Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Artículos digitales arrow Sidi Ifni en el recuerdo

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 1 invitado en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 322
Noticias y Artículos: 872
Enlaces de interés: 94
     

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Sidi Ifni en el recuerdo Imprimir E-Mail
Artículos digitales
Escrito por Pepe Becerra   
jueves, 02 de julio de 2009

Fuente: sur.es

Sidi Ifni, años 60.
Sidi Ifni, años 60.
En el mes de julio próximo se cumplen 40 años de que la ciudad de Sidi Ifni pasara de ser una colonia española a formar parte de Marruecos.

Todos despotricamos sobre la mili obligatoria, aquella que nos era impuesta que quieras que no treinta o cuarenta años atrás. Quien se libraba de ella por ser excedente de cupo que se decía entonces lo celebraba – y con él su familia – como si hubiese sido agraciado con el premio gordo de la lotería. Irse a la mili, con mucha frecuencia, sobre todo para las familias más menesterosa era como zarandear los cimientos que sustentaban la raquítica economía familiar. Si el único mozalbete de la unidad familiar se iba a servir al Rey antes y a Franco después, la situación que dejaba detrás de sí no podría ser muy halagüeña. Pero aunque así no fuera y el ‘quinto` perteneciera a una familia de posición holgada, todavía con mayor razón el desprendimiento del miembro familiar llamado a las armas era poco menos que una tragedia, una hecatombe que se trataba de evitar removiendo cielo y tierra para que no sucediera.

Pero salvo pocas excepciones – malos ratos ocasionados por el teniente zascandil de turno, el sargento iracundo y chusquero o el cabo golfo y meapilas – el tiempo que duraba la mili, aunque ya digo se suspirase por su pronto final, sirvió para reafirmar lazos de comprensión y amistad con gente de la que uno desde su lugar de procedencia no llegaba siquiera a sospechar. Fue providencial entre otras cosas, para romper el círculo habitual asfixiante muchas veces de jóvenes de áreas geográficas por su situación condenadas a permanecer en la inopia y el atraso. Se abrieron horizontes impensados de toda índole: cultural, lingüístico y social. Se crearon lazos de amistad y afecto que luego habrían de permanecer inalterables e incólumes en el tiempo.

Para mi lo que fue una desgracia por esos motivos de desgarro familiar y alejamiento del hábitat natural, que la mili me catapultase a las tierras candentes de Sidi Ifni, apenas terminada la guerra que en su defensa mantuvieron los españoles allí asentados con las fuerzas irregulares marroquíes y que se mantuvo en el territorio entre junio de 1957 y julio de 1958, terminó por ser una etapa de mi vida que difícilmente me desaparecerá de la memoria ya que las relaciones afectivas creadas permanecen en mi inalterables.

En el mes de mayo pasado recibí una invitación de la Asociación Catalana de Veteranos de Sidi-Ifni cuyos componentes realizaron la prestación del servicio militar en aquel territorio africano entre los años 1956 y 1968, o sea antes y después del conflicto bélico entre la colonia y España. El grupo de antiguos militares de reemplazo destacado en Ifni durante esas fechas vienen reuniéndose desde hace mías de 20 años para remoderar su estancia en aquella población.

Por lo que a mí respecta permanecí en Santa Cruz de la Mar Pequeña (luego Ifni) entre los años 61 y 62 recién acabado los escarceos entre ambas fuerzas combatientes. Los reclutas de las distintas guarniciones, en los paseos permitidos de los domingos, nos entreteníamos en contar los agujeros que la metralla había hecho en las gráciles palmeras de la plaza de España, lugar de encuentro por excelencia de la población hispana en la ciudad. Me tocó – junto a mi comunero Ramón Aparicio, luego director de la Obra Social y Cultural de la antigua Caja de Ahorros de Ronda, desmantelar la sección topográfica del ejército en la zona. Fueron unos días y meses que difícilmente podrían olvidarse. Interminables paseos por la plaza de España, tardes de cine en el cine Avenida, casi siempre buscando la frescura de la sala cuando soplaba el siroco, una ventisca de arena candente procedente del desierto que nos castigaba hasta la extenuación (temperatura ambiental superior a los 50º; bajada hasta el embarcadero o visitas a nuestros amigos saharauis que gentilmente nos invitaban en su casa a té frío con hierbabuena…

Echando la vista atrás y contemplando las nuevas redes sociales sustentadas por Internet y la telefonía móvil que abren un mundo inabarcable de relaciones amistosas pero siempre frías se percata uno de la ausencia en ellas de experiencias compartidas, de afectos y amistades comprometidas para el futuro. En este sentido, la siempre denostada mili aportó valores incuestionables. Centenares de malagueños pasaron por Ifni en aquellos años anteriores al Tratado de Retrocesión de 1969. Que nos diésemos la mano ahora nos alegraría a todos.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Temporalmente se han desactivado los comentarios anónimos por estar sufriendo un ataque de SPAM masivo (mensajes plublicitarios no deseados). En cuanto sea posible se activará esta función nuevamente.
No obstante, si desea dejar un comentario sin estar registrado, por favor, use el formulario de contacto disponible, indique el artículo al que desea hacer el comentario, el nombre o apodo que desea usar y el texto del mismo.
Nosotros nos encargaremos de publicarlo por usted.
Disculpen las molestias

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2017