Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Alicia M. García Fernández arrow Para ti. Yo fui madrina de guerra en la Campaña de Ifni 1957 - 1958

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 1 invitado en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 328
Noticias y Artículos: 890
Enlaces de interés: 94
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Para ti. Yo fui madrina de guerra en la Campaña de Ifni 1957 - 1958 Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Alicia M. García Fernández
miércoles, 18 de marzo de 2009

Para ti

A  pesar de ser nuestro idioma, el español, tan rico, hay ocasiones en las que es difícil encontrar palabras para describir algunos hechos y sentimientos que han despertado y aún se mantienen vivos en la mente y el corazón, como son los acontecimientos que se desarrollaron hace 50 años en Ifni y que, precisamente con el paso del tiempo no sólo no se han perdido, sino que al ser más conocidos han alcanzado el mérito y la admiración que merecen.

Una de esas ocasiones es ésta, en la que trato de sacar a la luz una historia que, precisamente por su sencillez, expresa tanta hondura que me es difícil describirla con palabras, y serán las de sus protagonistas quienes se encarguen de llevarnos su hermoso mensaje al corazón.

Quienes dan origen a estas palabras son dos legionarios que lucharon en la campaña de Ifni-Sahara en 1957-1958, y que merecen todo nuestro reconocimiento y admiración, al igual que todos los que combatieron en aquella guerra lejana, en el tiempo, el espacio y el recuerdo. Yo tuve la suerte de ser madrina de guerra de uno de ellos, Andrés Alba Aguilar, y aún hoy doy gracias a Dios por haberme dado la ocasión de participar, aunque fuera indirecta y humildemente, en aquellos tal vez por entonces poco valorados acontecimientos, en defensa de la Patria. Fui, desgraciadamente por  poco tiempo, madrina de Andrés Alba, y después receptora de una preciosa carta que, sin pretenderlo su autor, creo que representa en toda su sencillez la valía de unos sinceros sentimientos que honran a quien los expresa.

Si retrocedo en el tiempo esos cincuenta años, me veo como una joven de 18 años viviendo en una hermosa ciudad castellana. No llegan muchas noticias de los territorios españoles en África, pero yo, hija y hermana de militares de Infantería, escucho y leo con fruición todo lo que llega de aquellas tierras en las que se libraba una batalla que ya muchos llamaban "la guerrita de Ifni"…

En los primeros días del invierno de 1957, por casualidad, una revista cayó en mis manos, y dentro de ella una nota en la que se leía escuetamente: "Andrés Alba Aguilar, legionario, busca madrina de guerra". Y una dirección en Ifni… ¡Al fin lo había encontrado!. Sería un sencillo modo de participar, aunque sólo fuera haciéndole llegar a alguien mi necesidad de compartir humildemente tantas dificultades como seguramente estarían pasando.

¡Con cuánta ilusión y cuántos nervios escribí la primera carta! Andrés contestó muy pronto. Era alegre, simpático, tenía sólo unos años más que yo y congeniamos enseguida. No hablaba mucho de la guerra, y yo procuraba referirme poco a ella; quedaba como sobreentendida, y preferíamos dedicar el tiempo a cosas entretenidas para que las cartas fueran una especie de recreo o de descanso entre los problemas. Al menos, yo pensaba que una madrina de guerra sería más útil así.

A mediados de enero llegó una carta suya más corta, con letra irregular y con noticias inesperadas: "me han herido en una pierna; estoy en el hospital y tal vez dentro de unos días seré evacuado a Las Palmas"… ¡Qué impresión más triste sentí al ver retratada así la crudeza de una guerra! Pero, inmediatamente, con su ánimo característico, la reacción positiva: "Como luego me darán permiso, ¿querrás mandarme una camisa blanca para vestirme de paisano? Hazlo, por favor, a la dirección de siempre, que ya me la harán llegar si estoy en Las Palmas". Y su agradecimiento de despedida.

Después pasaron bastantes días sin noticias, hasta la llegada de la siguiente carta, que he tenido guardada todos estos años como un verdadero tesoro de mi juventud:

Carta

Al terminar de leer, yo también me sentí herida en la campaña; pero, sobre todo dolor y sentimiento tomé conciencia adulta por primera vez en mi vida de lo que significaban la entrega y el valor de unos hombres que, lejos de su Patria, daban gustosos su vida por Ella y, en definitiva, por todos nosotros.

La carta del Suboficial Legionario Enrique López Acón, asimismo, mostraba en lo que parecía que iba a ser una escueta comunicación, los valores del hombre bueno, leal, valiente y sensible que, entre otros muchos, forman el Espíritu de La Legión.

Los inmerecidos elogios hacia mi persona son una prueba más de la calidad humana de un Caballero Legionario que con sus palabras consiguió dejar llena de paz el alma de aquella joven madrina de guerra, sino que ya para siempre recogiera la sugerencia de orar por aquellos valientes, sin tener en cuenta el tiempo transcurrido desde entonces.

Ahora, que conmemoramos el L Aniversario de aquella contienda, he creído que es mi deber sacar a la luz estos sencillos y grandes hechos que sin duda no serían casos aislados, para darlos a conocer, y que sirvan como una pequeña aportación al homenaje de admiración y respeto que merecen todos los que participaron en aquella guerra: muertos, desaparecidos, heridos… los combatientes todos y sus familias, así como la población de Ifni que supo valientemente mantener, a pesar de las dificultades, el peligro o el miedo, la vida de la ciudad en la máxima tranquilidad posible.

Para expresar todo ello faltaban las palabras, a pesar de nuestro rico idioma… Por eso, dejemos que hablen los sentimientos, muy adentro.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias
alfonso carlos  - gracias   |15-01-2012 17:05:34
He leido tu historia, y te doy las gracias en nombre de todos que estuvimos alli, yfuimos heridos caimos prisioneros y aguantamos gracias a unas jovenes como tu, nos enviaban unas cartas tan bonitas que yo despues de 54 años nunca las olvido, yo nunca la conoci porque fue ella la que fallecio
mauro bayona  - A UNA GRAN DAMA   |28-06-2009 10:21:38
Es para mi un motivo de orgullo el poderme dirigir a vd.le ruego me disculpe por mi atrevimiento en escribir estás líneas,leyendo su carta me he tenido que contener las lágrimas ,me ha llenado de emoción su carta,en la cúal intullo un gran CORAZON . Estube en Sidi Ifni en los años 1960-61 en tiradores de Ifni y compren de que manera se sentia su ahijado.No me extiendo más,no es mi deseo de haberla molestado,ya que soy un completo desconocido,le pido mil perdones
attm mauro,.bayona

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2017