encaladas, se había transformado en una estrella de cinco puntas. Los españoles se habian marchado sin el. De Santi (el sevillano), nunca mas supo. Quizás cumplió condena en algun penal militar y ahora cuenta batallitas de legionario a sus nietos mientras se balancea en una mecedora a la puerta de una blanca casita sevillana.

Él, sigue vagando por el puerto de Ifni, contando su historia a quién la quiere escuchar, buscando quien le invite a un té y mirando con nostalgia las ruinas del aeropuerto español de donde hace 40 años partió el ultimo avión a España, el avión que lo dejó en tierra.

Despues de escuchar a Hammed, los viajeros ponen rumbo a Playa blanca. Cuando salen de Ifni en dirección sur, pasan por el viejo aeropuerto y observan las piedras blancas sobre la colina. Durante unos instantes, ninguno habla. Les espera una larga jornada de pistas, dunas, barro y playas con mareas traidoras en los que el Navara (la camioneta) debe demostrar que es un todo terreno.


A mi amigo Gerard  Ifni 2008.
Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2017