Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Infantes de marina en Ifni

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 21 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 321
Noticias y Artículos: 851
Enlaces de interés: 97

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Infantes de marina en Ifni Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Antonio Herrero Andreu   
lunes, 10 de noviembre de 2014

Fuente: Diario de Avisos

Resulta triste en la campaña de Ifni/Sáhara las importantes misiones de los infantes de marina, incluso con bajas en acción de guerra, no solo pasen desapercibidas y que no se les reconozcan sus acciones heroicas y que gracias a ellos se evitaron muchas perdidas de vidas y, además, los brazos de aquellos infantes de marina y marinería, en Playa de Aaiún descargaron con agua hasta la cintura, desde el amanecer y hasta incluso durante la noche, desde víveres, munición y toda clase de avituallamiento.

Un infante gaditano recuerda las acciones de guerra

Quienes mejor pueden contar la historia y dar fe de la realidad de los hechos son los que participan en dichas acciones, como en este caso fue el infante de marina Leonardo Cortés Velasco. Quizás lo peor suelen ser aquellos que ni participaron ni vivieron dichas acciones, que resulta ser que a él se lo contó uno que lo había oído, y el otro que lo escuchó a uno que pasaba por allí; en definitiva, que al final la historia de estos es una historieta. Leonardo Cortés Velasco, gaditano de pura cepa, orgullo de su Tacita de Plata, su querida Cádiz, la que llevaba siempre en su corazón, fue uno de aquellos jóvenes que ingresaron por su reemplazo en infantería de marina en 1956, en la Agrupación de Infantería de Marina de Canarias, siendo su destino en la Compañía de Ametralladoras y Morteros de 81 mm. Nada más llegar a Las Palmas comenzaron con intensa instrucción y prácticas de tiro en Guanarteme, en el Acuartelamiento Manuel Losi, preparativos de lo que se avecinaba, como así serían los ataques a los territorios del África occidental española.

A partir del 9 de abril de 1956, el entonces almirante-comandante general de la Zona Marítima de Canarias ordena que embarque en la corbeta Descubierta una sección de infantería de marina, reforzada al mando de un teniente y, según narra Leonardo Cortés Velasco, miembro de dicha sección, tras desembarcar a requerimiento del general-gobernador Ramón Pardo de Santayana, la sección de infantería de marina desfilaba por la ciudad de Sidi Ifni con el fin de dar ánimos a la población civil y levantar la moral, por los continuos incidentes que habían provocado los miembros de Istiqlal, que se habían envalentonado y tenían amedrentada a la población civil. El 30 de abril de 1956 la sección de infantería de marina, al mando del teniente Ángel Abia Gómez, embarcaba en un junker 52ª del Ejército del Aire en Gando, con destina a La Güera, a tenor de las autoridades francesas que tenían un ataque sobre Port Ettiene por parte de las bandas rebeldes del Ejército de Liberación Marroquí, aquí permanecieron 40 días, y de aquí se trasladarán por vía aérea a Las Palmas. Poco tiempo después de nuevo, esta vez una compañía de infantería de marina se trasladaba a Sidi Ifni, montando puestos de centinela y protección en la playa y custodiando unos depósitos de combustible, que fechas anteriores las bandas rebeldes habían atentado contra ellos. Ante la oleada de ataques de las bandas rebeldes, el Ejército de Tierra se veía desbordado para poder cubrir la seguridad de la ciudad y el infante Leonardo Cortés Velasco que por las noches salían un cabo y cuatro infantes de marina armados hasta los dientes y era raro la noche que no habían tiroteros.

Llegan zapadores anfibios de Mallorca

El 21 de diciembre de 1957 arreciaban los ataques contra los territorios del África occidental española y que se incrementaban los días 22 y 23 de dicho mes. Los ataques habían costado cinco bajas, el Mando envió desde Baleares una unidad de zapadores anfibios del Tercio de Infantería de Marina de dichas islas, al mando del capitán de infantería de marina Antonio Gororodo Álvarez, quienes desembarcaron del minador Neptuno en Playa de Aaiún. A partir del desembarco iniciaban labores de desminado de artefactos de explosivos que había caído en el mar, así como labores de reconocimiento en todo el perímetro de cabeza de Playa de Aaiún.

También realizaron continuas misiones de recuperación de equipos caídos al mar en el desembarco, la mayor parte de anclas y cadenas, y la retirada de obstáculos para dejar libre el acceso de las lanchas. Esta compañía de zapadores anfibios de infantería de marina del Tercio de Baleares, desde su llegada a Playa de Aaiún hasta el 7 de junio de 1958, realizaron una labor digna de mayor reconocimiento, como así lo atestigua el general jefe del sector del Sáhara, José Héctor Vázquez, que con fecha 2 de abril de 1958, enviaba un telegrama al comandante de infantería de marina Luis Ocaña Muller en El Aaiún: “Felicito a VD, y componentes de esa unidad de su mando por el valor, entusiasmo y disciplina y alto grado de instrucción observado durante las últimas operaciones llevadas a cabo contra las bandas rebeldes, que son dignos soldados del Ejército español”.

Los continuos ataques de las bandas rebeldes a Playa de Aaiún hicieron que el mando enviase dos compañías de infantería de marina del Tercio Sur de San Fernando (Cádiz), la primera al mando del capitán Pedro Galiana Garmilla, cuyo primer bautismo de fuego fue la noche del 9 al 10 de febrero de 1958 y que resultó con algunos heridos, y no solo serían acciones de guerra, también agotadoras jornadas de trabajo con agua hasta la cintura para descargar de las barcazas todo el material para las tropas de las mencionadas secciones.

La segunda compañía llegaba el 6 de febrero de 1958, la cual una vez cumplidas sus misiones sería relevada por una compañía de la Agrupación de Infantería de Marina de Canarias, lo mismo que los anteriores realizaron un a gran labor, que eran jornadas de trabajo de 14 y 18 horas sin descanso, lo que nuevo rubricaron con letras de oro su lema Valientes por tierra y mar.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2017