Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow SIDI-IFNI. La Guerra Olvidada

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 3 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 328
Noticias y Artículos: 888
Enlaces de interés: 94
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

SIDI-IFNI. La Guerra Olvidada Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Xesus60   
sábado, 04 de abril de 2009

Fuente: todoarmas.es (web no disponible en enero de 2016)
(ver copia archivada en archive.org )

El general Mariano Gómez de Zamalloa, el laureado del Pingarrón, el héroe de la División Azul, recibió en su despacho de gobernador general de Sidi Ifni, un telegrama de Madrid con el siguiente texto:

"Representante bandas armadas asegura a partir 12,00 horas día 30 harán alto el fuego ese sector. Observe cuidadosamente actitud enemigo, extremando precaución. Fuego propio totalmente prohibido. Aviación no debe volar".

Imagen

Ese día 30 era el del mes de junio de 1958. El telegrama venía a decir que la guerra había terminado.

Pero ¿qué guerra? ¿Existió alguna vez una guerra en Ifni? Es verdad que murieron casi 200 españoles, y que más de 500 fueron seriamente heridos, que muchos miles de soldados de reemplazo lo pasaron muy mal en aquel enclave africano, y hasta época tan reciente como 1969, pero ¿fue aquello una guerra?

Imagen

En el lenguaje oficial de entonces se calificó el asunto como incidente; los asediados en aquel paraje inhóspito y lejano solían hablar entre sí de "la guerrita". La censura de noticias fue tan dura, perfecta y rigurosa que cuatro décadas más tarde hasta el mismo nombre del escenario se ha borrado casi por completo de la memoria de la mayoría de españoles. Noobstante, aquellos acontecimientos deben considerarse como la última guerra internacional que ha mantenido España. Y su verdadero resultado, como el verdadero fin de los siglos de colonización española, saldado con sangre.

No obstante, hay hombres y mujeres que todavía lamen las heridas entonces sufridas, que recuerdan a sus muertos, que guardan en sus casas y en sus memorias objetos o recuerdos de lo que ocurrió en el invierno de 1957 en Sidi Ifni; y en el Campo, es decir, en los 2.000 kilómetros cuadrados de montañas estériles plantadas en el pecho

atlántico de África, casi frente a las islas Canarias, que un grupito de soldados al mando del coronel Capaz había ocupado el 6 de abril de 1934.

Imagen

La guerra que nunca se declaró y cuyo sello de paz oficial jamás fue estampado duró unos ocho meses. La noche del 23 de noviembre de 1957 estuvo a punto de ocurrir un desastre parecido al de Annual de 1921. Estaba todo dispuesto para qué guerrilleros marroquíes controlados secretamente por el rey Hassán, entonces príncipe heredero, asesinarán en sus casas a todos los habitantes de Sidi Ifni y que tomaran todos los fortines del interior del territorio. La indiscreción de una familiar de un policía nativo y la fidelidad de éste a su capitán evitaron la tragedia: le advirtió del ataque previsto.

El asalto al polvorín y la toma de la ciudad fue un fracaso que se saldó con un puñado de muertos, pero todos los puestos del interior quedaron asediados. Son terribles las historias que han contado los supervivientes que durante unos diez días estuvieron cercados, hasta que las fuerzas paracaidistas recién creadas y los legionarios consiguieron liberarlos.

Muchos de estos liberadores murieron en el empeño, como muchos de los asediados. 

Pero la censura fue tan férrea que ni los habitantes de la capital ifneña llegaron a saber lo que sucedió en las guarniciones del interior; ni siquiera los mandos militares, a juzgar por cómo actuaron. Los poquísimos historiadores que se han acercado a aquellos sucesos se sorprenden de que un gobierno militarista como el de Franco tuviera a su ejército en tan patéticas condiciones. Las dolorosas anécdotas son innumerables. El primer muerto ilustre, el comandante Álvarez Chas, cayó al mar en un viejo Heinkel 111, con toda su tripulación, por un error en el momento del aterrizaje. "En el aeródromo existían todas las marcas posibles de whisky, pero faltaban elementos de guía a la navegación", cuenta un testigo.

 Imagen

Resultó que aquel glorioso ejército carecía de casi todo: los aviones eran antiguallas de los años treinta; los Junkers que Alemania había enviado a comienzo de la guerra civil, a falta de bombas lanzaban bidones de gasolina provistos de un sistema de explosión artesanal ideado por un teniente; a los soldados se les entregaban hasta cinco viejos fusiles Máuser, con la esperanza de que algunos funcionaran cuando tuvieran que dispararlos; los legionarios calzaban alpargatas para combatir en un terreno abominable de arena y piedras; cargaban todavía con una manta y su ración alimenticia se reducía muchas veces a un chusco y una lata de sardinas; para socorrer a los asediados se les lanzaba el agua dentro de neumáticos de camión, a falta de envases mejores, que reventaban al llegar al suelo; para las comunicaciones, se usaban radios de carga a pedales... Una pobre defensa llevada a cabo con "vieja chatarra cuidadosamente remendada", como escribe el general Casas de la Vega.

