Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Julián Guimarey San Rafael arrow Vivencias

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 3 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 372
Noticias y Artículos: 1260
Enlaces de interés: 103

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Vivencias Imprimir E-Mail
Julián Guimarey San Rafael
Escrito por Julián Guimarey San Rafael   
martes, 27 de agosto de 2013

Contribución al artículo “Intrahistoria de la entrega de Ifni” de M. Jorques

Viajar es muy útil, hace trabajar la imaginación. El resto no son sino decepciones y fatigas. Nuestro viaje es por entero imaginario. A eso debe su fuerza.

Va de la vida a la muerte. Hombres, animales, ciudades y cosas, todo es imagi-nado. Es una novela, una simple historia ficticia. Lo dice Littré, que nunca se equivoca.

Y, además, que todo el mundo puede hacer igual. Basta con cerrar los ojos. Está del otro lado de la vida.

Louis-Ferdinad Celine.
Prefacio a su novela, “Viaje al fondo de la noche”.

 

iIfni 1968-69. Al fondo el patio de la Plana Mayor de la Policía Territorial y la residencia del Gobernador. Antonio y yo, ¡que jóvenes estabamos! ¡eh!
Ifni 1968-69. Al fondo el patio de la Plana Mayor de la Policía Territorial y la residencia del Gobernador.
Antonio y yo, ¡que jóvenes estabamos! ¡eh!

Saludos cordiales a todos de Julian Guimarey y Antonio Aparicio desde Cataluña.

Allá estuvimos en aquellos años de miserias y abusos militares, en la Policía Territorial de Sidi Ifni, último reemplazo (mayo 1968 a junio 1969 en Sidi Ifni, Julio a agosto 1969 Aaiún) y este es nuestro relato (y si hay polémica -ojalá- de otros testigos este sería Relato v.1.0)

La naturaleza de aquel ejército nos llegó en tiempo de campamento, con los impresentables personajes, Alonso y Perea, sargentos ellos. Por lo que recuerdo, era raro que apareciera el capitán Emilio Atienza (lo hizo un día que el teniente Illescas Pichardo, el oficial del cam-pamento, nos estaba dando un enorme paso ligero, y lo primero que hizo fue pararle los pies por lo que nos estaba haciendo aquel día de instrucción), capítulo aparte será para el capitán Atienza. Fuimos destinados a la Plana Mayor o Cocheras y también Parque y Talleres que también se llamaba, cerca del Palacio del Gobernador, al lado del faro.

Pero volvamos al tiempo del campamento, de los tres "voluntarios" sin recuerdo del joven de 16 años, pero si del hijo del Secretario General, buen chaval, fui chófer de su padre, tenía siete u ocho hermano(as), y del hijo del gobernador, este también lo recuerdo bien, dormía yo en la litera contigua, él en la última fila pegado a la pared, se trajo la ardilla, ¿lo recordáis?

Cortaba el hachis en una tabla, una vez alguien en plan inocente pregunto que era esa hierba, y le señalo el bicho. No sabía nada de lo del bofetón, él se comportaba como hijo del jefazo, pero nunca vi que exigiera nada de nosotros, más de una vez compartía el porro, sí, era pasota pero ¿quién no en su lugar? Lo que si recuerdo fue un bofetón que el sargento Alonso le dio a un recluta, pues, según observó el tal Alonso, no se había afeitado aquella mañana, que visión tuvo para no observar que el recluta tenía una barba muy cerrada y si lo había hecho, y dicen luego que el pobre no oía bien. Recuerdo la noche que el miserable sargento nos hizo correr en formación hasta pasada la medianoche por no sé qué sinrazón. Y aguantamos, a pesar de aquella repugnante ración que te¬nía¬mos de alimento, ¡y la noche de la salmonelosis! o lo que fuera, la luz encendida toda la noche, nos retorcíamos de dolor y la fiebre durante días, que espanto, que abandono, nuestras vidas no valían nada para aquella jarcia militar, sobrevivimos por nuestra juventud y no todos, acompañé un rato el cuerpo de aquel soldado de tiradores abandonado en la sala de cadáveres del hospital, muerto por una infección oí decir, no, no, ¡de abandono! De aquel tiempo en el campamento sólo recuerdo con placer aquellas puestas de sol sobre el mar, cada una de ellas con su belleza mágica en colores, la existencia es contradictoria, ¡los dioses son traviesos! Pero los malvados estos tienen apariencia humana, solo eso, y nos arruinan la vida. 

