Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Entre la historia y la memoria

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Datos del Portal
Usuarios registrados: 331
Noticias y Artículos: 909
Enlaces de interés: 94
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Entre la historia y la memoria Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por informacion.es   
martes, 24 de marzo de 2009

Fuente: informacion.es

Crítica literaria

Entrevista de Castiella (derecha) con el vicepresidente de EE UU, Nixon
Entrevista de Castiella (derecha) con el vicepresidente de EE.UU., Nixon
Fernando María Castiella (Bilbao 1907-Madrid 1976) es nombrado por Franco ministro de Asuntos Exteriores en 1957. Se mantendrá en el ministerio hasta 1969. Doce largos años en los que España y el mundo van a experimentar cambios considerables. A su figura dedica un libro colectivo la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, libro que nos permite echar un vistazo a la política exterior -e interior, claro está- de España en una época a menudo no bien conocida, con cambios considerables que condicionan el futuro. Alguna de las decisiones entonces tomadas, marcan, hoy, nuestra política exterior (e interior).

Al llegar Castiella al Palacio de Santa Cruz, España ha roto su aislamiento internacional. En 1953 se habían firmado los acuerdos -que no tratados- con EE UU, que construirán "las bases", y el concordato con la Santa Sede. En 1955 España ingresa en la ONU. Desde el punto de vista económico empieza una nueva era: la autarquía no da más de si; la situación económica y de pagos de España es insostenible, y se hace preciso, bien a pesar de algunos, dar un golpe de timón a la economía española, en definitiva abrirla al mundo: es el plan de estabilización, la entrada en organismos internacionales económicos, y, ya en los años sesenta, los planes de desarrollo. En el espacio de una década, aquella España un tanto aletargada iniciará un enorme cambio económico y social: emigración masiva del campo hacia las grandes ciudades y hacia Europa, llegada de turistas extranjeros por millones, urbanismo a menudo desbocado, construcción de fábricas, primera gran motorización de la clase media, nuevos comportamientos sociales. También el mundo cambia: llegada de Kruschov a la URSS, toma del poder por Fidel Castro en Cuba, descolonización, en particular del África subsahariana, firma del Tratado de Roma que da origen al Mercado Común, Concilio Ecuménico Vaticano II, inicio de los satélites artificiales, y tantas otras cosas, que no se citan por no alargar este artículo. La batalla que da Castiella es la de abrir España al mundo. Bien entendido, sin que se pusiera en cuestión la salida de Franco. Y sin tocar ciertas situaciones.

Repasaremos algunos de los temas internacionales que enfrenta el ministro, y se tocan en el libro:

Estados Unidos

Se ha presentado la relación Franco-EE UU como idílica. Se ha divulgado hasta la saciedad la fotografía del abrazo que en un frío día de diciembre de 1959 se dan Eisenhower y Franco. Sin perjuicio del análisis que la fotografía merezca el lector comprobará que el idilio EE UU-España no fue tal, al menos en lo que respecta al Ministerio de Asuntos Exteriores. Uno de los grandes afanes de Castiella es transformar los acuerdos con los EE UU en un tratado, situándonos así en una relación jurídica "de igual a igual". Castiella lucha por aumentar la que consideraba escasa ayuda económica y militar. Sin embargo, Castiella no ganará estos empeños. La firma de un tratado tendrá que esperar a la muerte de Franco, y las compensaciones obtenidas las considera, el ministro, claramente insuficientes. La relación de España con EE UU es la "historia de un frustración", como la califican dos ilustres colaboradores del libro, Marcelino Oreja y Antonio Oyarzábal. Y es que los puntos de vista de Castiella, como descubre el lector, no eran los de influyentes generales y personajes del Régimen.

La descolonización

La descolonización de África afecta a España en los territorios del África Occidental: Ifni, Cabo Juby, Sáhara. En Guinea Ecuatorial. Y en la cuestión de Gibraltar, que el Reino Unido trata de "descolonizar" para seguir controlando un territorio que España reclama como propio y que nunca había sido colonia.

