Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Manuel Jorques Ortiz arrow El soldado-médico

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 2 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 373
Noticias y Artículos: 1265
Enlaces de interés: 103

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

El soldado-médico Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Manuel Jorques Ortiz
miércoles, 06 de enero de 2010
Índice del Artículo
El soldado-médico
La llegada
La Jura de Bandera
Las posiciones defensivas
Agudizando el ingenio
De oposiciones en Madrid
De regreso en Ifni
Motín en el monte Buyarifen
Un "regalo" de última hora
Por fin "La Licencia"

Las Posiciones defensivas

Botiquín y puesto de mando en el Buyarifen.
Botiquín y puesto de mando en el Buyarifen.

Nada más jurar bandera a los cuatro soldados médicos que habíamos llegado con la quinta nos fueron dando destinos de acorde con nuestra profesión –aunque sin soltar el fusil-, rotando por las diversas posiciones defensivas entre las que hay que destacar la del monte Buyarifen que es en la que pasé más tiempo seguido aunque me ganó Paco Susarte que me parece tiene el record. Él –en sus memorias- lo tilda de “remanso de paz”, aunque para mí no lo fue tanto, ya que tuve que enfrentarme a dos sucesos durante mis estancias en tal puesto.

El dos de Julio de 1.961 subí por primera vez al Buyarifen con el convoy de abastecimiento y la orden de relevar a Paco Susarte que llevaba unos días allí. Permanecí hasta el día treinta.

En la “barra” de la cantina del Buyarifen.
En la “barra” de la cantina del Buyarifen.

La guarnición era la 3ª Compañía del I Tabor en la que estaba destinado un cabo 1ª, chaval de Jaén, que además de estar “asirocao” –como denominábamos a los flojos de mollera- era un empedernido lector de novelas del Oeste. El otro personaje del suceso fue el soldado que hacía funciones de cantinero, de origen aragonés, muy simpático y servicial, que hasta nos “fiaba” y no ponía objeciones a tomar una copa con el soldado de turno. Ambos parecía que se llevaban bien hasta que un día, el 29 de Julio de 1.961, sobre la hora de la siesta, sonó un tiro en la zona de la cocina-cantina que estaba entre los dos subelementos que conformaban la posición, e inmediatamente me avisaron. Cuando llegué encontré al cantinero tendido, sangrando, con orificio de entrada en la zona abdominal y salida por zona lumbo-renal e inconsciente. Le dije al teniente que solicitara un convoy urgente para evacuarle y yo con los escasos medios que tenía a mano, intente hacer un taponamiento y reanimarle -¡creo recordar que con Coramina!- para ver si recuperaba la conciencia y nos daba algún dato. Solo recuerdo que dijo: “Ha sido Pedro”.

Subió a la posición a recoger el herido una ambulancia y Paco Susarte como médico. Lo dirigía el mismísimo Coronel Enríquez, Jefe del Grupo de Tiradores, que con su propensión a utilizar la fusta que siempre llevaba consigo, comenzó a golpear al autor del disparo a la vez que le profería insultos y otras expresiones como “desgraciado, vas a ser la ruina de mi Carrera”.

Poco se tardó en evacuar al herido retornando el convoy a nuestro acuartelamiento. Susarte ya tiene explicado que el pobre cantinero murió en el camino por lo que directamente lo llevaron al depósito de cadáveres.


 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2020