Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Adolfo Cano Ruiz arrow Las secuelas de la Guerra de Ifni

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Datos del Portal
Usuarios registrados: 339
Noticias y Artículos: 989
Enlaces de interés: 94
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Las secuelas de la Guerra de Ifni Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Adolfo Cano Ruiz
Escrito por Adolfo Cano Ruiz   
domingo, 23 de octubre de 2016

Fuente: Veteranos de Ifni-Sahara

Poco o nada se ha escrito de las secuelas.

SECUELAS: del latín "sequela", "lo que sigue","consecuencia".

Habría que profundizar en cuanto que, generalmente, en lo gramatical se le atribuye más bien al concepto que en medicina se considera una "consecuencia" debido a algo orgánico que le ha dejado "secuelas" mayores o menores que le perdurarán para siempre.

También la medicina acepta el que la mente puede albergar imágenes o pensamientos de duras realidades, que almacenadas en el subconsciente no se disuelven, formando verdaderas secuelas, que no pocas veces se somatizan creando lesiones orgánicas. Debido a esta realidad, existen las terapias que se dan a los soldados que han intervenido en un conflicto bélico (en España no estaba al uso)

Liberación, en 1959, de prisionesros de la Guerra de Ifni (1957-58)
Liberación, en 1959, de prisionesros de la Guerra de Ifni (1957-58)

Claro que trasladarse a la Guerra de Ifni Sáhara de 1957-58, es ir donde un soldado del SMO (Servicio Militar Obligatorio) era algo indefinido, con obligaciones y deberes, presto a cumplir una orden, con la única dignidad de conservar el nombre y no atribuirle un número o ser marcado como un elemento más.

Recordando la absurda guerra de Ifni Sáhara, nos encontramos con todo tipo de secuelas. Heridos, muchos con secuelas por mutilaciones, heridos sin mutilaciones con secuelas orgánicas de por vida, al igual que los mutilados. En mi caso, por una rara enfermedad de las encías, fui perdiendo la dentadura en Ifni (piezas sacadas con infección y haciendo palanca entre piezas). Ifni me robó la sonrisa. Mi padre falleció el 3 de diciembre de 1957, estando yo en la columna de rescate a Telata (operación Netol, sin permiso). En 1959 fallece mi madre al haber somatizado en un cáncer el sufrimiento de la muerte de mi padre y tener un hijo en una guerra.

En 1961 fui operado (ya en París, donde desde 1960 me refugié del franquismo) de una perforación de úlcera de estómago que traje de Ifni, amén de una rotura fibrilar cronificada que también traje de Ifni en la pierna derecha que merma mi normal movilidad. Puedo decir que para mí, la guerra de Ifni fue algo más que una guerra de cien días, y sé que para muchos o para la mayoría que tuvimos la desgracia de estar en la bolita que nos destinaba a Ifni para cumplir el SMO.

De regreso

Al llegar desde Cádiz a la estación norte de Valencia, estaba para recibirme sólo mi amigo Fernando con su moto. Me extrañó el no ver a mi madre y a mis hermanos; según Fernando, me esperaban en casa. Lo cierto es que mi amigo Fernando, seguramente de buena fe, había organizado una sorpresa que para mí, fue desagradable. Montado en su moto con mi maleta de madera, me dejó a la entrada de mi calle para que hiciera el “paseíllo”. La calle es larga y estrecha, los balcones con vecinos curiosos al igual que en los portales, y yo me sentí molesto de ser centro de curiosos en aquel paseíllo. Al llegar a mi portal, me encontré con mis hermanos y una anciana vestida toda de negro; era mi madre, que con 45 años había adelantado al tiempo y parecía una persona de 80 años. Murió seis meses después.

Es un recuerdo cruel y una demostración de que aquella nefasta guerra tuvo efectos colaterales que nadie menciona, habría que añadir las secuelas que arrastramos. Son hechos que no se olvidan.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2018