Viaje a Sidi Ifni
Colaboraciones - Juan Carlos Caraballo
Escrito por Juan Carlos Caraballo Fernández de Marcos   
domingo, 10 de enero de 2016

En el mes de junio, mi esposa y yo visitamos por primera vez la antigua ciudad colonial española de Sidi Ifni. Nos lleva hasta allí nuestro deseo de conocer mundo y, sobre todo, las ganas de averiguar parte de esa historia tan poco conocida en esas tierras africanas.

Tuvimos la gran suerte de viajar con miembros de la asociación Amigos de Ifni y ha sido un viaje lleno de aventuras y muy buenos momentos, de los que nos traemos experiencias únicas y grandes amigos.

Mi idea principal del viaje era visitar las posiciones destacadas del interior del territorio, donde había fuerzas españolas hasta noviembre de 1957, y conseguimos los objetivos propuestos, en gran parte gracias a nuestros compañeros de viaje y a una intensa labor de investigación por parte de Susana y mía, donde pudimos poner sobre un plano los sitios a visitar.

 Susana, Berta, Machuu, José Luis y Fernando en Barajas.
Susana, Berta, Machuu, José Luis y Fernando en Barajas.

Así fue nuestra aventura:

Día D (5 de junio de 2015)

Coche de Daimiel a Madrid, dejamos el vehículo en la cochera de Ángel M. S. y, en metro, llegamos hasta la T-1. Cogemos el avión a Marrakech, donde pasamos la noche.

Día D+1.
Marrakech

Nos levantamos sin demasiados problemas a pesar del jet-lag y, en grupo, visitamos la plaza de Jamaa el Fna y su gran Zoco, donde nos remontamos al siglo anterior al actual, con sus artesanos de todo tipo. Tras esto, en la plaza, pudimos degustar comida típica, con el privilegio de poder tomarnos algunas cervezas, regresando por la tarde al hotel en un coche de caballos, con lluvia incluida.

Plaza de Jamaa el Fna. Plaza de Jamaa el Fna.
Plaza de Jamaa el Fna.

Por la noche, cenamos en Chez Ali, donde disfrutamos del espectáculo ecuestre.

Chez Alí.
Chez Alí.
Chez Alí.

Día D+2.
Llegada a Sidi Ifni pasando por Agadir

Por la mañana, a las 10:00 horas aproximadamente, cogemos el autobús y viaje hacia Sidi Ifni, parando en Agadir a comer.

Tras la comida reanudamos el viaje hasta nuestro objetivo, Sidi Ifni.

Fue muy emocionante llegar a nuestro destino final. Es una ciudad colonial típica, pero muchos de sus vecinos hablan o entienden español. Paseamos por las antiguas casas militares, donde F. Pascual nos deleitó con sus historias, hablamos con alguno de sus actuales inquilinos en un perfecto castellano; casi todos descienden de antiguos indígenas que tuvieron nacionalidad española o que tenían relación con los colonos. 

También pasamos un emocionante momento con José Luis G. M. y su compañero de juegos Husein, quienes, casualmente, se reencontraron tras cincuenta años sin saber nada el uno del otro. 

Esa primera noche, visitamos los principales emplazamientos gubernativos de la ciudad, cenamos una pizza frente al Cine Avenida y nos fuimos a la cama.

Agadir.
Agadir.
Agadir.

Sidi Ifni nocturno.
Sidi Ifni nocturno.
Sidi Ifni nocturno.

Día D+3.
Recorriendo la ciudad y vistando el Cuartel Paracaidista

El primer día en Ifni, lo dedicamos a recorrer la ciudad casi por completo, pero, casi toda la mañana, la ocupamos en visitar lo que queda del antiguo cuartel de los Paracaidistas, que después heredaron los Legionarios (XIII Bandera), que es como se suele conocer, a pesar de qué los Paracaidistas pasaron en él poco más de dos años (de julio del 56 a septiembre del 58) y los Legionarios, once (de septiembre del 58 a julio del 69)

Cuartel de los Paracaidistas y Legionarios en Sidi Ifni (Foto Web)
Cuartel de los Paracaidistas y Legionarios en Sidi Ifni (Foto Web)
Cuartel de los Paracaidistas y Legionarios en Sidi Ifni (Foto Web)

Cuartel a fecha de 8-06-2015. Escudo Ejército Real Marroquí.
Cuartel a fecha de 8-06-2015. Escudo Ejército Real Marroquí.
Cuartel a fecha de 8-06-2015. Escudo Ejército Real Marroquí.

