Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Adiós, mi España querida

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 3 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 340
Noticias y Artículos: 993
Enlaces de interés: 94
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Adiós, mi España querida Imprimir E-Mail
Artículos - Artículos digitales
Escrito por Antonio Herrero Andreu   
miércoles, 28 de febrero de 2018

Fuente: El Faro de Ceuta

La Guerra de Ifni-Sáhara 1957/58. “Este batallón tuvo una destacada actuación, como así lo corrobora el documento secreto de la 3ª Sección de Estado Mayor de las Fuerzas Militares del África Occidental española”

El texto del artículo no es fruto de algún exaltado. Se trata del sentimiento de un cabo de Infantería, Eduardo Guerrero Fernández, del Batallón Expedicionario Pavía 19. Cuando el buque Virgen de África partía del puerto de Algeciras con el mencionado batallón, con destino a Ifni, el citado cabo, al tiempo que el buque enfilaba el estrecho de Gibraltar, y, previniendo que el destino era un lugar con una guerra, pudiese suceder que fuese el último adiós, este cabo, que era cantante, con su potente voz entonó las estrofas de “… Adiós, mi España querida…”.

Aquellos 730 soldados no pudieron evitar que por sus mejillas cayeran unas lágrimas.

El Virgen de África.
El Virgen de África.

De San Roque a Canarias

La madrugada del 27 de noviembre de 1957 no era un día cualquiera, era un movimiento constante en las compañías del regimiento de Infantería Pavía 19. En el patio del cuartel se procedía al recuento del armamento individual y municiones, así como pertrechos los 730 soldados y sus mandos formaban en el patio de dicho cuartel y les pasaba revista el comandante-jefe, Justo Grande Durán, un jefe que tenía el valor acreditado, cuando en la pasada guerra había tenido el mando de un Tabor de Regulares.

Aquellos jóvenes soldados mostraban gestos de preocupación, aunque la mayor parte expresaba risas, bromas y caras alegres, aunque, como dice el refranero español, “la procesión iba por dentro”, ya que todos adivinaban que el embarque en el buque Virgen de África no era para un viaje de placer, y nada menos que en el mismo buque embarcaba otro batallón de Infantería, el Extremadura 15, con guarnición en Algeciras (Cádiz), y que con la tropa embarcaban vehículos y armamento pesado y ligero.

El 29 de noviembre de 1957 el Virgen de África arribaba al puerto de la Luz, en Las Palmas de Gran Canaria, y al día siguiente el mencionado buque arribaba frente a las costas de Sidi Ifni, y desembarcando a través de redes subían en los célebres cárabos, especie de lanchas, no tardaban mucho, aquellos 730 soldados del batallón Pavía pisaban tierra de Ifni.

Lo que jamás se imaginaban aquellos soldados del Pavía era que iban a ser protagonistas de lo que es la verdadera guerra, con el agravante de que estos jóvenes soldados apenas habían sido instruidos para lo que tenían que enfrentarse, un enemigo escurridizo, traidor, que no da la cara, que aprovecha el momento oportuno para atacar por la espalda, y especialmente sorprender por la noche, como así sucedió, que un soldado de este batallón que estaba de centinela, cuando fueron a relevarlo lo encontraron degollado.

Hay más que pruebas suficientes de cómo es este enemigo.

Difícil de combatir, porque en su haber tiene todas las de ganar: conoce el territorio como la palma de la mano, se camufla muy hábilmente, hasta el caso de que se enterraban en la arena y respirando con una caña esperaban el momento oportuno para atacar la mayor parte de las veces por la espalda.

El mes más notorio de estos ataques fue el combate de Edchera, a la XIII Bandera de La Legión, la tirotearon desde las paredes de una Saguia, provocando que una compañía saliera atacando desde donde provenían dichos disparos.

Una vez que la tuvieron a la compañía en el cauce de la Saguia, los cercaron desde donde estaban ocultos. Es la táctica de esta clase de enemigos.

