Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Adolfo Cano Ruiz arrow Juventud divino tesoro...

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 1 invitado en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 339
Noticias y Artículos: 983
Enlaces de interés: 94
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Juventud divino tesoro... Imprimir E-Mail
Escrito por Adolfo Cano Ruiz   
domingo, 03 de marzo de 2013
Fortín de Telata.
Fortín de Telata.

Cumplida la misión de liberar Telata y Tiliuin, recuperando a la vez lo que quedó de la sección de Ortiz de Zarate, volvíamos a “casa”, a Sidi Ifni.

Yo volvía cojeando, debido a un mortero “moruno” caído cerca, que me hizo caer de espaldas sobre unas rocas que me causaron una rotura fibrilar y un derrame interno en la parte posterior del muslo derecho (aun hoy introduzco los dedos en la rotura) Era al atardecer, seguramente por estar “caliente” la zona dañada, aunque con dolor, podía andar con dificultad. Ocurrió que, llegados a un gran valle, el mando decidió que la columna reposase mas o menos una hora. Mi problema vino cuando de nuevo tuve que reanudar la marcha.

Era ya de noche y la temperatura había bajado, hacia frío y caía una pequeña llovizna, por lo que al enfriarse la zona afectada e intentar seguir a la columna, no podía. La columna se alejaba y yo quedaba solo. Dicen que el organismo es capaz de crear unas hermorfinas de superior efecto que la morfina. Yo lo puedo certificar porque ante el terror de quedarme solo con los moros acechando, cojeando y apoyándome con el mosquetón como muleta, conseguí agregarme a la columna con bastante ligereza. Llegamos a “casa”, creo que el 6 de diciembre (mi padre falleció el 3 de diciembre, estando yo en plena Operación Netol, lo supe unos días después y, por supuesto, no tuve permiso), yo cojeando, pero vivo. Recuerdo que la alpargata derecha, la de la pierna jodida, estaba rota y la tenia envuelta con un turbante que encontré.

Llegamos al Bulalam, detrás de la primera línea, puestos que habíamos dejado hacia unos días. Nuestro estado era lamentable y el agotamiento nos salía por todos los poros, aún más cuando uno se sentía seguro (que es cuando el chip de la alerta se apaga y sale lo que contenía)

Recuerdo al teniente Atienza, que había quedado en custodia del Grupo de Tiradores, llegar a la zona de pie en un jeep, que llevaba una gran cacerola de buen café y botellas de coñac. La verdad es que se repartió en abundancia y nos devolvió algo de vida. 

Yo encontré una hendidura en el suelo donde el cuerpo se adaptaba con una cierta comodidad y, cubriéndome con parte de la tela de la tienda de campaña, me quede dormido.

Al día siguiente, al despertar, me di cuenta que había llovido por la noche. Toda la posadera la tenía en un charco que se había formado en la hendidura que tan bien me había acomodado. La suerte fue que salió el sol y que tenía 21 años. Ni un triste resfriado, y la pierna, aunque con un gran moratón, me molestaba mucho menos.

JUVENTUD DIVINO TESORO.... 

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2018