Paracaidistas y Legionarios bajo el arco del acuartelamiento. Al fondo sus escudos (Foto Web)Paracaidistas y Legionarios bajo el arco del acuartelamiento. Al fondo sus escudos (Foto Web)
Paracaidistas y Legionarios bajo el arco del acuartelamiento. Al fondo sus escudos (Foto Web)

Y como no podía ser de otro modo, subí corriendo al escudo actual, recé la Oración Paracaidista, en honor a los paracaidistas del pelotón que allí subieron originalmente las piedras, y, de igual forma, me bajé.

Piedras del escudo actual y vista de la ciudad desde estas.Piedras del escudo actual y vista de la ciudad desde estas.
Piedras del escudo actual y vista de la ciudad desde estas.

Estas mismas piedras formaron, hace seis décadas, un enorme paracaídas con una corneta de infantería en su base.

Escudo original 1956-57
Escudo original 1956-57

Día D+4.
Tiugsa (Tagragra), Tamucha y Tenin de Amel-lu

Por fin, hoy empezaremos con el trabajo de campo. Vamos a intentar visitar el mayor número de puestos interiores. Como tenemos poco tiempo, vamos a priorizar.

A primera hora de la mañana, nos recoge, a Maruchi, J. L. G. Moya, Susana y a mí, un lugareño en su furgoneta C15. Yo, plano y GPS en mano, voy trazando la ruta y tomando buena nota del track a seguir. Así llegamos a Tiugsa (Tagragra)

Tras aparcar cerca del Zoco, cogemos las mochilas y apechusques y andamos hacia las afueras. Pasando por un antiguo pozo, donde Maruchi y José Luis jugaban de pequeños, llegamos al cuartel de los Tiradores. Es un momento realmente emocionante para todos nosotros. José Luis no veía este pozo desde 1956, que se trasladaron a la capital; Maruchi, algo menos, y Susana y yo lo vemos por primera vez. Es impresionante estar aquí; solo con esto, nuestro viaje merece la pena.

Pozo anterior al puesto de Tagragra.
Pozo anterior al puesto de Tagragra.

 Pozo del cuartel de Tagragra.
Pozo del cuartel de Tagragra.

Maruchi enseñando fotos de cómo era el destacamento de Tagragra.
Maruchi enseñando fotos de cómo era el destacamento de Tagragra.

En este destacamento, nació Maruchi el primero de agosto de 1947, convirtiéndose en el primer niño europeo nacido en Tagragra. 

Después, volvimos al Zoco, donde, anclados en el tiempo, se sigue sacando agua del pozo con una maroma. Después, buscamos la antigua tienda de Luis Gastearena (probablemente el primer civil español muerto tras el ataque general el 23-11-57), donde probamos una exquisita rodaja de sandía de la tierra.

Pozo en el Zoco.
Pozo en el Zoco.

Tienda de Luis Gastearena.
Tienda de Luis Gastearena.

Tras esto, localizamos al asistente del capitán A. M., Dabryr M´Barek. Fue un encuentro muy emotivo, pues nos relató con nostalgia algunas peripecias que pasó con él.

Dabryr M´Barek en la puerta de su casa.
Dabryr M´Barek en la puerta de su casa.
Dabryr M´Barek en la puerta de su casa.

Cuando nos vamos, pasamos por un pozo que hay cerca del antiguo cuartel de la Policía.

Pozo cercano a donde estaba el cuartel de la Policía.
Pozo cercano a donde estaba el cuartel de la Policía.

Tras la fructuosa visita a Tiugsa (Tagragra), nos dirigimos a una de las posiciones más difíciles de encontrar para mí, el destacamento de Tamucha. Situado sobre unas antiguas ruinas portuguesas, este destacamento se había desplazado, en octubre de 1957, desde Id Aixa a esta posición para un mejor control fronterizo. La posición estaba defendida por una sección de la 11ª Cía. de Tiradores de Ifni y estaba dividida en tres núcleos, Tamucha Baja, donde había un pelotón a las órdenes del Sgto. Isaac Ros, Tamucha Centro, con una escuadra y el resto de la sección, y Tamucha Alta, al mando del Tte. Fernández Fuentes.