Fui destinado de chófer, suplía a veces al del gobernador, y de su mujer (¿recordáis el Buick?), y de T.C. Iglesias, Secretario General del Ifni, y noches alternas la ambulancia del hospital, historias os contaría más de dos... 

Cuando se licenció el reemplazo anterior nos quedamos cinco polis en la P. Mayor, por lo que cerraron el pabellón y pasamos a un cuarto junto a la entrada, allí dormíamos, sin guar-dia de ninguna clase, pero ya casi al final nos dieron una metralleta creo, con la que fuimos a gastar munición a veces. 

Los cinco de la fama. Capitán Atienza Dixit. Plana Mayor. Sidi Ifni 1969.
Los cinco de la fama. Capitán Atienza Dixit. Plana Mayor. Sidi Ifni 1969.

Todavía, y a día de hoy, los cinco aun estamos entre los vivos, el Capitán Emilio Atienza nos denominaba LOS CINCO DE LA FAMA, cuantos nos habrán dejado ya...y cuando eso ocurre, adonde van nuestros pensamientos, ¿a las estrellas?, en silencio, eso fijo. 

¡Oh!, sí recuerdo, mal, la marcha que hicimos a la posición de los tiradores, pero sí re-cuerdo su miseria, vivían lo que se podría describir como cuevas con lonas, que despilfarro tan miserable de juventud, ¿pero podía ser de otra manera?, para entenderlo, tan solo con tener algo de acceso al Club de Oficiales (bajando de la plaza a mano izquierda, creo recordar), se puede entender, ¡que personajes, cuanto alcohol, que ojos los suyos, que rostros! Yo los vi. Tuve la suerte de no tropezar con el infame Buenache, pero puedo contaros que conocí a un poli que me contó que esperaba que en la entrega de Ifni hubiera algún tiroteo o algo parecido, pues ya tenía una bala asignada al tal sargento y, añadía, "me daré prisa hay mas balas listas para el miserable y algunos más". Pero ya veis, eso solo ocurre en las pelis, moriría con los suyos, me temo, si ya lo hizo, Amen. 

En la Plana Mayor cuando se licenció el reemplazo anterior tomó el mando el capitán Atienza. Es difícil ubicar a este hombre en la narrativa que llevamos, excelente persona, inta-chable, ¿cómo lo llevaría él personalmente en este panorama tan desolador?, no lo sé, porque sabed los que leáis esto y estabais allí como paisanos, esa era la situación de la tropa en el enclave. Los legionarios desesperados, algunos, tomaban el camino de Marruecos, solo para ser devueltos después de ser violados a placer y, con juicio o sin él, acababan en un presidio en Canarias. A uno de estos, otro legionario que lo llevaba, esperando el vuelo, se comía algo en la cantina. Le preguntamos si no tenía miedo que se diera a la fuga, “¡¡que lo haga!! Tendré un mes de permiso en la península”, respondió. 

Conocí a uno de ellos, es un decir, en el hospital, que se apuntó el cetme al cuello, la trayectoria de la bala le salió por la boca, pena de hombre, lo que sufrió aquella noche, después que aquel cirujano le remendó la cara como supo, se lo llevaron a Canarias, dicen que sobrevivió, pero ¿qué rostro le quedaría si así fue? Otra noche llevaron al hospital al legionario masoquista, se había acuchillado el pecho, tenía el cuerpo lleno de cicatrices, lo recuerdo, le cosieron en vivo, sin anestesia, pa' que lo disfrutase plenamente... ¡Qué zoo! 

