Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow El Ejército de África

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 3 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 349
Noticias y Artículos: 1130
Enlaces de interés: 98
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

El Ejército de África Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Carlos A. Pérez: Jaime de Miguel; José Luis de Mesa Gutiérrez   
sábado, 08 de diciembre de 2012
Índice del Artículo
El Ejército de África
- Al inicio de la guerra
- El paso del Estrecho
- Notas finales
La Legión
La Mehala
Marruecos y la República
A propósito del Ejército de África. Precisiones a un artículo
- La creación de nuevas unidades
- Una unidad de efímera vida
- Los indígenas reclutados en zona francesa
- Resumen final de unidades y número de alistamientos
- La Legión

El Paso del Estrecho

Tras cruzar durante la noche del 18 al 19 julio a bordo del destructor Churruca y la motonave Ciudad de Algeciras, desembarcaron por la mañana en Cádiz el 1º/Reg.Ceuta (562 hombres) y el 2ºescuadrón/Reg.Ceuta (107 hombres) desmontado. Tras descargar a las tropas, el Churruca junto con el crucero Libertad se pasaron al bando republicano. Esa misma mañana, la del 19, salió de Ceuta a bordo del cañonero Dato y del mercante Cabo Espartel el 2º/Reg.Ceuta (566 hombres), que desembarcaron en Algeciras a las 9 de la mañana. [5]

Tras la rebelión de la marinería frente a sus oficiales y la consiguiente defección para los nacionales de la Flota, ésta bloqueó el paso naval del Estrecho. Como consecuencia, el mando nacional habilitó siete aviones para transportar las tropas desde el Protectorado a Andalucía. [6] Así, el día 20 de julio, estos aparatos transportaban a 40 legionarios de la 5ªBra./Legión y a otros 24 regulares del 3º/Reg.Larache. Comenzaba de esta forma el primer puente aéreo de cierta importancia de la historia, que se fue reforzando a lo largo de los siguientes días. [7] Todos estos aparatos siguieron realizando innumerables travesías para poder transportar una cantidad significativa de tropas a la Península. Así, entre los días 20 y 30 de julio, transportaron a los tábores 1º/Reg.Tetuán (544 hombres) y 2º/Reg.Tetuán (456), además de un centenar de soldados del 3º/Reg.Larache.

Al tiempo que continuaba el puente aéreo, el 5 de agosto burló el bloqueo naval de superficie impuesto por los buques fieles a la República el denominado Convoy de la Victoria. En él cruzaron el Estrecho el 3º/Reg.Melilla (599 hombres); 1ºescuadrón/Reg.Melilla (100) y los soldados que quedaban del 3º/Reg.Larache (643). Pero este caso fue sólo la excepción que confirmó la regla, por cuanto las tropas del Ejército de África debieron trasladarse a la Península durante los siguientes meses por vía aérea. Así, durante el mes de agosto cruzaron 3.629 hombres agrupados en cinco tábores de Regulares y una harca de Tiradores del Rif recién reclutada entre las cábilas de esa zona. En septiembre fueron los 2.540 de los cuatro tábores de Regulares que aún quedaban en el Protectorado los transportados. [8]

Al finalizar septiembre, quedaban en Marruecos como guarnición casi 18.000 soldados. De Regulares, la mayor parte de los escuadrones de caballería y las Planas Mayores y Compañías de Depósito de los diferentes Grupos con las que se comenzó a formar nuevos tábores. En total unos 3.000 hombres. [9] De las Fuerzas Jalifianas, las cinco mehalas y cinco mezjanias de la Policía para un total de unos 7.000 hombres; los 1.200 del Batallón de Tiradores de Ifni y el medio millar de los dos batallones de Zapadores y Transmisiones de Marruecos. Además, esperando su turno aún permanecían los seis batallones de Cazadores de África con un total de 6.097 soldados europeos. Hasta la fecha, habían cruzado unos 13.000 soldados; los 4.000 legionarios iniciales y más de 9.000 regulares.

