Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Mis relaciones con Marruecos: Ifni

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 2 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 357
Noticias y Artículos: 1161
Enlaces de interés: 99
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Mis relaciones con Marruecos: Ifni Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Alejandro J. Domingo Gutiérrez   
sábado, 08 de febrero de 2014
Índice del Artículo
Mis relaciones con Marruecos: Ifni
Accidentado bautismo aéreo
Cómo era Sidi Ifni
El porqué estaba yo allí
Lo que vi camino de la 'Huerta Madame'
Cómo era la 'Huerta Madame' y la vida que se hacía en ella
De como se deterioró mi convivencia con los compañeros
De como pude morir o quedar malherido
Mis diversiones en Sidi Ifni
Extraña epidemia de fimosis en el destacamento
De cómo por unas horas me convierto en el Jefe del Tabor
De la guerra de Gila a la diarrea del enemigo
29 de Febrero. Agadir ¿Pesadilla o Realidad?
De como pudimos volvernos locos
¿Es la langosta un manjar delicioso?
Cirujano a la fuerza
¡¡Esto se acaba, ya no hay quien lo pare!!

Accidentado bautismo aéreo

Desembarcados en Las Palmas, en el mismo puerto me esperaba un Jeep militar que me recogió, junto con otros dos militares, para llevarnos al aeródromo de Gando para volar a nuestro destino final. Y digo destino final con humorismo negro pues la verdad es que hubo momentos de ese vuelo en que creí firmemente que este era mi destino final de todo.

Avión militar de transporte Junker (JU-52)El avión que nos esperaba en la pista era un viejo bimotor Junkers, de edad desconocida, de pasajeros y carga, pero que carga frutas, botellas de agua mineral, carne, neveras, prendas de vestir, etc., apenas nos dejaban sitio para sentarnos los tres pasajeros junto a los tripulantes. Abandonamos la pista de despegue con un ruido ensordecedor y ya sobre el mar el ruido fue aminorandose y nuestro miedo fue desapareciendo poco a poco. Pero nuestra tranquilidad disminuyó cuando el copiloto llamò al soldado, que iba como tripulante, para decirle algo, alguna orden que el subordinado rápidamente puso en marcha. Abrió la puerta de salida del Junkers y empezó a tirar al mar parte de la carga, comenzando por las cajas de agua mineral y terminando, no sin mucho esfuerzo y ayudado por el copiloto, con la nevera, todo eso volando y como si no ocurriera nada que no estuviera previsto. El piloto creo que se apiadó de nuestro miedo y nos comunicó por medio del soldado que estuviéramos tranquilos que no pasaba nada, que únicamente se había parado un motor y para llegar bien a nuestro destino sin problemas había que aligerar carga tirando al mar lo menos precioso y pesado. 


 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019