La descolonización de los territorios españoles en África -oficialmente provincias- enfrenta al Ministro de Asuntos Exteriores con la Dirección General de Plazas y Provincias Africanas, dependiente de la Presidencia del Gobierno; es decir, nada menos que con Carrero Blanco. La tensión Castiella-Carrero en ocasiones fue grande. Las consecuencias fueron nefastas: con Marruecos se llegó a la peor de las hipótesis: una guerra, no declarada, a cuenta de Ifni, con cientos de bajas españolas, en buena medida silenciadas. El lector descubrirá entresijos. Al final, y desde el punto de vista territorial, Cabo Juby se entregaría a Marruecos en 1958; Ifni diez años más tarde. Con el Sáhara nada se hizo; todavía hoy se pagan las consecuencias. En cuanto a Guinea Ecuatorial, el proceso descolonizador, en si mismo modélico según uno de los redactores del libro, fracasa estrepitosamente por el presidente elegido, Macías, causante de incontables sufrimientos para su pueblo, que expulsa a la mayoría de los españoles y arruina al país. En Gibraltar, Castiella da y gana la batalla en Naciones Unidas. La resolución 2352, de diciembre de 1957, reclama al Reino Unido negociar con España el futuro de la colonia bajo el principio de que la solución no debería romper la integridad del territorio español. Éxito en Naciones Unidas; sin embargo, el Reino Unido, con desprecio a la resolución, promulgó la llamada "constitución", que la Asamblea General de Naciones Unidas repudia. España reacciona cerrando la verja. En esas circunstancias deja el Ministerio Castiella.

Mercado Común

En 1958 seis países europeos inician la gran y feliz aventura de lo que entonces se llamaba Mercado Común. En el Ministerio de Asuntos Exteriores se es consciente de su importancia y efectos para España. Ingresar como miembro de pleno derecho era imposible, dada la situación de España. Se apostó por encontrar otra fórmula. Castiella dirige el 9 de febrero de 1962 una carta al presidente del Consejo de las Comunidades Europeas, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Maurice Couve de Murville, en la que solicita la apertura de negociaciones con para examinar la posible vinculación de España. Habrá que esperar a junio de 1970, y a otro ministro, López Bravo, para que se pueda firmar un acuerdo comercial preferencial.

Libertad religiosa

Castiella -católico practicante, antiguo embajador ante la Santa Sede- desea facilitar un estatus a los no católicos (léase los protestantes), para el que presionan los norteamericanos y sectores europeos. Lo cual es visto con malos ojos por la parte más integrista del Régimen y de la propia jerarquía católica. Con Cuba se adoptó una buena decisión: no romper relaciones diplomáticas, aguantando las presiones de los Estados Unidos. Decisión que, por cierto, será apreciada por la Unión Soviética, y facilitará los primeros contactos con los países comunistas del Este.

Castiella tenía ideas y proyectos que no se correspondían con los de una buena parte de los dirigentes del Régimen, y en definitiva del propio Franco. Intentó liberalizar el Régimen, abrirlo al mundo, y se encontró con su oposición, a veces frontal. Esto dentro de España. En el exterior, le faltó el apoyo de los Estados Unidos, y de la propia Europa. El "caso Castiella" plantea un dilema importante en las relaciones internacionales: apoyar un régimen que no gusta, en la idea de facilitar su evolución. O no hacerlo, en la esperanza de que caiga. El caso español puede servir de ejemplo.

La lectura del libro interesará, incluso apasionará, a quienes vivieron aquellos acontecimientos, pero también a los más jóvenes. Les animo a que lean el libro.

Y no se pierdan las notas, en particular la de algunos diplomáticos. Valen la pena, y dan que pensar.

 


Título: ENTRE LA HISTORIA Y LA MEMORIA. FERNANDO MARÍA CASTIELLA Y LA POLÍTICA EXTERIOR DE ESPAÑA. 1957-1969

Ver ficha del libro .
Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2017