Policías Territoriales de Ifni recién llegados a El Aaiún. Junio de 1969.
Policías Territoriales de Ifni recién llegados a El Aaiún. Junio de 1969.

Nuestro trabajo allí no era otro que ir a buscar a la comadrona, pasada la media noche, cuando a las parturientas les da por fastidiar al mundo con sus joyas... con dientes, y luego devolverla a su casa, y así, media noche en vela. A veces dejaban a la puerta algún moro muy muy enfermo, tuberculosis o meningitis mayormente, les cuidaban en el hospital en lo posible. Había que tomar muchas precauciones, no solo por las enfermedades, también por los piojos. Aquel pobre joven me llenó la bata blanca de ellos, con solo apoyar su cabeza sobre mi pecho mientras el analista le sacaba liquido de su columna, murió aquella misma noche. Vi a sus asesinos al microscopio, eran ellos, según dejó caer el analista, un tipo algo raro, solo disponía de un pulmón, el otro lleno de tumores lo tiraron, pero el tío se empeñaba en fumar con verdadero empeño, eso sí, solo Camel, sin ellos no valía la pena vivir, decía. Somos humanos… demasiado humanos. Y no digo nada de las gonorreas, “Arrastra de arriba a abajo con dos dedos” le decía el médico. ¡Como les supuraba el miembro... y que cara de dolor se les ponían! Por cierto, que desagradecidos fueron, a pesar de estos cuidados. Antonio creo que nos relatará la vergonzosa despedida que sufrieron los españoles hasta el aeropuerto el último día (30 de Junio), a manos de esa chusma.

El Sahara lo vi desde arriba, aquel avión volaba tan bajo que cuando giraba, parecía que con la punta del ala haría un surco en la tierra, o arena o lo que fuera. Dos meses, julio y algo de agosto, que horrible calor, y para beber, aquella abominable agua local, tenía hasta olor, pero el sabor... solo la terrible sed nos obligaba. Para añadir miseria a nuestras vidas llegaba la noche con sus chinches, ¡y nos sangraban! estaban por todas partes, somieres, colchón, paredes, techo, hasta en la costura del macuto, en enjambres, las grietas de las paredes eran rojizas de tantos como había... fumigaban. ¿Y qué? 

A la luz de la luna la noche de julio 1969, calor insoportable, nuestros ojos estaban fi-jos en ella, la luna, pues nos informaron que un americano, ¿quién si no?, había alunizado, dudamos, sí lo hicimos, estoy seguro, fue quizás el calor, las vivencias de aquel tiempo, pero después, por muchos años nos lo hemos tragado, como otras tantas mentiras, enormes eso sí. Los chinches... aquellos insectos que sufrimos se quedaron allí, los otros parásitos siguen mintiendo, por un sueldo, solo eso... Su guerra contra nosotros hasta la muerte, y más allá si les fuera posible. 

Como esto se alarga demasiado, creo que mejor sería otra entrega, y en ella Antonio nos dará sus vivencias. 

UN CORDIAL SALUDO (A ti lector).  

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias
jc  - JULIAN   |03-09-2013 07:50:05
El mando nunca es absoluto, a esos niveles, siempre es delegado. Cada palo que aguante su vela.
Todos no pensaban igual que tú. Quizas la mayorian acudieron, forzados, eso sí, pero con humildad sin creerse más que nadie de los que estaban allí y solamente con el deseo de hacer su trabajo y que pasara el tiempo y a casita.
No veo una extremada delgadez, simplemente cuerpos delgados que corresponde a jovenes que hacen ejercicio constantemente. Veo la misma delgadez que cuando veo tofos antigüas de futbolistas, nada más. Basta ya de demagogia, por favor.
No hace falta que me animes, yo solo lo hago. Tengo la suficiente capacidad, debido a que siempre miro al futuro, para que el pasado por traumatizante que me sea no me afecte.
julian  - re: .   |02-09-2013 23:30:20
JC escribió:
SENCILLAMENTE SOIS INFERIORES MENTAL Y FISICAMENTE, SIN CAPACIDAD DE SUFRIMIENTO.


