Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Adolfo Cano Ruiz arrow Recuerdos

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 1 invitado en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 321
Noticias y Artículos: 863
Enlaces de interés: 98
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Recuerdos Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Adolfo Cano Ruiz
sábado, 03 de abril de 2010

Ifni, Navidad de 1957... malos recuerdos

Cartilla Militar
Cartilla Militar.
[Clic para ampliar]

Soy un veterano Tirador de Ifni y recuerdo el día que aparecieron en la montaña, en aquella primera línea que se había establecido, eran chavales como nosotros, reclutas llegados de la península a reforzarnos, nosotros ya curtidos en fuego enemigo, llenos de miseria, sucios. El aspecto no debía ser muy alentador y así se reflejaba en los rostros de aquellos al vernos.

Era Navidad, los moros esos días nos dejaron tranquilos, seguramente por respeto a la religión. Venían a reforzarnos y lo hicieron, reclutas de reemplazo prácticamente de sus casas a primera línea (un crimen de estado). Ocuparon el flanco derecho, un montículo enfrente del cual había otro y en lo alto (como siempre) algún que otro moro que por su situación estratégica era difícil el tomar la cota. Dos días después de la llegada de aquellos reclutas, yo estaba de guardia en un montículo de donde se divisaba toda la vaguada y vi, recién llegados, como aquellos chavales sin ninguna experiencia subían la ladera con fuego enemigo, vi como caían muertos o heridos hasta conseguir la cota. ¡Lo que nos costó cada cota!

Ha pasado mucho tiempo y ha quedado en el olvido el regimiento al que pertenecían, pero han quedado en mi mente aquellos chavales como yo, llegados a primera línea vestidos casi de "domingo" y que también como yo, unos días después con la rapidez que da la guerra, por la supervivencia habrán aprendido a sobrevivir, matando para no serlo uno mismo, habrán aprendido a casi no comer, ni beber, a poco dormir, en el suelo teniendo como almohada la mochila con ocho bombas de mano (las reglamentarias) y a convivir amigablemente con los piojos y las pulgas.

La Guerra de Ifni fue la mayor "chapuza" del Régimen… Son solo recuerdos. 

Recuerdos

Era sobre la primera semana de diciembre de 1957. Estábamos en la montaña desde el primer día del conflicto, ya se había establecido una primera línea "provisional" y aunque todo era muy duro, parecía que había una cierta relajación en lo de combatir. Seguían esas guardias de dos horas, (dormir 2 horas, guardia 2 horas) que cuando te tocaba sustituir a los centinelas avanzados a 50 m. fuera de primera línea, se tenía que hacer con cierta cautela, porque el agotamiento hacia que alguno, aun con el miedo ante aquella peligrosa soledad, se quedase dormido con el dedo en el gatillo y cuado llegabas sigiloso al relevo, en su despertar sobresaltado, disparaba un tiro que tenias que evitar.

Medalla de la Campaña Ifni-Sáhara
Medalla de la Campaña Ifni-Sáhara.
[Clic para ampliar]

Éramos pocos para cubrir mucha línea. Por ese tiempo, vino una bandera de la Legión que vimos con alegría desde la montaña como entraban, con ese marcial paso de legionario, hasta el acuartelamiento de Tiradores. El hecho nos subió la moral. Posteriormente nos dimos cuenta que la mayoría eran reclutas. (Seguramente por la urgencia de mandar tropa de refuerzo). 

Era…sobre la primera semana de diciembre. Se nos acerco el sargento (la 23 compañía del IV Tabor de Tiradores, el sargento creo recodar que se llamaba Otero) pidiendo voluntarios para bajar al pueblo y aunque uno sabia aquello de "voluntario ni a una paella" el salir, aunque fuese un rato de aquella horrorosa posición, me hizo dar el paso al frente. Sin saberlo, se estaba organizando la operación Netol para liberar el puesto avanzado de T´Zelata. Nos bajaron en un camión hasta las caballerizas, allí nos asignaron un mulo a cada uno cargado con armamento pesado al que había de subir al puesto de mando en la montaña.

Yo sabía que existían los mulos, pero nunca había visto uno de cerca, menos aun hacerme cargo de él y conducirlo hasta el puesto de mando. Mejor me hubiera quedado pues aquello para mí fue muy "jodido". 

Se habló que algunos se dieron un tiro en un dedo del pie para salir de allí (por el número, hizo sospechar al mando militar que investigaron) y que al tal sargento Otero, lo mato un centinela al no dar el santo y seña.

Salimos al día siguiente muy de mañana, nos dieron la guarnición completa, una cantimplora de agua, una lata de sardinas, otra de carne, unos botines de tela con suela de esparto, la guarnición completa eran 20 o 25 Kg a la espalda y adelante. Nos dijeron que íbamos a liberar a nuestros compañeros sitiados. Se formo una columna de rescate importante, no recuerdo cuántos y quienes, pero si que venía el comandante cura de Tiradores y cuando nos disparaban los moros y la columna se resguardaba, él quedaba alguna vez de pie gritando "¡Cerdos!...¡Cabrones!" La resistencia del cuerpo humano es, en muchos casos, desconocida y también los cambios de mentalidad ante el llamado espíritu de supervivencia, donde uno mata hasta con rabia y un cierto contento de no haber sido él.

Los 20 kg cargados a la espalda se convirtieron a la primera hora de marcha en una carga insoportable, pero ocurría que cuando sonaban los "pacos" (se decía así por el sonido del disparo, "PAM" cuando te disparaban y "CUM" cuando pasaba por encima de la cabeza. Las balas peores eran las rebotadas que sonaban como "abejorros" y hacían mucho destrozo) desaparecía el cansancio y con gran agilidad se buscaba uno un sitio para atrincherarse hasta que se limpiaba la zona por la compañía de vanguardia o retaguardia.

Recuerdo algo que, dentro de mi propia batalla por eliminar de mi mente aquel pasado por higiene mental, no conseguí borrarlo. Es algo que, aun hoy, conservo aquella visión. 

Fue en camino a T´Zelata, una sección de mi compañía tenía que eliminar un emboscado, que en una cueva ya había herido mortalmente a uno de los nuestros y tenía a toda la columna parada. Un pelotón (en el que iba yo) consiguió acercarse por un lateral y tiramos al interior de aquella cueva bombas de mano (calculamos 9 bombas de mano). Cuando entramos la visión fue dantesca, pero lo que mas perdura en mi mente, es que había un macuto con un pan salpicado de sangre, nos lo repartimos entre los tres que entramos y lo comimos sin limpiar y con avaricia, para que no nos vieran los demás. No recuerdo bien si esto ocurrió al ir o al volver, pero sí que llevábamos casi dos días sin comer, que estábamos hambrientos, agotados, embrutecidos.

Nunca he encontrado la respuesta, otra, de que el individuo debe sufrir en ciertos momentos y en situaciones determinadas una cierta metamorfosis, contribuyendo a ello, supongo, elementos como la adrenalina y las hemorfinas del propio organismo, ya que uno tiempo después no se reconoce.

Adolfo Cano RuizAdolfo Cano Ruiz
Tiradores de Ifni, IV Tabor, 23 CIA.
1957-1958.

 

 

 

 

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2017