Plano de las posiciones visitadas en el día D+4. (Clic en el plano para ampliar)
 Plano de las posiciones visitadas en el día D+4. (Clic en el plano para ampliar)

Tras muchas horas de archivo y biblioteca en España, conseguí situar en un plano las posiciones y, priorizando, decidí intentar buscar Tamucha Alta, que sería la más característica y la más fácil de localizar. Así, GPS en mano, tras cruzar el impresionante monte de Tamucha, dejamos el coche en un camino y, a pie, tras una hora andando, tuvimos la suerte de llegar a la posición. Actualmente, vive allí una familia de pastores. Gracias a José Luis, que hizo intérprete todo el viaje, supimos que allí hace tiempo hubo españoles. Este es uno de los pocos sitios donde, posiblemente, hace muchos años que no pisa un español y ello nos produce un sentimiento especial de emoción.

Posición de Tamucha Alta.
Posición de Tamucha Alta.
Posición de Tamucha Alta.

Después de nuestra fructífera visita a Tamucha, volvemos por la carretera hacia Tiugsa (Tagragra), para después desviarnos a Tenin de Amel-lu, donde localizamos el antiguo destacamento de la Policía.

Destacamento de Tenin de Amel-lu.
Destacamento de Tenin de Amel-lu.
Destacamento de Tenin de Amel-lu.

A continuación, de vuelta a la capital de la antigua provincia española, paramos en la cooperativa de aceite de Argán de Arba del Mesti, donde pudimos comprobar la elaboración de tan preciado producto.

Cooperativa de aceite de Argán de Arba del Mesti.
Cooperativa de aceite de Argán de Arba del Mesti.

Ha sido un magnifico día, en el cual hemos visitado unas posiciones de las cuales no teníamos una ubicación exacta, pero la suerte y la pericia nos han acompañado y todo ha salido perfecto.

Dia D+5.
Playa de Legzira y Buyarifen

Hoy, el grupo con el que viajamos ha decidido pasar el día en la espectacular playa de Legzira. Hasta la entrada de la urbanización que antecede a la playa, vamos todos en el autobús; en este punto, cuatro de nosotros decidimos subir a Buyarifen andando; lo hacemos a media ladera, hasta conectar con el camino natural de subida, que empieza unos dos kilómetros antes de nuestra posición. Poco a poco, subimos hasta Buyarifen-1, donde Domingo recordará emocionado el lugar en el que, estuvo haciendo su servicio militar. La niebla nos empieza a envolver y decidimos bajar por el camino, pues no tiene pérdida posible. Yo me separé del grupo para visitar la insigne posición del «Pelotón de la Muerte», antes de encontrarme con mi subgrupo y visitar Buyarifen-2, para volver a la playa a comer y pasar la tarde.

Buyarifen-1
Buyarifen-1.

Buyarifen-2.
Buyarifen-2.

Posición del «Pelotón de la Muerte».
Posición del «Pelotón de la Muerte».

Playa de Legzira.
Playa de Legzira.

Día D+6.
T'Zelata de Sbuia, Tiliuin y Guelmin

Hoy intentaremos culminar con éxito otro gran reto, intentaremos seguir los pasos de los Paracaidistas en 1957. Nuestro primer objetivo es visitar la cota donde estuvo asediada (desde el 24 de noviembre al 2 de diciembre) la sección del Tte. Ortiz de Zárate (3ª Sec. 7ª Cía.). Para ello, salimos de Sidi Ifni por la fuente de las palmeras en dirección Arba del Mesti, para después girar dirección T´Zelata de Sbuía, hasta localizar, gracias a los satélites, nuestro destino. Subir no fue nada fácil, pues las chumberas se oponían continuamente a nuestro paso, pero, al final, Susana y yo coronamos la altura. 

A pesar de que tuvimos la suerte de confirmar por nuestro intérprete, José Luis, que aquí hacía tiempo que dejaron su vida compatriotas nuestros, yo no tengo dudas de la ubicación, pues siento algo místico que me embarga de emoción.