Un Pavarotti en el ‘Virgen de Africa’

Eduardo Guerrero Fernández era cabo del Batallón Pavía 19, perteneciente a la Segunda compañía de dicho batallón, y cuentan compañeros suyos que su voz era potente, ya que convivían en San Roque (Cádiz), que los mismos afirman que su voz era como un torrente, ya que actuaba en una orquesta como vocalista, era una voz cuidada y que daba gusto oírle.

Era el 27 de noviembre de 1957, cuando aquel Batallón Pavía 19 embarcaba en el puerto de Algeciras, en el buque Virgen de África junto con el batallón, también de Infantería, Extremadura 15, que su destino era El Aaiún.

Allí en el puerto los despedían centenares de familias, amigos y público en general, donde había sollozos, lágrimas fundiéndose en abrazos, mientras la banda de música del Regimiento no cesaba de entonar marchas militares. Las madres y novias se aferraban llorando a sus hijos que iban a un destino incierto, ya que era vox populi que en los territorios de África Occidental española había una guerra silenciosa, pero guerra que costaba muertos y heridos.

Aquellas miradas de madres, esposas, novias y público veían cómo embarcaban vehículos, impedimenta. Poco después, cuando el Virgen de África soltaba amarras y enfilaba el océano Atlántico y se alejaba de Algeciras, sin pensárselo, el cabo Eduardo Guerrero Fernández se subió a uno de los palos del Virgen de África y con su potente voz entonó aquellas estrofas de la inolvidable canción “… Adiós, mi España querida…”.

Recuerdan sus compañeros hoy, después de más de medio siglo, que al oír aquella canción de este Pavarotti, no pudieron contener el recogerse llorando, porque pensaban que el destino de alguno pudiese suceder, como así fue, que no volverían a su acuartelamiento de San Roque.

Este batallón tuvo una destacada actuación, como así lo corrobora el documento secreto de la 3a Sección de Estado Mayor de las Fuerzas Militares del África Occidental española, que en la Orden General de Operaciones, del 11 de marzo de 1958, dice así: “… En mi cuartel general de Sidi Ifni, a las 18.30 horas, del 11 de marzo de 1958..”. Idea de la Maniobra. Centro de Resistencia A. Medios. Entre otras unidades, un pelotón de cañones sin retroceso del Batallón Pavía 19. Ocupar y organizar y defender de englobar un Centro de Resistencia, cuyo comportamiento en esta y otras operaciones fue más que ejemplar, que mereció felicitaciones del Mando.

El cabo Eduardo Guerrero Fernández tuvo razón con aquella canción que entonó de “Adiós, mi España querida”, pues para algunos compañeros fue el último adiós. El teniente de Complemento Santiago Cristos Astray, el 18 de diciembre de 1957, encontró la gloriosa muerte en combate contra el enemigo; el soldado Juan Fuentes Orduño moría en combate el 8 de diciembre de 1957; y por último, Miguel Simón Abril también entregaba su vida en combate. Citar que el soldado Juan Fuentes Orduño, cuando se encontraba de centinela en una posición, en horas de la noche fue sorprendido por el enemigo, que le causó la muerte de forma sigilosa degollándole. Cuando fueron a relevarle lo encontraron sin vida, le habían seccionado la yugular con la terrible gumía.

Hoy, tras más de medio siglo, al cabo Eduardo Guerrero Fernández, cuando rememora estos hechos y su canción, se le saltan las lágrimas cuando recuerda “Adiós, mi España querida” (de la canción Mi España).

Cada uno puede opinar lo que quiera sobre estas emociones y las lágrimas que brotan de estos héroes, pero un gran político español lo explicó con todo detalle: “… Una vida en que no cae una lágrima es como uno de esos desiertos en que no cae una gota de agua. Solo engendra serpientes…”. (Emilio Castelar. Político, periodista y literato).

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2018