A todas aquellas desdichas se añadió un tiempo tan malo, con lluvias y mar agitado, que el enclave estuvo casi un mes sin poder recibir ayuda de Canarias. Muchos civiles tuvieron que formar parte de somatenes para vigilar la ciudad por la noche en el llamado “Batallón de la Gabardina”, al lado de un puñado de periodistas del régimen que fueron enviados para cambiar la realidad por crónicas literarias. Las bandas marroquíes dominaron en seguida todo el territorio y consiguieron incluso golpes notorios, como la aniquilación de toda una bandera de la legión, con 97 bajas (42 muertos), en Edchera el 13 de enero de 1958. Franco, mientras tanto, disculpaba a su "hermano" el sultán Mohamed V, que había logrado la independencia de Marruecos un año antes, y hablaba como siempre de las asechanzas del comunismo internacional. Pero las Bandas atacantes, unos 5.000 hombres perfectamente organizados y pertrechados en formaciones guerrilleras, eran gente enmascarada del ejército marroquí y muchos de sus oficiales habían estudiado en la Academia de Zaragoza.

Los habitantes de Sidi Ifni recuerdan con lágrimas aquella terrible Navidad de 1957, encerrados en la hermosa ciudad colonial. Ni la fugaz presencia de Carmen Sevilla, de Gila y otros actores y cantantes pudo aliviar sus penas. Tampoco los miles de paquetes -turrón, naranjas, botellas...- que se enviaron desde la península a los combatientes y asediados, recogidos por un programa de La Voz de Madrid. Lo poco que no se perdió en el camino, se repartió en el mes de marzo, polvoriento o podrido. De la colonia sólo quedó en poder de los españoles la ciudad, con un círculo de seguridad de 5 km de perímetro defendido por alambradas y trincheras.

 Imagen

Así se mantuvo durante 11 años más, quizás los más prósperos, en los que Ifni, con sus 50.000 habitantes figuró con la ridícula categoría de provincia española número 51. En las Cortes franquistas aparecían baamaranis de Ifni ataviados con vistosos uniformes, a cobrar la paga y a preparar las últimas traiciones. La mañana del 31 de julio de 1969, se arrió la bandera de España del mástil de la plaza. Hassan II había ganado. Los militares y la mayor parte de la población civil española volvieron a casa.

Unos meses antes ya se habían embarcado los restos de los caídos, y hasta las cruces que presidían sus tumbas en aquel cementerio que durante la guerra se iba agrandando de noche, sin que los civiles de Sidi Ifni supieran por qué. Algunos oficiales lloraron, y también mucha gente de Ait Ba Amrán. La autoridad obligó a todos los civiles a salir de allí, a todos. Pagaron cien mil pesetas a cada uno para que rehiciesen su vida en otra parte.

Los saharauis enrolados en las tropas hispanas fueron despedidos. Hoy, algunos de ellos, apenas un centenar, todavía espera con ansiedad al oficial español del maletín negro que, a principios de cada mes, viaja desde Las Palmas para pagarles la mísera pensión -unos 30 euros- por «los servicios rendidos a la patria». El pago se realiza en el antiguo palacio del gobernador, casi en ruinas, la única propiedad que el Gobierno español mantiene allí. Este edificio, un hotel llamado La Suerte Loca, los llamativos buzones de la antigua Casa de Correos, la iglesia despojada de cualquier símbolo cristiano, los nombres de algunas calles y poco más, es todo lo que queda del paso de los españoles por allí.

De tarde en tarde aparece un nostálgico español que luchó en las banderas paracaidistas o de la Legión, o que padeció un servicio militar muy largo y muy duro en las trincheras del monte Bulaalám. Aquí ocurrió esto, allá ocurrió lo otro, dirá a sus hijos... O tropieza en la calle con antiguos compañeros de escuela, como le ocurrió hace dos meses al

explorador Kitín Muñoz, nacido allí. Los tenientes de la guerra son hoy generales y no quieren hablar del asunto. Porque hubo demasiadas historias tristes: sangre, corrupción, derrota... aunque también muchos destellos de gloria.

Imagen 

Imagen 

Imagen 

Abajo, Sifi-Ifni en 1959:

Imagen

Abajo, varias inatanáneas de soldados en el cuartel de Tagrapa:

Imagen

Imagen

Imagen

Abajo Alfonso Carlos A. Irurzun, y un compañero sevillano, en un campamento paracaidista de Sidi-Ifni:

Foto inferior, torre de control, aueropuerto Sidi-Ifni:

Foto inferior, plenos combates en la zona:

Foto inferior, se comenta por si misma:

Imagen
Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2017