Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow José María Pérez Arias arrow Las islas alhucemas. Plaza menor de soberanía española

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 3 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 373
Noticias y Artículos: 1268
Enlaces de interés: 103

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Las islas alhucemas. Plaza menor de soberanía española Imprimir E-Mail
Colaboraciones - José María Pérez Arias
Escrito por José María Pérez Arias   
domingo, 08 de marzo de 2020

Entre Ceuta y Melilla, a 85 km al oeste de ésta última y en la costa próxima a la ciudad marroquí de Al-Hoceima se encuentran dos pequeños islotes deshabitados llamados Mar (ó Afuera) y Tierra (ó Adentro), que junto a otro mayor y habitado (el Peñón de Alhucemas) conforman el archipiélago del mismo nombre, plaza menor de soberanía española.

Antiguamente fueron refugio de piratas, y pertenecen a España desde que en 1560 el sultán de Marruecos, Mulay Abdalá el Galib Billah las cedió a Felipe II como apoyo en su lucha contra los turcos. Sin embargo, no fueron ocupados hasta el 28 de agosto de 1673, fecha en que una flota comandada por el príncipe de Montesacro las incorporó a la Corona reinando Carlos II el Hechizado. A partir de ese momento la presencia española ha sido permanente.

El Peñón de Alhucemas.
El Peñón de Alhucemas.

El Peñón de Alhucemas recibió en un principio el nombre de Peñón de San Agustín y de San Carlos de Alhucemas por el santoral del día 28 de agosto y por el nombre de pila del monarca en la época respectivamente, y pronto se convirtió en presidio y penal para criminales, confinados, exiliados y presos políticos, que junto a algunos miembros de la guarnición se sublevaron en 1838 a favor de los carlistas, evadiéndose en dos buques franceses anclados en sus proximidades.

Durante el siglo XIX la población desterrada llegó a ser el 45% del total, normalmente en torno a 120 penados, habiendo constancia de la presencia de algunos independentistas cubanos. En el último tercio del siglo la población reclusa fue disminuyendo progresivamente, y es en 1945 cuando se cierra definitivamente el presidio.

En varias ocasiones, el Gobierno Español sopesó la idea de abandonar el Peñón de Alhucemas por los costos y problemas que generaban sus guarniciones, su escasa utilidad y su nulo rendimiento económico, puesto que en la práctica solamente era usado como penal. Ya durante el reinado de Carlos III (1759-1788) se estudió su venta a Marruecos; y al término de la Guerra de la Independencia se intentó permutar por exenciones en las importaciones de productos agrarios, y que, si bien no prosperó, provocó una sublevación de los desterrados por el temor a ser entregados a Marruecos si se llevaba a efecto la operación.

A lo largo del tiempo sufrió diversos ataques de los moros, los más importantes durante la guerra del Rif, en la que las hordas de Abd el Krim lograron en 1922 hundir el vapor Juan de Juanes mientras iniciaba la descarga de mercancías y el desembarco de pasajeros; lo cual explica que su situación llegó a ser crítica en algunos momentos debido a los hostigamientos de los moros y a las complicaciones para recibir los necesarios aprovisionamientos. En el mismo año hubo de ser suministrado por sumergibles al mando del capitán de fragata y después ministro de Marina D. Mateo García de los Reyes, creador del Arma Submarina.

En esta campaña el Peñón jugó un importante papel en el socorro o auxilio a los cientos de soldados españoles que los moros mantenían cautivos en el poblado de Axdir en condiciones infrahumanas y no equiparables a la de prisioneros de guerra, pues por diversas causas permitían que algunos de ellos accediesen a la hoy turística playa de Sfiha a recoger los suministros que desde el Peñón les enviaban para paliar en alguna medida sus carencias y penalidades.

Desde aquella playa logró su libertad algún prisionero como fué el caso del teniente médico de la Policía Indígena de Melilla D. Antonio Vázquez Bernabéu en 1921, quien logró alcanzar a nado el Peñón tras ser requerido por los rebeldes para una vista médica a sus familiares, ocasión que pudo aprovechar para evadirse. Obtuvo la Cruz Laureada de San Fernando por méritos de guerra y humanitarios.

