Una mirada al pasado sin perder de vista el futuro  

  Estas en: Portada arrow Colaboraciones arrow · Por autor arrow Manuel Jorques Ortiz arrow Cincuenta años después

Menú principal
Portada
Bienvenida
¿Dónde está IFNI?
¿Cómo llegar a IFNI?
Un poco de historia...
Acerca de...
Contenido
Noticias
Colaboraciones
Artículos digitales
Proyectos solidarios
Libros - Revistas
Documentos
Gastronomía
Recursos
Foro
Eventos
Fotos (en Facebook)
Videos (en Vimeo)
Enlaces de interés
Preguntas Frecuentes
Contactar
Búsqueda avanzada
Mapa del Sitio
Acceso
Teclee sus datos:





¿Recuperar clave?
Para obtener acceso, por favor, contacte con el Administrador.
¿Quién está en línea?
Hay 4 invitados en línea
Datos del Portal
Usuarios registrados: 373
Noticias y Artículos: 1265
Enlaces de interés: 103

Sindicación


  El Rincón de Sidi Ifni
Este sitio está diseñado
para verse mejor con una
resolución mínima de
1024x768


Creative Commons License

Cincuenta años después Imprimir E-Mail
Manuel Jorques Ortiz
Escrito por Manuel Jorques Ortiz   
miércoles, 20 de octubre de 2010
Índice del Artículo
Cincuenta años después
Antonio Jalón Candela
Manuel Javaloyes Escolano
Jaime Juan Cremades
Modesto Jara Sánchez
Juan Miguel Jiménez García
Ismael Jara Monzó
El reencuentro

Juan Miguel Jiménez García

En el Campamento de Reclutas.
En el Campamento de Reclutas.

De la Vega Baja, en este caso de Daya Nueva, es JUAN-MIGUEL JIMENEZ GARCIA, agricultor con terrenos propios, tractorista, industrial cosechero que con sus máquinas trilladoras ha acudido, año tras años, a las tierras de Aragón.

En la mili ya tenía conocimientos mecánicos pues consiguió "enchufarse" en la compañía Mixta como ayudante de la cuba de suministro de agua, y más adelante como conductor de camión y de lo que se terciara. Él, y el gallego Murga, eran los mejores de la Unidad.

En la fotografía puede apreciarse como era el campamento de la Policía de Ifni al llegar los primeros reclutas. Aun no se habían montado las tiendas de campaña y ya exigían un afeitado perfecto. Juan Miguel, mirando a la cámara, me está sosteniendo el espejo de mano mientras me rasuro.

En las cocheras.
En las cocheras.

No es necesario insistir en la dureza de aquel periodo de reclutas que se prolongó durante cuatro meses aquel año de 1.961, y que para los "destinos" tras la jura de bandera (el 14 de Mayo) tuvo un plus añadido de penosidad ya que los mandos pensaron (con razón) de que nos íbamos a salvar de muchos servicios, y a lo largo de dos meses (finalizamos el 19 de Julio) nos adjudicaban todas las patrullas nocturnas por el poblado indígena, con lo que nos eran sustraídas muchas horas de sueño. Afortunadamente éramos jóvenes y lo pudimos resistir.

Una vez en la compañía Mixta, Juan-Miguel se pegó como una lapa al moro larguirucho, conductor del camión cuba mercedes, y después del desayuno y el arranque de los vehículos, que en muchas ocasiones tenía que llevarse a efecto a fuerza de empujones, ya que el parque automovilístico que teníamos era una auténtica birria, desaparecía hasta la hora del rancho, y las tardes solía pasarlas en la cantina o en el dormitorio, aunque sin descuidar todos los servicios cuarteleros que los 40 policías destinados en la Mixta tenían que efectuar. Y encima, en los primeros días del mes de enero de 1.962, la compañía pasó a denominarse Grupo Mixto y el mando se le dio al recientemente ascendido comandante Castilla, que le dio por hacer obras y más obras, en las que tuvimos que participar todos, sin distinciones (excepto los jefes, claro está).

Enmarcados.
Enmarcados.

Como las obras afectaron al dormitorio, la tropa tuvo que ser alojada en las cocheras de los camiones (arriba) y se elaboraban "cuadros" como el de la foto de abajo, en la que Juan-Miguel es el primero por la derecha, enmarcado conmigo (llevo gafas de sol), Carlos Cubos y el "Quillo" (también con gafas), un bonito retrato.

Durante muchos años nos perdimos la pista hasta que, tras el reencuentro con Modesto, pudimos un día reunirnos cuatro de los amigos en un restaurante que regenta una de las hijas de Juan-Miguel, la que nos tomó la siguiente fotografía:

Reencuentro de los cuatro amigos.
Reencuentro de los cuatro amigos.

 

 

 

 

 

 

 

 


 
< Artículo anterior   Artículo siguiente >
PortadaAcerca de...Contactar
Este portal es un PROYECTO PERSONAL y NO está vinculado a ninguna asociación o grupo.
Los artículos de colaboración y las opiniones y comentarios de los usuarios son de su entera propiedad y responsabilidad,
expresados con total libertad y sin ningún tipo de censura por parte del Administrador o sus colaboradores.
El Rincón de Sidi Ifni, 2009-2020