Cota del asedio de la 3ª Sec. 7ª Cía. De Paracaidistas. Al fondo, T´Zelata de Sbuía.
Cota del asedio de la 3ª Sec. 7ª Cía. De Paracaidistas. Al fondo, T´Zelata de Sbuía.
Cota del asedio de la 3ª Sec. 7ª Cía. De Paracaidistas. Al fondo, T´Zelata de Sbuía.

Descendemos y continuamos hasta la población (T´Zelata de Sbuía), donde nos topamos de frente con la entrada al antiguo fuerte de Tiradores. Paseamos por los alrededores, localizando el antiguo cementerio y la cárcel, para terminar donde estuvo el cuartel de la Policía, de donde solo se conserva el pozo.

Fuerte de Tiradores de Ifni.
Fuerte de Tiradores de Ifni.

Pozo del Cuartel de la Policía.
Pozo del Cuartel de la Policía.

Volvemos a la carretera y nos trasladamos a Tiliouine, donde localizamos rápidamente el aeródromo (donde una cosechadora segaba cereal), y, después, el fuerte. Aquí, nuestros protagonistas del día hicieron historia dentro de la «Operación Pañuelo», el 29 de noviembre de 1957, cuando se realizó el primer salto de guerra del Ejército Español. 

Estando visitando las ruinas, tuvimos un inesperado encuentro con el gobernador de Tiliouine, H. Brahim, que nos invitó a tomar un té en su casa, al que no pudimos negarnos. Nos cuenta, en un perfecto español, algunas historias sobre los militares españoles, para quien trabajaba su padre.

Destacamento de Tiliouine.
Destacamento de Tiliouine.

 Casa del gobernador.
Casa del gobernador.

De vuelta a la vieja capital, pasamos por Guelmin, ciudad muy próspera hoy en día y que, hace casi seis décadas, jugó un papel muy importante en el conflicto, pues las bandas armadas del Yeicht Taharir tenían parte de sus asentamientos.

Día D+7.
Erkounte, Sidi Borya, Aman-U-Ali y Sidi Ifni

Es nuestro último día completo en Sidi Ifni; no tenemos planeado volver al interior, pero queremos visitar algunos lugares cercanos a la ciudad. Empezamos por desplazarnos a Erkounte, lugar donde, el 19 de febrero de 1958, dentro de la «Operación Pegaso», los Paracaidistas de Tierra (1ª Cía. y parte de la 5ª Cía.) saltaron en el que sería el segundo y último salto de guerra. De vuelta, pasamos por Sidi Borya, donde había un pequeñísimo destacamento de Policía Indígena en 1957, Aman-U-Ali (Amauali), en el que había un puesto de vigilancia que continuó después de la contienda.

Ya en la ciudad, pasamos por la zona donde estaba en antiguo campamento de reclutas, el Cuartel de Tiradores de Ifni nº 1 (ahora ocupado por el Ejercito Real Marroquí), el antiguo cementerio, el puerto y terminamos en el zoco y el centro.

D/Z de Erkounte.
D/Z de Erkounte.

Posición de Amauali.
Posición de Amauali.

 Cuartel de Tiradores de Ifni nº 1.
Cuartel de Tiradores de Ifni nº 1.

 Cementerio de Sidi Ifni.
Cementerio de Sidi Ifni.

Día D+8.
El Regreso

Hoy salimos para Marrakech, donde cogemos nuestro vuelo hacia España. Han sido 9 días intensos, en los cuales hemos tenido todo tipo de sensaciones, desde sentirnos completamente guiris en sitios como en Marrakech y Agadir, pasando por el perfecto mimetizaje con la población de Sidi Ifni, pareciendo uno más en estas tierras lejanas, hasta llegar a sentirnos muy privilegiados y orgullosos de ser españoles en casa del gobernador de Tiliouine, que nos dejó muy claro el honor que suponía para él volver a ver a españoles en su casa, tras décadas sin tener contacto con nosotros.

Sin duda, esta tierra de los Baamarani nos ha cautivado, como a tantas otras personas antes que a nosotros, y esperamos volver pronto a ella.

Arkiɣ daɣ nmmaggar !!
¡Hasta que nos volvamos a encontrar!
(despedida bereber)

J. C. Caraballo Fdez. de Marcos

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."