Archipiélago de Alhucemas, en la bahía del mismo nombre
Archipiélago de Alhucemas, en la bahía del mismo nombre.

El Peñón de Alhucemas recibió en 1927 la visita del Rey D. Alfonso XIII, al que acompañaban los generales Primo de Rivera, Sanjurjo Sacanell, y Franco Bahamonde; y llegó a tener una población estable de 350 personas entre militares, funcionarios y sus familiares, así como pescadores, deportados y comerciantes, los cuales mercadeaban básicamente con la próxima cábila de Beni Urriaguel. Con la independencia de Marruecos los civiles fueron abandonándolo, acabándose el fructífero comercio bidireccional con las vecinas aldeas costeras.

No dispone de puerto y es inaccesible por su cara norte, por lo que ha de utilizarse un fondeadero por la costa sur para llevar a cabo las operaciones de aprovisionamiento por vía marítima. Para embarcaciones menores existe un acceso directo, practicable con buena mar. Hasta 1985 un buque de la compañía Trasmediterránea realizaba el avituallamiento y los relevos de las guarniciones, sus familiares, y el transporte de personal civil. Desde tal fecha la comunicación marítima la realiza periódicamente un buque de suministro de la Armada, que se complementa con el uso de helicópteros militares.

Actualmente el Regimiento Mixto de Artillería núm. 32 tiene encomendada la guarnición de las islas, y de la forma anteriormente descrita es relevada periódicamente. También hay una dotación de la Compañía de Mar de Melilla, cuya función primordial es el desempeño de tareas y cometidos marítimos en favor de la guarnición. No existe población civil estable.

La consideración de terra nullius del Peñón, así como de las islas de Mar y de Tierra cuando fueron ocupadas por la Corona, hace que sean parte integrante de pleno derecho de España y -así- forman parte de la Unión Europea, siendo Marruecos el único país que cuestiona la soberanía de todas ellas.

Se trata de un territorio que no está adscrito administrativamente a ningún municipio, provincia, comunidad o ciudad autónoma, sin que ello ponga en tela de juicio su soberanía española. El archipiélago tampoco tiene delimitadas sus aguas territoriales, que no lo han sido por las autoridades hispano-marroquíes; lo cual implica que, aunque las navegaciones para el suministro del Peñón se realicen habitualmente sin ningún tipo de problemas, la situación descrita ha provocado tensiones bilaterales. Así, se ha dado el caso en 1972 de que el buque-correo Ciudad de Ceuta fue detenido cuando navegaba en demanda de la ciudad autónoma por una patrullera marroquí, desde la que subieron a bordo dos oficiales armados que inspeccionaron arbitrariamente el buque y su documentación.

Igualmente, durante la crisis de Perejil en 2002, una fragata y otras unidades menores españolas fondearon en aguas próximas a las islas, lo cual desencadenó una protesta marroquí. En 2010, su gobierno se quejó porque un helicóptero español de abastecimiento sobrevoló a baja altura un yate a bordo del que supuestamente se encontraba Mohamed VI.

Las islas Alhucemas constituyen una plaza militar, amparada por la OTAN tanto por el protocolo de ingreso en la organización del Reino de España sin distinción alguna de los territorios que lo componen, como por el Tratado de Lisboa de 2007 que complementariamente le aplica la cláusula de defensa mutua.

Alhucemas es un marquesado desde 1911, título nobiliario creado por el Rey D. Alfonso XIII a favor de D. Manuel García Prieto, ministro en varios gobiernos, negociador de los tratados con Marruecos que dieron origen al Protectorado y posterior presidente del Consejo de Ministros. Actualmente el marquesado pertenece a D. Manuel Sainz de Vicuña y Melgarejo por título sucesorio.

También cabe señalar que hay una película rodada con temática colateralmente relacionada. Su título es Alhucemas y fue estrenada en 1948. En ella tuvo uno de sus primeros papeles María Antonia Abad Fernández, conocida artísticamente por Sara Montiel, e intervinieron entre otros los conocidos actores José Bódalo y Tony Leblanc.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2020