A primeros de octubre de 1936 se suspendió el puente aéreo, por lo que el transporte de tropas por el Estrecho se volvió a realizar mediante buques. En los primeros días cruzaban cuatro tábores de sendas mehalas de las Fuerzas Jalifianas y el día 5 se realizaba el "doble paso" de los navíos Arango y Montecillo hacia Marruecos cargados con 676 reclutas y del Ciudad de Alicante hacia Cádiz con un millar de soldados marroquíes. [10] Entre el 6 y el 14 de octubre se incorporaron a la Península cuatro batallones de Cazadores de África, cinco tábores de Regulares recién creados, la Bandera de Marruecos de Falange, los dos batallones de ingenieros y las dos mehalas que restaban por cruzar. En total, unos 10.000 hombres. [11]

A estas alturas habían pasado todas las unidades iniciales del Ejército de África y otras nuevas como los cuartos tábores de Regulares y la harca de Tiradores rifeños al mando del capitán Sánchez Pérez. En total, se incorporaron al Ejército nacional en campaña unos 23.000 soldados de diferentes cuerpos aunque la mayoría marroquíes. Desde el mes de agosto se había iniciado el reclutamiento de norteafricanos con los que formar nuevas unidades: para estas fechas eran ya más de tres mil quinientos y los voluntarios continuaban afluyendo a los centros de instrucción.

El general Luis Orgaz fue el Alto Comisario en Marruecos hasta el 25 de marzo de 1937 en que se convirtió en Jefe del MIR (Movilización, Instrucción y Recuperación). Para comienzos de octubre, el Protectorado se había convertido en un importante centro de reclutamiento y formación de nuevas unidades, pero había pasado a un segundo plano en importancia militar. En consecuencia, a las unidades allí destacadas se les sustituyó el armamento por otro de inferior calidad y se les restringió las reservas de armas, municiones y equipamientos.

Además de los soldados marroquíes que nutrieron los nuevos tábores de Regulares y de la Mehala, de la Península también llegaron reclutas españoles con los que se formaron nuevos batallones de Cazadores de África. [12] Los mandos nacionales prefirieron formar nuevas unidades con los soldados que se incorporaban antes que destinarlos a reemplazar las bajas de las que ya existentes, aunque tal y como reconocían, fuesen de menor calidad. Esto se debía a los escasos cuadros que quedaron en África para formar las nuevas unidades y a que la tropa enrolada una vez comenzada la guerra era considerada de peor calidad "guerrera". Además de instruir nuevos soldados, al poco, comenzaron a salir suboficiales y alféreces provisionales formados en las academias de Dar Riffien y Xauen. Para diciembre del 36, había disminuido en gran medida la recluta de marroquíes.

Estas nuevas unidades siguieron cruzando a la Península a medida que finalizaban su periodo de formación. Durante la segunda mitad de octubre de 1936, se incorporaron dos tábores del Batallón de Tiradores de Ifni y una mezjania jalifiana de caballería al mando del capitán Reparaz. En noviembre se trasladaron tres tábores y dos escuadrones de Regulares. En diciembre, siete tábores y un escuadrón. En enero de 1937, cuatro tábores. En febrero, tres tábores y en marzo, uno sólo. Durante este periodo de cinco meses, viajaron también a la Península diferentes fuerzas jalifianas. En concreto, un tábor (el 3º/Meh.Rif), una unidad de depósito y once compañías de ametralladoras y once secciones de morteros para cada uno de los tábores de mehala que luchaban en territorio nacional. En este último periodo referido, entre la segunda mitad de octubre del 36 y marzo del 37, fueron algo más de 14.500 soldados los que salieron del Protectorado, lo que elevaba el número total a 37.500. [13]

A partir de la primavera del 37 y como consecuencia de la disminución de marroquíes enrolados desde finales de 1936, la cadencia en la creación de nuevas unidades decayó hasta cesar. Entre abril y mayo se incorporaron las últimas unidades de Regulares, así como un tábor del batallón de Tiradores de Ifni-Sahara. [14] En estos dos meses cruzaron 9.500 nuevos soldados. Para establecer el cómputo global se debe añadir los más de 13.000 efectivos de las dos agrupaciones de artillería iniciales y de los 17 batallones de Cazadores que se crearon. En total 60.000 hombres, aunque queda por saber el número de soldados enviados como reemplazos.

En definitiva, el Ejército de África de preguerra fue trasladado paulatinamente a la Península para participar en los combates. Pocas fueron las unidades iniciales que permanecieron en territorio marroquí. Allí quedaron las planas mayores y las compañías de depósito de estas unidades para encuadrar a los nuevos reclutas llegados del otro lado del Estrecho o a los mercenarios marroquíes que se alistaban. En el caso de los europeos, parte de los reclutas o reservistas llamados a filas, especialmente los de Andalucía y Extremadura, eran instruidos durante quince días en el Protectorado. Desde allí, donde fueron encuadrados en batallones de Cazadores hasta la primavera de 1937 y a partir de entonces en las denominadas divisiones de la serie 150, eran enviados de nuevo a España para combatir.


 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019