JC; Quien quiera que seas, me animé a darte respuesta. Mas que nada para animarte, hombre.
Si estas emparentado con algún desalmado de aquellos que nos maltrataron y humillaron, como así supongo, tranquilo, nos es dado poder elegir a los amigos, pero no a la familia, además ellos también fueron victimas a su vez. Y ocurrió hace 44 años. A mi el recuerdo de estos tiempos, me producen malestar, a nivel personal me indigna el pensar en estos personajes, que tenían mando absoluto sobre nosotros, forzados a alejarnos de nuestros seres queridos en los mejores años de nuestra vida, hablaban el mismo idioma y eran miembros del mismo ejercito. Si al menos hubiéramos sido sus prisioneros de guerra, entonces la Convención de Ginebra y la Cruz Roja nos hubieran protegido, ¡Y hasta enviado alimentos!. Observa nuestra delgadez en las fotos.
M. JORQUES  - re: .   |29-08-2013 17:39:54
JC escribió:
SENCILLAMENTE SOIS INFERIORES MENTAL Y FISICAMENTE, SIN CAPACIDAD DE SUFRIMIENTO.


SENCILLAMENTE, SOMOS PERSONAS, QUE NO NOS ESCUDAMOS EN EL ANONIMATO PARA EXPONER NUESTRAS VIVENCIAS Y OPINIONES. IGNORO TU COEFICIENTE MENTAL NI TUS FACULTADES FÍSICAS, NI TU CAPACIDAD DE SUFRIMIENTO, NI SI PASASTE POR LA TRITURADORA DEL GRUPO DE POLICIA DE IFNI. TACHARNOS DE "INFERIORES" SIN CONOCERNOS ES MUY FACIL EN TU CASO YA QUE LANZAS LA PIEDRA Y ESCONDES LA MANO, SIN EXPONER LAS RAZONES O ARGUMENTOS EN LOS QUE TE BASAS.
JC  - .   |29-08-2013 10:02:35
SENCILLAMENTE SOIS INFERIORES MENTAL Y FISICAMENTE, SIN CAPACIDAD DE SUFRIMIENTO.
M. JORQUES  - POLICÍA JULIAN   |28-08-2013 16:44:05
Amigo y compañero Julián: Excelente relato de unas vivencias que merecen ser expuestas a aquellos lectores que quieran conocer la verdad de la vida que los soldados de Ifni tuvimos que soportar durante el servicio militar obligatorio, en el que nuestros verdaderos enemigos no fueron los moros sino muchos de nuestros superiores.
La primera fotografía que rotulas como la "plana mayor de la policía" en mi tiempo (1961-62) era la compañía Mixta afecta al Cuartel General, en la que pasé un largo año. Nuestro Campamento fue de cuatro meses.
En esa "Mixta" tuve al sargento Alonso y (al entonces) cabo 1º Buemache. ambos malos como personas y militares. A Don Emilio Atienza lo conocí de teniente y coincido en que era buen militar y mejor persona.
Tengo escrito dos libros sobre todo aquello. El primer de ellos es el diario que llevé durante toda la mili; están agotadas las dos ediciones pero como lo tengo en soporte digital puedo enviártelo a tu correo (si te interesa); el segundo es más amplio y a través de 560 páginas y 750 fotos narra las vivencias de muchos compañeros. Si tecleas en Google mi nombre MANUEL JORQUES ORTIZ podrás encontrar la referencia. Mi teléfono es 965126622 en el que quedo a tu disposición.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2020