Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow De las trincheras de Ifni a alcalde de su pueblo

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 3 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 347
Noticias y Artículos: 1117
Enlaces de interés: 98
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

De las trincheras de Ifni a alcalde de su pueblo Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Antonio Herrero Andreu   
jueves, 07 de febrero de 2019

Fuente: El Faro de Ceuta

Estas líneas son el homenaje a un soldado y un gran español, que siempre y en todo momento de su vida su única riqueza fue la honradez, el compañerismo y siempre volcado en hacer el bien a sus semejantes. Sin jamás valorar si era rico o pensaba contrario a sus ideas, Ignacio Blasco Sanz fue un verdadero ejemplo de un corazón grande, tal como un intelectual escribió: “el más elevado tipo de hombre es el que obra antes de hablar y profesa lo que practica” (Confucio)

 De las trincheras de Ifni a alcalde de su pueblo.
De las trincheras de Ifni a alcalde de su pueblo.

Un gran alcalde curtido en las trincheras

Ignacio Blasco Sanz había nacido en Muniesa (Teruel) en el año 1937. Como muchos de aquellos jóvenes, era sorteado para cumplir sus deberes con la patria y en la Caja de Reclutas le correspondió un número muy bajo, por lo que sus destino fue al África Occidental Española, al Grupo de Tiradores de Ifni.

Cuando regresó tras cumplir el Servicio Militar en las trincheras de Ifni, se incorporó a las tareas del campo de su pueblo, ya que Ignacio era un trabajador de los llamados ‘todo terreno’. Las horas del día eran pocas para las tareas de sus tierras ya que en aquellos tiempos las tareas eran duras porque no existían los tractores ni la maquinaria con la que contamos hoy en día. En aquella época la maquinaria se llamaba brazos y esfuerzo.

Al implantarse por voluntad popular nuestra Constitución, en su pequeño pueblo y por la mayoría de sus vecinos, Ignacio se convirtió en el primer alcalde de la democracia en su pueblo, Muniesa, donde demostró como deben ser los gobernantes.

Muniesa carecía de varias infraestructuras. No había agua potable, la mayor parte de sus calles eran de tierra, no existía un centro para mayores y tampoco había una cooperativa para las cosechas, pero allí había un hombre con mayúsculas, Ignacio Blasco Sanz. Logró dotar de agua potable a su pueblo, hizo realidad un centro para mayores, asfaltó sus calles y creó una cooperativa. Constantemente se trasladaba a Teruel y ante las delegaciones de los ministerios no solo pedía lo que necesitaban su vecinos, lo exigía.

Lo que muchos de nuestros gobernantes deberían aprender de Ignacio lo demuestra, ya que en su mandato reunía a todos sus vecinos y les detallaba lo que se había gastado y lo que quedaba en caja, hasta su última peseta, y no importa las siglas del partido al que pertenecía, lo importante era servir a su pueblo. Este fue el cabo de Tiradores de Ifni, que trajo en su mochila la experiencia y la dureza de las trincheras, consiguiendo de sus jefes y compañeros ese magistral artículo del cabo: “el cabo como jefe más inmediato de sus soldados se hará querer y respetar”.

Querido por sus jefes y respetado por sus soldados

Ignacio Blasco Sanz.
Ignacio Blasco Sanz.

Ignacio Blasco Sanz, tras su incorporación a su destino en Ifni, partió por ferrocarril con la expedición que iban a Ifni, realizando el periodo de instrucción en el Campamento de Hoya Fría (Tenerife), ya que en Ifni, por ser zona de operaciones de guerra, los reclutas hacían su periodo alejados de la zona de guerra. Ignacio desde su incorporación destacó por ser un buen soldado, lo que despertó entre su jefes un gran aprecio, al igual que entre sus compañeros.

Una vez finalizado el periodo de instrucción en el Campamento de Hoya Fría de Tenerife y tras la Jura de Bandera, Ignacio era ampliamente conocido por sus jefes y apreciado al igual que sus compañeros, incorporándose a su destino en el Grupo de Tiradores de Ifni al Tabor, que mandaba el entonces comandante (fallecido de general) José Espejo López. Su capitán era Agustín López Andión, y los tenientes de su compañía desde el primer momento querían como a un hijo a el ‘Maño’, como cariñosamente le llamaban, destacando como un excelente cabo al que le gustaba llamar las cosas por su nombre fuese quien fuese, dándose el caso que una vez pasando lista había un soldado que tenía una deficiencia al hablar y no contestaba Ignacio viendo que le podía caer un arresto a su compañero, contestó por él, sucediendo que el otro tambien contestó. El teniente dijo que saliese quien había contestado, Ignacio dio un paso al frente y le dijo que fue él porqué le daba pena que al no contestar por su deficiencia le podían amonestar, amenazándole que la próxima vez lo arrestaría a él.

Cierto día cuando iban por las trincheras, donde había habido un tiroteo, dicho teniente le dijo a Ignacio que fuese delante, a lo que Ignacio le dijo que no, que es usted el valiente que amenaza con arrestos, porque no va delante como es su obligación. Así era Ignacio, el que llamaba a las cosas por su nombre.

En los meses que estuvo en las trincheras de Ifni, recibió varios ataques del enemigo y en algunos casos, tristemente, tuvo que recoger a compañeros muertos y algunos heridos, algo que se le clavaba en su corazón. Todos apreciaban al cabo Ignacio Blasco Sanz, como lo avala su comandante José Espejo López y los capitanes y tenientes lo demostraron cierto día en que Ignacio estaba en las trincheras, donde llegó un jefe de la marina. Los centinelas le pidieron el ‘santo y seña’, como quiera que no respondía, llamaron al cabo Ignacio y llegó donde estaba tirado en el suelo dicho jefe. Lo primero que este jefe le dijo que si no sabía la graduación, a lo que el cabo Ignacio le dijo, los de mi Tabor y del ejército los sé de memoria, los de la marina no. Dicho jefe, cuando llegó a ver al comandante del Tabor le propuso que lo arrestase, a lo que el comandante le dijo: “el Maño es el mejor que tenemos en el Tabor, así que olvídate de que le llámenos la atención. Es el tío más cojonudo que hay en el Tabor”.

Lo mismo que sus jefes, las esposas de ambos jefes apreciaban con gran cariño al cabo Ignacio, como lo demuestra que hace años la Asociación de Amigos de Ifni celebró una reunión anual en Zaragoza, a la que asistieron varios componentes de Tiradores de Ifni. Al reencontrarse con algunas esposas de dichos jefes, la del entonces comandante Espejo reconoció a Ignacio y se fundió en un abrazo que después de tantos años se les brotaron las lágrimas, ya que recordaba con cariño al cabo Ignacio Blasco Sanz.

De la grandeza de Ignacio Blasco Sanz lo demuestra en las líneas que me envió en sus memorias: “esta es la historia de este pobre Maño, que con mucho orgullo sirvió en el Grupo de Tiradores de Ifni, en aquella guerra que tanto nos hizo sufrir”.

Nombramiento del empleo de cabo.
Nombramiento del empleo de cabo.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2019