Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Memorias de Ifni

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 2 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 322
Noticias y Artículos: 876
Enlaces de interés: 94
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Memorias de Ifni Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Ventura Gómez, Mario Vara, Eusebio Balbás   
lunes, 23 de febrero de 2015

Fuente: eolapaz (Colegio La Paz, Torrelavega, Cantabria)

“De acendrado espíritu patrio, de rebosante y audaz valor, prestos al sufrimiento estoico. Así fuimos los soldados de Ifni”. Así describen algunos de los veteranos de Ifni ese infierno sin memoria, cuyo recuerdo pasa estos días de forma fugaz entre los vericuetos de España.

Como resulta habitual en nuestra memoria, los aplausos de Alejandro Lerroux, tras pisar el coronel Capaz las arenas de Ifni el 6 de abril de 1934, se disiparon en los años siguientes, mudando una ilusión imperial, en una condena.

Ifni es otro espacio sin memoria en la historia española, otro hueco en el estado franquista, otra fosa llena de vidas y de sueños y, además aquí, de fieles olvidados.

“Había veces en que a la llegada de un tabor, con chufla o no, el cabo reservaba tantas camas como ataúdes en la guarnición”. Eso cuenta Domingo Gutiérrez, un veterano del 2º tabor, 8ª compañía de tiradores de Ifni, que ha respondido a nuestra llamada de información en un largo y emotivo relato de la campaña del 57-58. Legionarios en alpargatas, paracaidistas con cinco fusiles mauser, en la esperanza de que alguno disparase, bazokas inservibles, latas de comida caducadas y aviones viejos, muy viejos, de los restos que Alemania había traído para atacar a la República, ante la prohibición de Estados Unidos de utilizar su armamento contra su amigo marroquí.

El general Vicente Bataller, un estudioso de los temas de Ifni, resume con cierto desanimo aquellos días. “La guerrita, como entre los soldados destacados se hablaba, se resolvió más en el campo de la información que en aquellos parajes desérticos. Aquel estado militarista que era el de Franco, pronto concluyó que era incapaz de afrontar sus delirios de grandeza. Preso del acoso americano, el aliado natural de Marruecos, que ambicionaba el territorio, preso de la desidia de un estado poblado de arribistas, y preso de las limitaciones técnicas y económicas del régimen, Franco y sus allegados pronto renunciaron a lo imposible. Ante el dilema de luchar o renunciar, la respuesta fue poner a oscuras aquel desierto inhóspito. Tal fue la censura, que no solo las unidades rara vez conocían los acontecimientos que ocurrían en los puestos cercanos. La opinión pública, incluso los mandos, desconocieron en aquellos años 50 y 60 lo que ocurría. El imaginario popular tejió fantásticas historias, herencias de desastres africanos como Annual, que hablaban de jarcas moras violando mujeres, o de compañías paracaidistas copadas y aniquiladas, de quintos mandados al matadero y de gentes sencillas abandonadas en la retirada. Todo fue tan silenciado, que Ifni ha desaparecido de la conciencia nacional. Ni tan siquiera es un recuerdo.

Fue triste, pero no tan trágica la historia. Tras la sublevación del ejército de liberación de Ifni, un amasijo de bandidos impulsados por Rabat, para proseguir la construcción del estado alauita, nacido de la descolonización de 1956, España consiguió controlar la situación tras la dura campaña de 1957-58. Un heterogéneo cuerpo de paracaidistas, legionarios, infantería del regimiento Soria y algunos voluntarios evitaron la caída de Sidi Ifni, la capital, mientras decenas de unidades quedaban aisladas durante semanas hasta ser rescatadas. Quinientos muertos, decenas de heridos. Pero solo un incidente a los ojos de los mandos.

La navidad de 1957 fue testigo de la esquizofrenia del régimen. Franco disculpaba y apoyaba públicamente a su “hermano” Mohamed V, a la vez que la prensa afín (toda) cargaba contra la confabulación comunista internacional. Mientras la España Grande y libre tiraba agua a sus hombres en neumáticos de camión (a falta de recipientes) y al mar a sus aviadores (que así murió el comandante Álvarez Chas, preso en su viejo Heinkel 111).

Aquella navidad, nos cuenta José Luís León, un adolescente en aquel Ifni, “mantuvimos el ánimo, y una digna compostura, no exenta de miedo. Cada noche, aun incrédulos de ser presos en nuestra ciudad, llenábamos de pequeños objetos las escaleras de la casa, para que su tintineo nos avisase de la llegada de alguna sombra, mientras debatíamos que hacer si sonaban, y si el exiguo plan de evacuación del gobierno alcanzaría a salvarnos.

Tras cada clase, los chicos acudíamos a la playa a vislumbrar los anfibios que acechaban la costa, o al “Canarias”, cañoneando por tanteo. Tras el desfile diario, enharinábamos vendas, y asistíamos con reparos como se arreglaban huesos y se curaban heridas con ingenio, más que con medios. Bajo los cantos de Carmen Sevilla, enviada por Franco para mantener el animo, quienes como yo estábamos encuadrados en organizaciones juveniles de ayuda, alcanzamos una condecoración colectiva. Eso fue todo”.

Pasado aquel invierno, Ifni volvió a su calmado olvido, y la ciudad de las flores, como se conocía a Sidi Ifni, floreció. Muchos españoles comenzaron a construir un pequeño paraíso con mirada firme en el Atlántico. Invirtieron esfuerzo y dejaron sembraron su vida en aquella tierra. La ficción permanecería los siguientes años, envuelta en las vistosas telas de los baamaranis, los representantes a cortes del Sahara, junto a los que pomposamente desfilaba por la carrera de San Jerónimo el jefe del estado.

Un día, y sin que se supiera porque, España desapareció, y sus moradores también, aunque siguieran vivos, y allí. El gobierno embarco a los muertos, y hasta sus cruces. Pago cien mil pesetas a los colonos y les envió a la nada a rehacer su vida. Quienes quedaron, unos pocos románticos, contemplaron durante años la llegada del pagador de las Palmas, que aun mantiene con sus pensiones a las familias de los áscaris, los antiguos soldados de nuestro ejército.

Hoy, la floreciente colonia es un secarral donde la hierba campa en el aeropuerto que fue de Iberia, las olas martillean en el puerto abandonado, y la arena se aloja en la “Suerte Loca”, el primoroso hotel con olor a kif. Mientras los veteranos mantienen vivos sus recuerdos, el país mantiene en una fosa una parte de su historia, y los últimos olvidados dormitan su memoria, en Ifni.


Ventura Gómez, Mario Vara, Eusebio Balbás

Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)

EPE09/Enredados

Imagenes: Portal Fuenterebollo , guerraslegionarias

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2017