Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow África, la eterna herida de España que nunca cicatrizará

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 2 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 318
Noticias y Artículos: 838
Enlaces de interés: 97
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

África, la eterna herida de España que nunca cicatrizará Imprimir E-Mail
Escrito por Pascual Tamburri Bariain   
sábado, 24 de octubre de 2015

Fuente: El Semanal Digital

España ha estado presente en África desde antes de terminar la Reconquista. África es parte de su identidad, y siempre que se intenta negar se crea un problema nacional

Carlos Ruiz Lapresta. 'España en África: Presencia militar en la segunda mitad del siglo XX'. Prólogo – NotaBene de Adolfo Cano Ruiz.

El coronel Carlos Ruiz Lapresta pertenece a ese grupo, no mínimo pero nunca predominante, de militares profesionales que además de formar para su tarea han adquirido una formación académica exterior. Y en su caso fue como licenciado en Historia. Militar e historiador en uno solo, Ruiz Lapresta ha trabajado en múltiples asuntos y nos ofrece ahora a través de EAS la que será sin duda su obra más significativa: un recorrido por la presencia reciente de España y sus Ejércitos en África.

Desde la Mauritania Tingitana en adelante, la suerte de las dos orillas del Estrecho ha estado unida; y siempre que España ha querido ser más que una simple colonia o potencia de cuarta fila, ha intentado estar presente en África y en sus destinos. Ese hecho se combina en la segunda mitad del siglo XX con el final, no especialmente deseado, de la colonización del siglo XIX, y con el cambio mundial de prioridades y fuerzas geopolíticas.

Carlos Ruiz Lapresta cuenta de un modo documentado, técnico y a la vez ameno, los distintos avatares de una España que soñó con volver a ser imperial, que defendió sus intereses coloniales y algunos más de paso, que luego y sin organización militar abandonó África sin necesidad más que política, y que conserva presencia en África una presencia no sólo con partes del territorio nacional sino con misiones exteriores de varios tipos y con un horizonte de intervención que variará con el paso de la historia pero que no va a desaparecer.

España es también africana. Lo era al acabar la Guerra Civil, cuando conservó el pequeño imperio africano formado por los territorios del Golfo de Guinea, el Sahara Español – Río de Oro, las dos zonas de protectorado en Marruecos (Norte con capital en Tetuán y Sur en Cabo Juby – Villa Bens, el territorio de soberanía en ifni y por supuesto las dos ciudades españolas de Ceuta (1415-1640) y de melilla (1497), con las islas y posesiones soberanas anejas. Más africano aún que España era su ejército como nos lo describe Ruiz Lapresta, porque en la primera mitad del siglo la gran empresa militar había sido el control del Protectorado contra las sucesivas rebeliones y porque en la Guerra Civil había habido una crucial participación de los "africanos".

Pero no quedó ahí la cosa. La ocupación temporal de la Ciudad Internacional de Tánger pudo ser el punto de partida de las Reivindicaciones de España (no lo olvidemos, libro escrito en 1940 y publicado en 1941 previos recortes, por José M. de Areilza y Fernando M. Castiella, con significativo prólogo de Alfonso García Valdecasas) y quedó sólo en fin en a sí misma. La España que muy a su pesar asumió en 1956 el abandono de la Zona Norte del Protectorado ante la recuperación de soberanía por el sultán se adaptó con dificultades a la disolución del ejército allí presente; pero dos años después defendió inesperadamente y con muy pobres medios –los del Ejército de entonces- Sifi Ifni y Cabo Juby de los ataques nacionalistas marroquíes.

En el libro vemos la tentación, similar a la de Salazar en Portugal, de no seguir el hilo descolonizador de Francia y Gran Bretaña, impuesto por los intereses de la ONU, y de conservar una España africana tanto en Guinea como en Ifni y el Sahara. Militarmente se hicieron grandes cosas con medios insuficientes y el sueño era más que posible. Si no ha sido real ha sido por política, que no por capacidad de los militares. Y esa capacidad, ante sucesos menos que esperados, bien se demostró en 2002 en Perejil.

Finalmente, además del relato de ese recorrido, en el libro encontramos el trazo paralelo de cómo África ha marcado y marca a los Ejércitos de España, hasta ahora cuando prácticamente no quedan ya "africanos", ni siquiera del Sahara, en activo. Se cumplen ahora 40 años del abandono desleal e innecesario del Sahara, que el entonces Príncipe explicará en esta vida o en otra. Pero en el conjunto vemos emerger un protagonista, que es el Ejército, con su temple y su estilo, también con su pobreza. España no puede dejar de ser África ni si lo quisiese. Y menos aún su ejército, que aquí vemos retratado para todos los públicos.

Un enemigo legendario de España en África

Catalina Rodríguez Rodríguez. 'Raisuni, el rastro del león. La verdadera historia del Sultán de las Montañas'.Almuzara nos da, al mismo tiempo, la foto de uno de los hombres que justificó y legitimó la "africanización" de nuestro ejército o si se quiere forzó a nuestros soldados a empeñarse en el control del duro Rif. El reparto de África en general y el de Marruecos en particular no fueron generosos con España; en el Norte de Marruecos nos correspondió lo que nadie más quiso o más bien lo que todos preferían ver en manos de una potencia no mayor, como aquella España. Y sin embargo, nuestros soldados vieron en el control efectivo de aquello una razón de ser y de prestigio.

Catalina Rodríguez nos da aquí la biografía de uno de nuestros enemigos legendarios, el noble El Raisuni que no se sometió nunca ni a la soberanía de Rabat ni a la española, y que quiso conservar su parte de Rif como sus antepasados la tuvieron. Nos muestra más un guerrero tradicional, de casta, que un nacionalista moderno, cosa que nunca fue. Le tocó eso sí luchar con medios modernos y en un contexto moderno, el anterior a Annual. Y en esta biografía no vemos a alguien que odie a España sino a un señor que no entiende qué quieren los políticos españoles pero que es perfectamente capaz de entenderse en lo concreto con políticos y militares españoles.

El Raisuni fue vencido y su Yebala desapareció, es verdad; peor no es claro que esa victoria y esa modernización del Norte de Marruecos fuesen completamente en beneficio de España, que encuentra más dificultades en un Marruecos ideologizado y modernizado que en el viejo Rif que fue. Y en esa batalla se ha forjado también, para bien o mal, una parte de nuestra identidad actual.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2017