Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Ángel Ruiz García arrow Viaje a Cuenca: visita a un héroe de la guerra de Ifni

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 5 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 350
Noticias y Artículos: 1130
Enlaces de interés: 98
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Viaje a Cuenca: visita a un héroe de la guerra de Ifni Imprimir E-Mail
Ángel Ruiz García
Escrito por Ángel Ruiz García   
viernes, 27 de diciembre de 2013
Anastasio Orozco Mainez, Tirador de Ifni herido en la guerra de 1957-58.
Anastasio Orozco Mainez, Tirador de Ifni herido en la guerra de 1957-58.

Desde que en el pasado mes de Septiembre surgió durante la Asamblea de Socios de AVILE el tema de homenajear a un compañero Tirador de Ifni, herido gravemente en la defensa del puesto de Tagraga-Tiugsa, confieso que he vivido con la obsesión de conocer a ese compañero del III Tabor que, posiblemente, sea uno de aquellos heridos que ayudé a transportar en camilla hasta los vehículos y mulos de evacuación, una vez liberado el puesto por tropas de mi Tabor, el II, en cuya 8ª compañía luché durante toda la campaña. El único dato fiable que tenía era su nombre (ANASTASIO OROZCO MAINEZ) y el lugar donde se hallaba internado desde hacía años (RESIDENCIA "LA ALAMEDA" DE LA CIUDAD DE CUENCA).

El martes 17 de Diciembre de 2.013 fue la fecha elegida. Me levanté a las 6 de la mañana para tomar el metro que me conduciría a la estación "Sorolla" de Valencia desde donde, a las 8,15 horas salía el AVE con destino a Cuenca.

Estación del AVE de Valencia.
Estación del AVE de Valencia.

Me embargaba una gran emoción; iba a reunirme con un compañero desconocido pese a que debió pasar por mis mismas circunstancias: Somos de la misma quinta y por lo tanto debimos hacer el Campamento de Reclutas al mismo tiempo, aunque con destinos diferentes dentro del Grupo de Tiradores "Ifni nº 1"; él había quedado cercado con su compañía en la defensa de Tagraga, donde sufriría graves heridas, mientras que yo correría por aquellos campos y montañas interviniendo en diversos combates sin sufrir ni el menor rasguño físico, aunque sí muchas heridas morales al ver morir a tantos compañeros.

Anastasio durante su estancia en el Hospital de Sidi Ifni.
Anastasio durante su estancia en el Hospital de Sidi Ifni.

La estación del AVE en Cuenca está a varios kilómetros de distancia de la capital según pude comprobar al llegar allí a las 9,07 horas en punto. Tuve que esperar un autobús que me dejó cerca de la Residencia "Alameda" cuando ya eran las 11. Los compañeros de AVILE me habían proporcionado un par de fotografías de Anastasio, una vestido de recluta y otra en el hospital, y esas imágenes llevaba yo en la retina cuando entré en el local y me dirigí a la recepción.

El personal de la Residencia, muy amablemente, me dijeron que tenía que esperar unos minutos para visitar a Anastasio ya que estaban lavandolo; tras una breve antesala me acompañaron al tercer piso donde, en la habitación 322 transcurren los días y las noches de este soldado (hoy con el empleo de subteniente) mutilado absoluto por la Patria, por las heridas sufridas en acción de guerra.

Anastasio estaba sentado en un sillón, al que lo ponen durante el día y desde el que lo trasladan a la cama por la noche. No puede andar, no puede hablar, mueve levemente el brazo izquierdo y toda su vida se concentra en la mirada, unos ojos suplicantes, unos ojos que expresan la tristeza de este hombre que debe mirar cómo pasan, lentamente, los minutos y las horas de los días, las semanas, los meses y los años que lleva allí internado; ya no tiene familia y su sobrino y tutor vive en Cataluña por lo que carece prácticamente de visitas.

Anastasio en la actualidad.
Anastasio en la actualidad.

Me puse a su lado, me arrodillé para estar a su altura, y con voz entrecortada por la emoción le fui relatando recuerdos de nuestro servicio militar; Anastasio comprende, desde luego, lo que se le dice: su mirada se anima ante aquellas evocaciones e intenta hablar aunque no le salían las palabras. Me puse el tarbuch que guardo desde entonces y vi como a Anastasio se le encendían los ojos evocando, sin duda, los tiempos en los que él también se cubría la cabeza con tan entrañable prenda que formaba parte de su uniforme y que tal vez debió manchar con su sangre de mártir al ser herido en la cabeza. Se lo puse a él y noté como ese ser humano estabulado en la Residencia desde hace tantos años, que parece más muerto que vivo, por un momento volvía a ser el héroe anónimo, el héroe olvidado por las instituciones oficiales, por las asociaciones militares, por España, la Patria que se lo llevó un día a tierras africanas y lo devolvió inútil, con su vida destrozada a los 23 años de edad.

La enfermera que estuvo con nosotros en todo el tiempo de la visita fue tan amable que nos hizo unas fotografías con mi cámara.

En esta primera instantánea estoy de rodillas como ya he dicho, para ponerme en el mismo plano que Anastasio, pero también como homenaje y reconocimiento a su dura vida; me sentía en esos momentos como si estuviera en la Iglesia, reverenciando a alguien que ha sufrido en sus carnes las desdichas de las que otros nos salvamos. Era como una adoración al soldado español, a ese soldadito valiente cuyos huesos están esparcidos por todos los continentes, ese soldado que solo es militar eventualmente y gracias a cuyos sufrimientos y penurias sus mandos han obtenido medallas y prebendas en las guerras que España ha sostenido con sus enemigos a lo largo de los siglos.

En esta me puse el tarbuch, que es el auténtico, el que me dieron con el uniforme al incorporarme a Tiradores en marzo de 1.957.

Con esta tercera fotografía quise poner de relieve la existencia de ese Tirador que, pese a sus heridas, ha sobrevivido al glorioso Grupo, hoy suprimido.

Con Anastasio en la Residencia.Con Anastasio en la Residencia.
Con Anastasio en la Residencia.

Tan solo me queda añadir la tristeza con la que Anastasio y yo nos despedimos, tristeza mitigada por la gran alegría que tuvo con mi visita, visita a la que emplazo a todos aquellos compañeros que quieran hacer una buena obra...

¡Cuenca no está tan lejos!

'Título de Caballero Mutilado de Guerra por la Patria' de Anastasio.
'Título de Caballero Mutilado de Guerra por la Patria' de Anastasio.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019