Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Marruecos: Sidi Ifni, viajando en el tiempo

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 2 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 320
Noticias y Artículos: 850
Enlaces de interés: 97
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Marruecos: Sidi Ifni, viajando en el tiempo Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Nacho Morejón Guerrero   
domingo, 01 de junio de 2014

Fuente: Dokodemo Door Blog (Guía y Blog de viajes)

Una calle de Sidi Ifni.
Una calle de Sidi Ifni.

Marzo de 2006. Llevaba unos 10 días viajando por Marruecos. Me encontré con Charlie en Algeciras, cruzamos en el ferry a Tánger, tren nocturno a Marrakech y tres días estupendos allí tras los que él se volvió a España y yo seguí solo hacía el sur. Iba a pasar un día en Essaouira pero me acabé quedando tres, imposible no sucumbir al encanto de su medina, su playa y el mar.

Tomé un autobús para Agadir y una vez allí me dieron ganas de irme lo antes posible. El plan era alquilar un coche y llegar hasta Sidi Ifni conduciendo a lo largo de la costa. El camino era serpenteante, ondulado y agradable, con una buena carretera, las estribaciones del anti-atlas a mi izquierda y el océano a mi derecha. Incluso desde el coche se intuía la fuerza de las corrientes. Me quedé una noche en Tiznit y otra en Mirleft.

Cuando entré en Sidi Ifni se me pasó por la cabeza que el sucio y un poco destartalado Fiat que me habían dado era en realidad un DeLorean camuflado y que, fluzeando, me había teletransportado a la España de los 50. Todo parecía un decorado sacado de una  de las viejas películas de Berlanga: las antiguas placas metálicas azules con los nombres de las calles, los nombres de las calles en sí mismos (alférez ésto, general lo otro, teniente nosequé), el logo de correos y los buzones, los anuncios de Coca-Cola o Pepsi a la entrada de las tascas…pero el momentum fue al llegar a la plaza de Hassan II (antigua Plaza de España, claro).

Las campanas de la iglesia.
Las campanas de la iglesia.

Allí está el antiguo consulado español, amenazando ruina, con las puertas y ventanas selladas, cristales rotos y un gran escudo franquista (¿preconstitucional se dice ahora?) en la fachada. En cierta manera parecía que había sido ayer mismo cuando el último funcionario había cerrado la puerta y una página de la historia de España y se había ido sin mirar atrás. A pesar del deterioro, el simbolismo del edificio estaba intacto: ¿qué era exactamente lo que se nos había perdido allí? ¿Por qué el gobierno español no ha hecho nada con el edificio, aunque sea quitarle el aguilucho y hacer una biblioteca? Simplemente darle alguna utilidad, demostrar que no nos hemos olvidado del todo.

A pesar de todo me sentía un poco como en casa y con una vaga sensación de familiaridad. Estando sentado en la plaza se me acercó un señor mayor y me preguntó en muy buen español (me dijo que casi todo el mundo lo habla allí) que si quería que me enseñara algunas cosas interesantes. Me llevó a la antigua iglesia, que ahora es el juzgado. Entramos y había un par de personas “descansando los ojos” y todo tenía aspecto de estar bastante abandonado, con fajos enormes de papeles por todas partes, la mayoría amarilleando y con un dedo de polvo. Me dio la sensación de que hacía mucho que no se juzgaba a nadie allí, aunque me imagino que es sólo una impresión errónea. En la sacristía estaba la vieja campana, abandonada allí cuando la desmontaron. Invité al señor a un té y mientras bebíamos me comentó que de vez en cuando venían militares españoles, se ponían junto al consulado y vendían unos papeles para obtener la ciudadanía española. Me abstuve de comentarle que probablemente de militares sólo tenían el uniforme, sólo le pregunté si ocurría a menudo y me dijo que no, que antes más que ahora en todo caso.

El antiguo consulado español.
El antiguo consulado español.

Me quedé un par de horas más, deambulando tranquilamente y viendo el resto de la ciudad: el Palacio Real, el faro, el cine Avenida (que me recordó cuando iba al cine de verano de Punta Umbría), el paseo marítimo desde el que se ve la amplia playa y el camping con las caravanas…pero lo que más me gustó fue mirar los pequeños rincones que parecían una España de la que casi no queda rastro en la península. Creo que eso es lo que iba buscando, un poco de historia semi olvidada.

Un poco de historia: la Corona de Castilla ocupó la zona en 1476, pero apenas 50 años más tarde la abandonaron debido a la belicosidad de las tribus bereberes. Por el tratado de Wad-Ras España consiguió la cesión de la zona pero no fue hasta 1934 cuando se fundó el Sidi Ifni actual y empezó la colonización del área de Ifni. Tras la independencia de Marruecos vino la Guerra de Ifni a finales de los 50,  empezando un camino que acabaría con la devolución de la zona a Marruecos el 30 de Junio de 1969. Fotos de Sidi Ifni.

Palacio del Gobernador (hoy en día Palacio Real)
Palacio del Gobernador (hoy en día Palacio Real)
 
La playa de Sidi Ifni y el camping.
La playa de Sidi Ifni y el camping.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2017